Actualidad

Nike disuelve el equipo de desarrollo de FuelBand y apuesta todo por el software

 

La firma cancela sus pulseras deportivas para centrarse en las aplicaciones ante un mercado saturado y la irrupción de rivales como Apple y Google

Nike FuelBand
Nike FuelBand
22
ABR 2014

Las normas del segmento wearable están a punto de ser reescritas por Apple y Google. La latente proximidad del iWatch y el lanzamiento de Android Wear como alternativa generalista amenazan con poner en peligro un statu quo del que Nike ha formado parte desde sus comienzos con el sensor Nike+iPod y más recientemente con la pulsera FuelBand, cuyo desarrollo ha concluido de forma abrupta con el despido de sus ingenieros y el cese de la producción.

De acuerdo con informaciones conseguidas por CNET, gran parte de la plantilla que formaba el equipo de Digital Sport de Nike ha sido despedida sin que la compañía haya facilitado más detalles. Así, 55 de los 70 empleados que integraban el equipo de desarrollo habrían abandonado la empresa.

“Esperamos realizar cambios dentro del equipo al mismo tiempo que evolucionan nuestras prioridades de Digital Sport, y habrá un pequeño número de despidos", explica un portavoz de la firma de productos deportivos. Este recorte llega poco después de que Nike cancelara el lanzamiento de la nueva generación de la FuelBand, confirmando que el software, y no el hardware, será su nuevo centro de atención.

Abriendo las puertas a sus antiguos rivales

Nike, que fue una de las primeras compañías en apostar con fuerza por las pulseras para deportistas con el lanzamiento en 2012 de la FuelBand, se enfrenta a una situación complicada.

La firma posee una relación muy íntima con Apple desde los años dorados del iPod, pero el rumoreado lanzamiento de su reloj inteligente, unido a la saturación de un mercado cada vez más disputado, habría hecho que sus ejecutivos se replanteen los objetivos de la empresa a medio plazo. Mejor mantener la cuota de mercado a nivel de software que conservar un ecosistema monolítico y arriesgarse a perderlo todo con la erosión de las ventas.

El rumoreado lanzamiento del reloj inteligente de Apple y un mercado cada vez más disputado habrían hecho que Nike se replantee sus objetivos

Por supuesto, hay otra versión de los hechos, y un mensaje publicado hace una semana en la red social de anónimos Secret ya avanzaba agriamente que parte del equipo de desarrollo de la FuelBand iba a ser despedido principalmente por la "grave negligencia", el "despilfarro de montones de dinero" y la falta de criterio de los ejecutivos de Nike.

Sea como sea, parece claro que Nike no considera que el hardware deba ser el núcleo en torno al cual debería orbitar su estrategia de Digital Sport, que por ahora seguirá ofreciendo soporte técnico para los dispositivos comercializados mientras se centra en el desarrollo de nuevas aplicaciones.

Gran parte de este renovado esfuerzo por promocionar su software caerá sobre los hombros de Fuel Lab, un laboratorio de reciente creación con base de operaciones en San Francisco con el que Nike pretende que otros fabricantes de medidores de actividad adopten como propias las aplicaciones de la multinacional estadounidense.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar