• Nokia X7: análisis
  • Casio Exilim H20G: análisis
Prueba de producto
ME PARECIó VER UN LINDO GATITO

Necono Digital Camera: análisis

 
28
JUL 2011

Si aceptamos que las llamadas "toy cameras" (con prestaciones muy básicas pero diseños y resultados bastante divertidos) están de moda, la Necono merece figurar como uno de los accesorios imprescindibles para los fotógrafos más modernos del barrio. No se trata sólo de la peculiar textura de sus vídeos e instantáneas, sino de que esta cámara con aspecto de gato no deja indiferente a nadie. Perfecta para enamorados de los felinos o buscadores de cámaras diferentes dispuestos a pagar unos 160 euros, si tienes que preguntar para qué sirve, es que la Necono no es para ti.

Siguiendo el estricto consejo de nuestro psicólogo de cabecera, cada cierto tiempo nos alejamos del mundo de los megapíxeles y de las cámaras más potentes del mercado en busca de algún modelo situado en las antípodas del saturado escaparate digital. Una terapia que esta vez nos ha llevado a recalar en la tienda Chandal de Barcelona, donde entre preciosas Polaroid y todo tipo de artilugios "vintage" se escondía esta Necono Digital Camera.

Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Versión gatuna de lo que bien podría pasar por ser una Lomo digital en el sentido más radical del concepto, este diseño de Lisa y Johanna Larson se sitúa a medio camino entre Suecia y Japón para convertirse en la cámara digital más original y surrealista que ha pasado por nuestras manos. Y eso es mucho decir.

Sí, es una cámara

Definida por sus creadoras como la hermana pequeña y dulce de la Digital Harinezumi, aquí más que nunca las especificaciones técnicas son un detalle que a nadie importa lo más mínimo.

Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo realmente interesante y singular es ese diseño de gato tras el cual se esconde una cámara: los ojos son la óptica y la luz del temporizador; el lomo esconde los escasos mandos; bajo la nariz está el micrófono para los vídeos, y en las cuatro patas hay imanes para poder dejar el artilugio sobre cualquier superficie metálica.

Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Ergonomía? En su favor hay que decir que no es tan incómoda como podría parecer a primera vista y admite incontables opciones de sujeción. Da igual cómo la llevemos: las miradas de curiosidad y las preguntas están aseguradas.

Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si apoyada en una mesa, pegada a la pantalla del ordenador o en la nevera pasa totalmente desapercibida (atención a las posibilidades que eso ofrece en combinación con la función de time-lapse) entre las manos es la herramienta perfecta para ampliar nuestro círculo social o comenzar una charla sobre las cámaras digitales y la fotografía artística.

Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que estamos totalmente de acuerdo con lo que apuntan sus diseñadoras: puesto que la mayoría de cámaras se pasan la mayor parte de su vida reposando en algún lugar y sin hacer fotos, tampoco es mucho pedir que sean bonitas y sirvan como elemento decorativo.

Atentos a las luces

Sin visor ni pantalla -existe una como base y accesorio opcional, pero aún no está disponible-, ¿cómo demonios se dispara con esta cámara? Efectivamente, de la única forma posible: a ojo. Aunque podemos llegar a cogerle el truco al encuadre y adivinar más o menos qué es lo que va salir en la imagen, en realidad parte de la gracia y la esencia de este tipo de cámaras es el factor sorpresa y -como reza su catálogo oficial- el misterio de no saber qué ha salido. Como en las viejas cámaras de película.

Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Exactamente lo mismo ocurre con las diferentes funciones que ofrece: la única forma de saber la modalidad elegida es aprenderse los códigos de colores de la luz trasera. Pulsando el botón más próximo al disparador podemos ir cambiando de la modalidad de foto (verde) a vídeo (azul), pasando por el disparo a intervalos (verde y azul) y el temporizador (verde y con un indicador naranja en uno de los dos ojos del gato).

Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Suena surrealista -sin duda lo es-, pero no es difícil acostumbrarse a ello. Ni que decir tiene que una cámara como ésta requiere ciertas dosis de paciencia, porque ni el encendido es rápido ni el disparador reacciona siempre a la misma presión...

Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque esto podríamos considerarlo parte del encanto, no nos hace tanta gracia que para cambiar algunas opciones de la cámara haya que utilizar un monitor externo. A falta del citado accesorio, la solución es recurrir al cable de vídeo y conectarla a un televisor.

Será entonces cuando, jugando con sus tres únicos botones, podemos cambiar la resolución de disparo, el modo de vídeo (PAL o NTSC) o desactivar el sonido durante la grabación de clips. También podemos aprovechar para ver las fotos en pantalla, por cierto.

Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin esos tres puntos podríamos sobrevivir, pero lo peor es que el modo en blanco y negro tanto para las instantáneas como para los vídeos también está escondido. ¿Una solución para cuando nos entre el antojo del blanco y negro en plena calle? Aprenderse la secuencia de pulsaciones de memoria, cruzar los dedos y tener mucha paciencia. Al fin y al cabo, la idea sigue siendo la misma: a ver qué sale.

Vídeo y time-lapse

Saciemos la curiosidad de quienes hayan llegado hasta aquí mordiéndose las uñas y deseosos de conocer las especificaciones técnicas de la cámara: incorpora un CMOS de 3 megapíxeles, graba vídeo a 640 x 480 píxeles y utiliza tarjetas de memoria microSD.

Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Según los datos oficiales, la focal de la óptica ofrece una cobertura equivalente a 38 milímetros. La batería, por su parte, es interna y se recarga a través del puerto USB. Si no abusamos del vídeo, la autonomía es bastante decente.

Muestras: vídeo

Varias secuencias de vídeo grabadas con una Necono Digital Camera y editadas sin alterar el aspecto original de la imagen.

Sobre los resultados poco se puede comentar que no digan por sí solas las galerías de muestras. Instantáneas muy contrastadas y saturadas y con resultados totalmente imprevisibles en cuanto a la exposición, y vídeos con un aspecto y una fluidez (o falta de ella, a lo Super 8) que también recuerdan mucho a los obtenidos con la citada Harinezumi.

Muestras: Necono Digital Camera
Fotografías realizadas con una Necono Digital Camera.
fotografías realizadas con una necono digital camera.
fotografías realizadas con una necono digital camera.
fotografías realizadas con una necono digital camera.
fotografías realizadas con una necono digital camera.
fotografías realizadas con una necono digital camera.
fotografías realizadas con una necono digital camera.

Una de las funciones más interesantes o que puede dar más juego es el disparo a intervalos que se encarga de sacar de forma automática una foto cada segundo (esto es, 3.600 en una hora) hasta que la batería o la tarjeta aguanten. Basta con unir después todas esas tomas para conseguir un time-lapse muy aparente y bastante original.

Muestras: Necono Digital Camera
Fotografías realizadas con una Necono Digital Camera.
fotografías realizadas con una necono digital camera.
fotografías realizadas con una necono digital camera.
fotografías realizadas con una necono digital camera.
fotografías realizadas con una necono digital camera.
fotografías realizadas con una necono digital camera.
fotografías realizadas con una necono digital camera.

Eso sí, este gato no se lleva nada bien con la oscuridad. Las capturas en las que la iluminación no es bastante generosa salen casi totalmente negras, así que queda descartada la idea de sacarla de paseo nocturno. Cuidado también con el movimiento si no queremos ver formas deformadas o edificios curvilíneos. Aunque, qué demonios, también es parte de su encanto.

¡Miau!

De acuerdo, no es barata. Por esos 160 euros que cuesta es posible encontrar cámaras compactas bastante decentes en el escaparate. Pero, ¿acaso alguna de ellas tiene forma de gato o patas imantadas?

Necono Digital Camera
Necono Digital Camera
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Bromas al margen, y aunque es cierto que su precio asusta de entrada a casi todo el mundo, se trata de una pieza única. Analizar si vale o no ese dinero sería casi tan absurdo como sacar la lupa y decir que el ruido cromático de las tomas es intolerable.

Al fin y al cabo, se trata de un capricho fotográfico. Tal vez un poco caro, pero muy divertido.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (3)
Prueba de producto
31 / MAR 2010
OpiniónContando píxeles
15 / MAR 2010
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar