• Regalos contemporáneos
  • A la calle
OpiniónContando píxeles

Enterarse por la prensa

 
18
JUL 2005

Tal vez sea por la ola de calor o porque medio país está ya de vacaciones mientras el resto vamos tachando los días que nos quedan en el calendario. El caso es que, a estas alturas del año, lo único que apetece es saldar alguna cuenta pendiente antes de seguir al pie de la letra esa maravillosa costumbre de echar la persiana en agosto.

Al menos a estas líneas perpetradas quincenalmente, porque me consta que QUESABESDE.COM no pondrá el cartel de cerrado por vacaciones. Y es que seguro que ahí fuera hay un montón de fríos y calculadores hombres de negocios dispuestos a salpicar la calma veraniega con unas cuantas novedades fotográficas.

No obstante, parece que algunas marcas le están cogiendo el truco a esa costumbre tan hispana de que en agosto no pasa nada y los periódicos y telediarios se llenan con lo que se pueda.

En España, los responsables de prensa de las compañías y de sus importadores son como aquel que se enteraba de todo por la prensa

A diferencia de Canon, que luce unos aires más europeos y ya nos plantó hace un tiempo una EOS 300D en pleno mes de agosto, los responsables de Konica Minolta son más considerados.

Aunque la nueva Dynax 5D no llegará hasta septiembre, ellos ya se han encargado de dejarla presentada antes de irse de vacaciones. No llegan a los extremos de la Nikon D70, que incluso superó a la lotería de navidad en eso de anunciarse por adelantado; pero por algo se empieza.

Ya sé que todo es pura estrategia comercial. Pero la verdad es que estas prisas a la hora de anunciar modelos hacen mucha gracia cuando uno las compara con la política informativa que la inmensa mayoría de las marcas se gastan por estas latitudes.

Aquí, los responsables de prensa de las compañías, de sus importadores o de las empresas que subcontratan para estos menesteres son como aquel que se enteraba de todo por la prensa.

Lo que ocurre es que con las dosis de surrealismo a las que nos tienen acostumbrados -dignas de un guión de Almodóvar- uno ya no sabe si se trata en efecto de un secretismo propio de la KGB en sus mejores tiempos o, simple y llanamente, de pura desidia e incompetencia.

Estarán de acuerdo conmigo en que si alguien se dedica a vender sandías, le interesa que se hable de sandías. Concretamente, de las suyas. Pues en este sector, aunque parezca mentira, la lógica no funciona así.

Si alguien se dedica a vender sandías, le interesa que se hable de sus sandías; en este sector, aunque parezca mentira, la lógica no funciona así

Al menos en este país, porque parece que en otras regiones el tema no es tan complicado: se facilita la información a los medios días antes de su presentación oficial, indicando que no puede publicarse hasta la fecha señalada, y todos contentos. Se llama información con embargo, y creo que lo enseñan en primero de Periodismo.

Lo más gracioso es que, de forma intencionada o porque realmente se les ha ido la mano con el ratón, después de tanto misterio últimamente no hay novedad que se precie de la que no se filtre alguna información días o semanas antes.

La secuencia, aunque produce ciertas dosis de mala leche -por eso lo de saldar cuentas antes de las vacaciones-, resulta bastante divertida. Les cuento.

Cuando uno se topa con estos rumores, por muy creíbles que puedan parecer y por aquello de la rigurosidad, lo que toca es llamar a la compañía de turno y ver si hay suerte y pueden contarte algo. Suponiendo que lo sepan, claro, que también puede ser mucho suponer en algunos casos.

No se trata de que hagan de garganta profunda a lo Watergate ni que dejen el prototipo secreto de la cámara que estará en algún lugar entre Tokio y Massachusetts. Tan sólo que confirmen, desmientan o que -por lo menos- hagan ver que saben de lo que se les está hablando.

"Pero si la vais a presentar mañana... ¿no me puedes adelantar algo?", dices mientras juras por todos los megapíxeles de tu cámara que no se publicará nada hasta el día que la compañía haya elegido.

Tú tienes la nota de prensa en inglés en la pantalla del ordenador y el vecino anglosajón lleva tres semanas jugando con la cámara

Pero no hay manera. Salvo benditas excepciones, hay que esperarse hasta la mañana siguiente para encontrarse cómo la cámara ha dejado de ser un rumor y, efectivamente, existe.

Además, como el vecino emplea la lengua de Shakespeare en lugar de la de Neruda, o es más acaramelado con las marcas, o ha tenido la suerte de no lidiar con algunas distribuidoras a este lado de los Pirineos...o vaya usted a saber, tú tienes la nota de prensa en inglés en la pantalla del ordenador -la información de prensa en castellano llegará en un CD por correo postal dentro de dos meses- y él lleva tres semanas jugando con la cámara.

El colmo de la diversión es cuando vuelves a llamar a tus amigos de la marca en cuestión. No para agradecerles el favor o comentarles lo del vecino, que es de lo que tienes ganas. Sólo preguntas por el precio de la dichosa cámara. Pero, ¡oh, sorpresa!, no tienen ni idea.

En fin, batallitas diarias que hacen que necesitemos urgentemente unas vacaciones. Sobre todo, recarguen fuerzas, porque parece que el otoño viene muy caliente. ¿Acaso no han oído los rumores?

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar