Actualidad
ENTREVISTA AL DIRECTOR DE AGFAPHOTO SPAIN

Tras la crisis, Agfa no descarta volver a producir cámaras digitales

 
26
JUL 2005
Iker Morán   |  Barcelona

"No hay cierre". Así de contundente se muestra Joan Casas, director general de AgfaPhoto Spain, mientras conversa con QUESABESDE.COM sobre las recientes informaciones referentes a la crisis financiera de la matriz alemana. Más allá del bache, la empresa afronta la delicada situación del sector con nuevas perspectivas. Casas incluso asegura que Agfa no descarta volver a producir cámaras digitales.

"El pasado viernes [22 de julio], el administrador del proceso de insolvencia de Agfa comunicó la continuidad de la empresa, es decir, que no hay cierre". Con estas tranquilizadoras palabras, Joan Casas, el máximo responsable de AgfaPhoto Spain, resumía a este medio durante una conversación mantenida ayer al mediodía las últimas noticias llegadas desde Alemania sobre el futuro de la empresa.

La superación de esta crisis ha implicado un proceso de reestructuración y la pérdida de 850 puestos de trabajo en los centros de producción germanos. Casas matiza que no ha habido ni quiebra ni suspensión de pagos, como se había insinuado.

Se ha considerado que el plan de negocio es viable, explica, y se ha devuelto el control de la empresa al equipo de gestión. Asimismo, se ha informado sobre un proceso de reestructuración de la compañía.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Joan Casas detalla los puntos que contempla este proceso y que afecta a dos áreas de la firma: "La primera ha sido la de personal, que, obviamente es la más negativa. Habrá una reducción aproximada de 850 puestos entre Leverkusen y Munich. Se ha creado una empresa de recolocación para que ninguno de los trabajadores vaya a la calle".

El otro punto contemplado es que, desde ahora hasta fin de año, se continúa con la producción de película, de papel, de químicos y de equipos de laboratorio, y a partir de agosto se informará sobre los nuevos planes de desarrollo.

Nuevas perspectivas
Más allá de los cambios efectuados en la organización de AgfaPhoto, Casas nos adelanta lo que podría ser una noticia de especial relevancia tanto para la marca como para el sector.

Al hablar sobre la posibilidad de que Agfa retome la producción de cámaras digitales tal y como ya había hecho hace tiempo, no sólo asegura que "es algo que la marca se está planteando", sino que incluso se aventura a dar un margen de tiempo breve para que se lleve a cabo. "Dos años es demasiado en el mercado actual", añade.

Retomando el tema central de la conversación, el responsable de AgfaPhoto está convencido de la supervivencia de la marca.

Esgrime, en este sentido, varios argumentos que permitirán a la empresa luchar por un futuro en la era digital: "Veo una Agfa con 1.500 empleados, que es una medida muy correcta para dar el paso a estas tecnologías digitales; una empresa con unos gastos que están al 40% de lo que habían estado antes y con unos costes de producción más bajos, desafortunadamente, gracias a estas reestructuraciones".

Casas no entra a comparar este caso con los procesos de reestructuración que han emprendido otras grandes marcas, aunque reconoce que hacía falta "una medida contundente para adaptar los procesos productivos basados en modelos analógicos".

Como lo que cambia es precisamente el centro de su negocio -"todo el proceso cautivo de fotoacabado", en palabras de Casas- las empresas están luchando para buscar servicios alternativos que compensen estas pérdidas. "Hablamos de álbumes digitales, CD con visor, álbumes web, diferentes soportes...", enumera.

El futuro del carrete
Una vez tratadas las cuestiones más peliagudas sobre la continuidad de la firma, Casas habla de cómo ha afectado todo esto a la filial española. Tras recordar que se trata de una entidad totalmente independiente de la empresa matriz que se declaró insolvente, asegura que durante estas semanas AgfaPhoto Spain no ha perdido ningún cliente, ni la competencia ha intentado aprovecharse de la situación.

Al hablar del delicado momento que vive el sector del revelado, el tema de la vigencia de la película de haluros de plata es una parada obligatoria. Casas tiene sus propios cálculos al respecto, y estima que al carrete le quedan "dos años como producto de gran consumo".

No obstante, está convencido de que la vida de este soporte va mucho más allá, porque aunque se convierte en un producto minoritario, las marcas siempre podrán permitirse mantener una línea de producción de película.

"Tampoco hay que olvidar -matiza- que Europa y Estados Unidos no son el mercado mundial. Aún hay muchos países donde la fotografía química continúa siendo mayoritaria".

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar