Actualidad

El nuevo portento digital de Sony ya tiene nombre: DSC-F828

 
1
SEP 2003

Éste ha sido un verano especialmente inspirado por parte de Sony. La compañía japonesa ha dado a conocer su nueva cámara estandarte, la Cyber-shot DSC-F828, la primera de la casa que incorpora un sensor de 8 MP con filtro de cuatro colores, un objetivo Carl Zeiss T* y una ranura para tarjetas CompactFlash. La otra novedad estival de Sony es la DSC-U50.

Sony ha aprovechado los días centrales del verano para sorprender a extraños y conocidos con la presentación en sociedad de su nueva cámara abanderada, sustituta de la hasta ahora cabeza visible de la gama Cyber-shot, la ultraconocida DSC-F717. El nuevo modelo, denominado DSC-F828, no es precisamente una actualización superficial de su antecesora; sus principales novedades, de hecho, afectan tanto al sensor como a la óptica, pasando incluso por el sistema de almacenamiento.

Las tres novedades estivales de Sony, de arriba a abajo: Cyber-shot DSC-F828, DSC-U50 y la tarjeta MemoryStick Pro Duo.
La primera con filtro de cuatro colores

Uno de los aspectos que más llaman la atención de la nueva DSC-F828 es su sensor de imagen. La DSC-F828 supera, con sus 7,9 megapíxeles efectivos (3264 x 2448 píxeles) los 4,9 de la F-717.

Las novedades, sin embargo, no terminan ahí, porque la nueva Sony es la primera digital en incorporar el sensor de propiedad con filtro de cuatro colores, que la compañía dio a conocer el pasado mes de julio. Se trata, en concreto, de un nuevo filtro que, además de los colores rojo, verde y azul, captura también un cuarto color, el esmeralda. De ahí la nueva descripción de RGB+E acuñada por Sony.

Junto a este novedoso elemento, la DSC-F828 equipa un sistema de lentes no menos destacable. Según Sony, ambas prestaciones garantizan la captura de color a un nivel de fidelidad semejante al del ojo humano. El objetivo incorporado es un Carl Zeiss T*, con una focal equivalente a 28-200 mm, en paso universal, y una máxima abertura de f2 y f2.8 en angular y tele, respectivamente.

Aparte de su notable rango de focales -es un zoom de 7 aumentos-, este objetivo de factura Zeiss dispone de una protección antirreflectante para cada una de sus lentes, neutralizando así los reflejos internos y repercutiendo en la calidad -una mayor definición- de la imagen final.

La DSC-F828 pasará también a la historia por ser la primera cámara de Sony que recurre a otro sistema de almacenamiento distinto al MemoryStick. De hecho, la cámara incluye una ranura para tarjetas de dicho estándar -incluyendo las Pro- y otra para CompactFlash Tipo I y II. Su compatibilidad con los Microdrive de IBM y la posibilidad de capturar imágenes en formato RAW garantizan un buen aprovechamiento de la cámara.

La nueva cámara estelar del fabricante nipón saldrá al mercado a mediados de noviembre. Su precio, según señala la división norteamericana de Sony, rondará los 1200 dólares.

Sony DSC-U50, la primera de la saga con cuerpo rotatorio
La otra novedad en fotografía digital de Sony dada a conocer este verano es la Cyber-shot DSC-U50, que se mantiene fiel al principio fundamental -un tamaño realmente pequeño- de las cámaras pertenecientes a la saga U. La principal prestación aportada con respecto al resto de sus congéneres es el objetivo rotatorio a 180 grados.

La nueva DSC-U50 posee una lente de focal fija y un sensor de 2 millones de puntos. Se trata, además, de la primera cámara que soporta las MemoryStick Pro Duo, que Sony acaba de presentar este verano. Esta nueva variedad del estándar MemoryStick mezcla, según señala Sony, las bondades de las tarjetas Pro con la tecnología de protección de datos MagicGate.

La DSC-U50 estará disponible a partir del mes de octubre. Su precio, en Estados Unidos, será de unos 250 dólares.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar