• Guillermo Cervera : "A diferencia de España, en Afganistán no he ...
  • Wim van Egmond: "Esta imagen está formada por 90 fotos enfocando a ...
Con texto fotográfico

"Hay situaciones en las que desearía ser Dios para salvar vidas" Niclas Hammarström

3
Foto: Niclas Hammarström
20
MAR 2014
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Con frases cortas y un tono de voz tan grave y solemne como las circunstancias que rodean esta dura imagen, Niclas Hammarström explica lo sucedido ese día. Es un quirófano del hospital Dar al-Shifa. Es Alepo. Es Siria. Allí trabajó durante 24 horas, codo con codo junto a los doctores que atendían sin descanso el goteo constante de heridos. El fotoperiodista sueco obtuvo por su trabajo en la ciudad asediada el último Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña que concede Médicos del Mundo. Su secuestro durante 46 días en Siria –que no fue reivindicado por ninguna facción del conflicto- retrasó la comunicación pública del veredicto.

Niclas Hammarström

Fui por primera vez a Siria en septiembre de 2012. Debía fotografiar una historia sobre el sufrimiento de los niños en Alepo, así que fui al hospital Dar al-Shifa. Quería documentar el trabajo de los doctores durante 24 horas. Fue una propuesta mía para el diario sueco Aftonbladet. En un segundo viaje cubrí el día a día de Alepo. La historia con la que he ganado el premio Luis Valtueña es un conjunto de ambos reportajes.

El día que hice esta foto me encontraba fuera del hospital esperando a que llegaran algunos pacientes y vi un coche amarillo que se aproximaba a toda velocidad al hospital. De la luna trasera asomaban dos piernas. El coche se paró y un par de hombres salieron de él y se llevaron con ellos a este hombre, que estaba herido de gravedad en el pecho. Se llamaba Omar, tenía 31 años y era un combatiente del Ejército Libre Sirio.

La fotografía muestra a los médicos intentando que su corazón vuelva a latir, pero no consiguieron reanimarle y murió. Estaban muy cansados porque trabajaban las 24 horas del día. Estaban también muy frustrados porque en todo momento llegaban heridos al hospital. Hacía mucho que no descansaban.

"Los médicos estaban muy cansados porque trabajaban las 24 horas del día. Estaban también muy frustrados porque en todo momento llegaban heridos al hospital"

Lo peor que puedes ver como fotógrafo son todos esos niños heridos o muertos [se refiere a algunas de las imágenes que forman parte del reportaje]. Este hombre era un combatiente y sabía lo que podía ocurrir, pero aun así es muy triste cuando alguien se muere delante de ti. En estas situaciones intentas concentrarte en tu trabajo y conseguir una buena fotografía que la gente recuerde durante mucho tiempo, para que entienda cómo funcionan otras partes del mundo. Creo que ésta es una fotografía muy poderosa.

Hay situaciones en las que desearía ser Dios para salvar vidas o resucitar personas. Pero desafortunadamente no puedo. Lo que sí puedo hacer es estar ahí, documentar lo que ocurre en el hospital e intentar que la gente de mi país comprenda esa guerra y se involucre con lo que pasa en Siria.

Mientras estoy trabajando intento no ser demasiado emocional para poder concentrarme mejor, intento componer sobre la marcha y rara vez recorto una foto. También intento ser invisible para la gente a la que fotografío. Si alguien se acerca a mí y me dice ‘no tomes fotografías’, entonces dejo de hacer fotos.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

3
Comentarios
Cargando comentarios