• "SIMO no es, en absoluto, un gran evento de marketing"
  • "Con una compacta también se puede hacer 'la foto'"
Entrevista
JUAN CARLOS MARTíN MARTíN, FOTóGRAFO

"Los megapíxeles son una obsesión del público creada por los fabricantes"

 
9
NOV 2003

Quizás no necesite presentación. Juan Carlos Martín es un fotógrafo de esos que se hacen a sí mismos. Autodidacta, gusta de usar focales cortas -su preferida es la de 35 mm- y luz natural. Se inició en esto de la fotografía de la mano de la Real Sociedad Fotográfica de Madrid y con un modesto laboratorio de blanco y negro de su propiedad. Ha vivido como pocos el paso del haluro de plata al píxel, y ha demostrado a los escépticos que, para hacer buenas fotografías, no es necesario un equipo de miles de euros. De hecho, acude a tomar un café con QUESABESDE.COM con una pequeña compacta digital. Nos comenta que los megapíxeles no lo son todo, y critica sin tapujos algunos avatares de la industria fotográfica digital.

Nos da la sensación que eres uno de aquellos fotógrafos que ha visto muy claro el salto del carrete a la fotografía digital.

Juan Carlos Martín es de los que piensa que con una sencilla compacta digital hay de sobras para lograr excelentes fotografías. Lo importante es el fotógrafo, no el equipo, nos comenta.
Sí. Fue hace tres años. Hasta que no vi que había calidad, no me volqué en ello.

¿Ya has olvidado el carrete?

Totalmente, salvo que tenga que probar alguna cámara analógica.

Te debe de haber costado desprenderte de tu antiguo equipo...

No me he desprendido de ninguna cámara. Tampoco es que tenga muchas cámaras, pero las conservo todas. Mis cuatro últimas exposiciones en analógico fueron todas con cámaras Minox. Tengo dos de 35 mm pequeñitas con las que lo he hecho todo.

De hecho, sabemos que tienes una especial predilección por las cámaras pequeñas.

Sí, siempre utilizo cámaras pequeñas, de las que puedes llevar en el cinturón. Más grandes ya no me gustan. Muchas fotos no pueden hacerse, si el fotografiado te ve. Algunos de mis retratos están hechos sin que los fotografiados se den cuenta, y son mejores que algunas fotos más preparadas.

Y en digital, ¿de qué equipo te sirves?

Ahora mismo, Casio.

Casio no se ha ganado todavía un renombre por su vertiente fotográfica. Teniendo en cuenta tu caso, me pregunto si el equipo no es importante...

Lo es más el fotógrafo. Yo he demostrado que se pueden hacer fotos buenas con equipos pequeños.

Ciertamente, tienes unas exposiciones en Internet hechas con cámaras de esta marca sorprendentes...

Lo hago todo con tres Casio: una Exilim S2, una Exilim Z4 y esta QV-R40 [nos la muestra] que es insuperable

© Juan Carlos Martín Martín
© Juan Carlos Martín Martín

Nunca te ha dado por llevar la mochila llena de objetivos, entonces.

No. Tengo dos réflex y las usan mi mujer y mi hijo. A mí, particularmente, no me gustan para trabajar.

¿Y de dónde surgió tu amor hacia las compactas digitales?

El reto era lograr la misma calidad que obtuve con las Minox. Pedí unas cuantas cámaras prestadas de varias marcas, todas pequeñitas, y estuve haciendo muchas fotos con ellas. Casi todas estaban bien, pero la S2 las barría a todas. La Casio tiene un buen CCD y no comprime mucho los ficheros, cosa que sí hacen otras cámaras. Luego seguí investigando a ver qué era capaz de hacer con una cámara pequeña, de focal fija...

Supongo que eres consciente que estás tirando por tierra las opiniones de un gran número de personas que afirman que Casio sólo vale para fabricar relojes y calculadoras....

Yo, hasta que no las probé, no las valoraba. Estaban ahí, y ya está. Pero cuando las probé... Me quedé convencido.

¿La fotografía digital, pues, es una alternativa válida para la analógica?

Sin duda. La calidad ya la da. Salvo que quieras hacer un póster para una valla publicitaria, la calidad la tienes.

El problema que ven muchos es que el ordenador te permite un nivel de retoque tremendo que desvirtúa la fotografía ¿Dónde está el limite del retoque digital?

No hay limite. Lo que cuenta es la imagen y es tan válida una retocada como una sin retocar. Yo no retoco, y no es porque no sepa, sino que lo prefiero así. Tengo algunas fotos de reflejos que todo el mundo cree que son retocadas, pero no es así, son fotos trabajadas, pero sin retoque.

© Juan Carlos Martín Martín
© Juan Carlos Martín Martín

¿Cómo ves la obsesión del gran público por los megapíxeles?

La obsesión por los megapíxeles no es del público. Es el fabricante el que ha hecho que el consumidor lo pida. Al público se le ha dicho que la calidad se consigue a base de megapíxeles, y eso no es cierto. Es una verdad a medias.

Entonces, ¿cuál es el principal reto para el fabricante?

Mejorar. El CCD ha ido marcha atrás. En lugar de mantener los sensores CCD de buen tamaño y calidad, están ofreciendo muchos megapíxeles a base de CCD más pequeños, con menos calidad, más ruido... Los fabricantes deberían dejarse de guerras y hacer una cámara de 3 megapíxeles, como mucho 4 -porque no hacen falta más-, y mejorar el resto de prestaciones. Algunas marcas sacan cámaras de 5 megapíxeles, pero para mantener el precio ajustado te quitan otras prestaciones.

¿Y en el campo de las réflex digitales?

¿Por qué hace falta una réflex? ¿Por qué no una compacta? ¿Hace falta una réflex para hacer buenas fotografías? Yo creo que no. Quizás una persona que necesite un tele de 600 mm sí necesite una réflex, pues en compactas esto significa meterse en convertidores y eso es ya muy complicado.

El usuario aficionado que viene de las réflex analógicas llega pensando que tiene que ir por fuerza a una réflex digital. ¿Qué le puede aportar una réflex digital que no le aporte ya una buena compacta para el tipo de fotografía habitual que pueda hacer?

De hecho, muchas compactas ofrecen control manual.

Bueno, tampoco es tan necesario. Una digital, aun estando muy automatizada, funciona mucho mejor que una analógica. Ahora, en una digital, utilizar los ajustes manuales ya no es como en las analógicas, en las que disponías de unos simples diales. Tienes que entrar en unos menús, elegir opciones e incluso pulsar dos botones a la vez... Cuando quieres hacer la foto, ya se te ha ido. Con una compensación de la exposición y un control de blancos, es suficiente.

Retomando el tema de las réflex, ¿cómo crees que afectará el hecho de que tenga que invertirse mucho dinero en un equipo totalmente nuevo y casi sin probar?

Quien empiece de cero lo tendrá mas fácil, claro. El problema es el que ya tiene una réflex analógica y quiere aprovechar los objetivos. Con las réflex digitales, se ha engañado en parte al consumidor. Se le ha dado un cuerpo digital con un objetivo analógico. Dicen que funcionan bien, pero no es así. Son de monturas compatibles, pero ya está. Intenta diafragmar mucho con una réflex digital, a ver qué pasa. Con la Olympus E-1, que he tenido la oportunidad de probar, eso ya no ocurre. Son cuerpos digitales y objetivos diseñados para estos cuerpos. No sólo funcionan mucho mejor, sino que, además, son mucho más ligeros.

© Juan Carlos Martín Martín
© Juan Carlos Martín Martín

Centrémonos en tu trayectoria. Fotógrafo reconocido y colaborador de varias publicaciones: ¿eres un profesional o un aficionado avanzado?

Las exposiciones fotográficas las hago como hobby. No quiero vender obras, y he rechazado algunas propuestas en este sentido; hoy por hoy, no lo quiero. Sin embargo, y a nivel profesional, sí me dedico a la fotografía colaborando en algunas revistas.

¿Y qué tipo de fotografía te gusta?

Me gusta hacer las cosas sin coacciones, de un modo más artístico. A nivel profesional, la fotografía está coaccionada. Tienes que hacer lo que te piden, y eso no me gusta.

Haces fotografía artística, vaya.

Sí, mi fotografía siempre es artística.

Pero hay muchos que opinan que no toda fotografía es arte...

Es una tierra de nadie. A veces tienes una foto artística y otra que no lo es. Hay cierto tipo de foto que no es creativa: eres sólo el notario de una escena. En la fotografía publicitaria, por ejemplo, hay algunas que son artísticas, y otras que no. Yo no haría una distinción total, pues tampoco es lo mismo.

Vamos, que te saltas las reglas fotográficas.

Me guío por mi intuición. Cojo la máquina y voy con mis ojos fotográficos puestos por la calle, haciendo fotos. Voy viendo y fotografiando lo que me gusta.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar