Actualidad

Las pilas de biofuel, futuribles sustitutas de las baterías recargables

 
2
ABR 2003

Un equipo de científicos de la universidad norteamericana de Saint Louis ha logrado un notable avance en el desarrollo de las denominadas pilas de biofuel. Objeto de estudio durante casi medio siglo, estas pilas "pueden durar un mes entero desde que son cargadas con unos pocos mililitros de alcohol".

La investigación en el terreno de las denominadas pilas de biofuel, cuyo funcionamiento se fundamenta en sustancias derivadas de materiales orgánicos, ha experimentado un notable avance de la mano de un equipo de científicos de la Saint Louis University. Candidatas a sustituir a las denominadas baterías secundarias o recargables, las pilas de biofuel que han desarrollado este grupo de científicos pueden alcanzar una autonomía de hasta un mes a partir de pequeñas cargas de alcohol.

A diferencia de las investigaciones anteriores, en que se utilizaba metanol como combustible, los científicos de la universidad de Saint Louis han optado por basar el funcionamiento de las pilas en otro tipo de alcohol, el etanol.

Conocido también como alcohol de grano, el etanol, que se obtiene a partir de la fermentación de azúcares, se utiliza en las bebidas alcohólicas. De hecho, en su comunicado de prensa, los investigadores aseguran que han obtenido buenos resultados al cargar las pilas desarrolladas con vodka, ginebra, vino blanco y cerveza.

Tal como explica Shelley D. Minteer, que presentó recientemente este avance ante la American Chemical Society, las nuevas pilas no tienen, por ahora, una aplicación práctica para el gran público. De todos modos, la científica considera que esta tecnología podría llegar a implantarse, en unos años, en cualquier equipo de electrónica de consumo, "beneficiando de verdad -asegura Minteer- a los consumidores".

La importancia de las enzimas
Las pilas de biofuel basan su funcionamiento en la acción de enzimas, proteínas que catalizan procesos químicos. El logro de los investigadores de Saint Louis radica en hallar un estado de conservación óptimo para las enzimas, que son muy sensibles a los cambios de temperatura y PH.

Este factor, junto a la utilización de etanol, que presenta una mayor actividad en su interacción con las enzimas, ha propiciado que pueda hablarse de un avance sustancial en la investigación sobre las pilas de biofuel.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar