• Madrid, crisol de culturas
  • Reuters: fotoperiodismo en estado puro
Agenda fotográfica

Rineke Dijkstra, o la paradoja entre la propia identidad y la uniformidad colectiva

 
22
JUL 2005
Núria Aguadé   |  Barcelona

Desde principios de los noventa, la holandesa Rineke Dijkstra se ha dedicado a inmortalizar con su cámara a individuos que viven en situación de cambio, de transformación de su identidad. Fruto de este trabajo, el centro de arte contemporáneo CaixaForum presenta estos días en Barcelona la más extensa exposición que se haya llevado a cabo en España sobre la artista.

A través de unas setenta fotografías pertenecientes a diferentes series y de dos proyecciones videográficas, el recinto CaixaForum de Barcelona permite conocer de cerca estos días la obra de la fotógrafa neerlandesa Rineke Dijkstra. La exposición, que lleva por nombre "Rineke Dijkstra. Retrats" y que ha organizado el Stedelijk Museum de Ámsterdam, puede visitarse de forma gratuita hasta el próximo día 21 de agosto.

La obra de Dijkstra explora los rituales y gestos de transformación que interpelan a la propia identidad de la persona. Los modelos de la artista aparecen retratados en situaciones neutras, en momentos en los que la uniformidad provoca que las convenciones sociales y culturales se debiliten.

Foto: Núria Aguadé (Quesabesde)

Dijkstra nos presenta así ocho series diferentes de retratos en gran formato. Su denominador común se centra en el clasicismo compositivo y la sobriedad con la que el modelo es presentado. La gran profundidad psicológica de sus retratos hace que, a pesar de la descontextualización, aquello que se evoca llegue incluso a tener más peso que lo que se muestra.

Foto: Rineke Dijkstra

Para la artista holandesa, fotografiar al otro es un ejercicio de complicidad y mutua seducción. Dijkstra asegura que, cuando trabaja, quiere despertar la simpatía de las personas que ha fotografiado para llegar a captar esos momentos de distracción. También juega con el cansancio físico, tratando de evitar las poses forzadas, "automáticas", y deja translucir la fragilidad del retratado.

Foto: Rineke Dijkstra

Sus protagonistas son refugiados de guerra, soldados en proceso de conciliar su vida civil con la militar, madres con bebés recién nacidos o, sencillamente, adolescentes expuestos a situaciones de extrema fragilidad.

Foto: Rineke Dijkstra

La exposición también incluye dos proyecciones de vídeo, una de las cuales muestra a jóvenes filmados en discotecas de Liverpool y de la holandesa Zaandam.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar