• Todo es mentira (salvo alguna cosa)
  • ¡Que viene el 4K!
OpiniónContando píxeles

Nikon 1, tenemos que hablar

18
17
MAR 2014

Si, como en aquel anuncio de Audi –qué bonito era, qué mayores estamos-, las cosas pudieran soñar con una vida mejor, seguramente las Nikon 1 desearían ser como sus hermanas mayores: grandes, respetadas, con un espejo de esos que hace clac-clac.

Si Nikon fuera una de esas compañías que pueden imponer su ley, posiblemente nos haría comer sus Nikon 1. Por las buenas o por las malas. Como Google con su Google Plus, vaya. Sí, esa red social de la que todo el mundo habla mal por lo bajinis, a la que nadie hace caso pero en la que todos acabamos. Queriendo o sin querer y a la mínima que te descuides.

“A veces da la sensación de que os han soltado ahí en medio del escaparate simplemente porque tenían que hacer algo, no porque creyeran en vosotras”

Pero las Nikon 1 no pueden soñar con una vida mejor. Y Nikon no es Google. Así que lo mejor, querida Nikon 1 V3, es que nos sentemos a hablar. O mejor dicho, que te tumbes en el diván como si esto fuera una película de Woody Allen y yo fuera –aprovechando esta prominente nariz de vasco- el típico psicoanalista judío con consulta en el Upper East Side.

¿Cómo lo llevas? Porque la verdad es que tiene que ser duro. Hace menos de una semana que has llegado y ya te han dicho todo menos bonita. Y eso que, en comparación con la V2, la verdad es que no estás nada mal. Claro que eso es fácil.

Pero no, no pongas esa cara. Tus prestaciones están muy bien: esos 20 fotogramas por segundo son, de hecho, inalcanzables para las réflex de la familia, y el sensor de una pulgada tiene su mercado. Si cuando sale una compacta con ese captor todos hacemos la ola, no hagas caso a los que se escandalizan con el tuyo.

Ya, que la competencia usa sensores más grandes. Pero a cambio tú te pones ese nuevo 70-300 milímetros y puedes presumir de un 800 milímetros con el que disparar a pulso. ¿Ves? Es sólo cuestión de autoestima. Que además ahora ya tienes Wi-Fi y pantalla táctil, mujer.

Piénsalo así: al menos no eres una Canon EOS M y no te tienen olvidada en el rincón más oscuro del catálogo. Ni tampoco eres una Pentax Q. Sí, esa que siempre va vestida de colorines para intentar llamar la atención pero a la que nadie se toma muy en serio. Lo tuyo es mucho más digno, reconócelo.

Además, como suele decirse, no es tu culpa. Tú no has hecho nada malo. Tú no has sido el genio que ha decidido venderte por 850 euros. ¡850 euros sin óptica! Tú no estabas en esa reunión en la que los ingenieros y los de marketing -hasta arriba de sake, supongo- optaron por quitarte el visor electrónico. Sí, ese visor electrónico que era uno de tus orgullos y que permitía marcar distancias con las J y las S, tus hermanas pobres.

Si quitas el visor –se lo dices de mi parte cuando les veas-, al menos reduce el precio. Tampoco tienen mucho que perder ni una tremenda cuota de mercado que mantener, así que al menos pon un producto competitivo encima de la mesa. En prestaciones lo eres, pero en precio, no. Ni de lejos. ¡Que cuestas casi lo mismo que una D7100, por el amor de Amazon!

Pero no perdamos los papeles, que bastante tienes tú con lo tuyo. Y es que has nacido en eso que ahora llamarían una familia desestructurada y sin un rumbo muy claro. Y eso que tú eres la guapa y lista. Pero, claro, los genes pesan.

Visto desde fuera, si me permites opinar, a veces da la sensación de que os han soltado ahí en medio del escaparate simplemente porque tenían que hacer algo, no porque creyeran en vosotras. Igual es todo cosa de los accionistas, que son muy de hablar en futuro y necesitan un proyecto a largo plazo para seguir fundiéndose los yenes en el Nikkei. Y como hay tanta gente que dice que a eso de los espejos le quedan dos telediarios…

Así que no es por ti, en serio. Es por mí. O por nosotros, que no acabamos de entenderos. Pero seguro que en la próxima sesión conseguimos avanzar un poco más. ¿Qué día te va bien? Si eso, vente también con tus hermanas.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

Productos relacionados (2)
18
Comentarios
Cargando comentarios