Actualidad

Nikon intenta frenar la polémica en torno al cifrado de sus archivos NEF

 
25
ABR 2005

La respuesta de Nikon a la acusaciones sobre el cifrado de sus archivos NEF -léase RAW- no se ha hecho esperar. Pero lejos de tranquilizar los ánimos, la historia se ha complicado aún más con la irrupción de programadores que ya lo han descifrado y del nuevo grupo de trabajo OpenRAW, que aboga por la publicación de las especificaciones completas de los formatos de cada marca.

Los archivos NEF de las D2X y D2Hs de Nikon están haciendo méritos para convertirse en uno de los asuntos más polémicos del panorama fotográfico profesional. En una nota de prensa, Nikon se ha defendido de quienes le acusan de cifrar algunos parámetros de sus archivos RAW, y alega que -como en anteriores ocasiones- ha puesto a disposición de terceros fabricantes el kit de desarrollo de software (Software Development Kit, SDK) que permite revelar estos archivos.

Pese a ello, el extenso comunicado no acaba de aclarar cuáles han sido las modificaciones empleadas con los nuevos NEF ni desmiente las citadas acusaciones. Eso sí, la firma japonesa apuesta por mantener el diálogo con los desarrolladores de estos programas.

Según parece -Nikon no se refiere explícitamente a ello-, la principal novedad reside en que los programas de terceros no podrán acceder directamente a todos los ajustes de la imagen NEF, sino que tendrán que pasar obligatoriamente por la librerías de Nikon contenidas en este SDK.

Son muchos los que han visto en esta política una estrategia de la marca para hacer que su aplicación Nikon Capture sea la referencia para el revelado de imágenes NEF y convertirlo, de este modo, en una compra casi obligatoria para los usuarios de sus cámaras.

Y es que de confirmarse tales informaciones, todos los fabricantes tendrían que usar los parámetros establecidos por Nikon y no sería posible que cada programa ofreciera sus propias mejoras a la hora de procesar un archivo NEF, tal y como ha ocurrido hasta ahora.

Por su parte, Nikon argumenta que la protección de los formatos y de sus tecnologías tienen como objetivo "conservar la singularidad de los archivos NEF". Según el comunicado, como propietaria del formato, la marca tiene derecho a utilizar los mecanismos necesarios "para asegurar la estructura y el procesamiento de sus archivos". Todo ello, aseguran, en beneficio del propio usuario y de la calidad de las imágenes resultantes.

Cifrado roto
La polémica saltó a los titulares la pasada semana, cuando Thomas Knoll, uno de los creadores de Adobe Photoshop, acusó a Nikon de haber cifrado la información del balance de blancos de su formato NEF en las nuevas réflex digitales D2X y D2Hs. De este modo, explicaba Knoll, los programas de terceras marcas no podrían acceder a estos ajustes sin violar la normativa establecida mediante la Digital Millenium Copyright Act.

Tras este anuncio, faltó tiempo para que algunos programadores se pusieran manos a la obra y consiguieran romper el nuevo cifrado del formato NEF, propiedad de Nikon. El equipo de Bibble Labs fue el primero en atreverse, lanzando inmediatamente una nueva versión de su programa de pago para el revelado de archivos RAW que ya incluía soporte completo para las D2X y D2Hs.

Poco después, Dave Coffin -creador de Dcraw, un código abierto para el procesado de los formatos RAW de la mayoría de cámaras del mercado- anunció que había roto el cifrado de estos archivos y que los códigos estaban disponibles en su página web.

El proyecto OpenRAW
Al hilo de estas informaciones, hoy mismo se ha presentado la página web openraw.org, impulsada por un grupo de trabajo integrado mayoritariamente por fotógrafos. La organización pretende convencer a los distintos fabricantes para que hagan públicas las especificaciones completas de sus respectivos formatos RAW.

Los formatos que no están completamente documentados, explican, generan problemas y limitaciones a la hora de procesar esa imagen y aumentan las posibilidades de que los más antiguos dejen de ser soportados dentro de un tiempo y ya no puedan ser leídos o revelados.

Por ello, OpenRAW invita a las marcas a documentar de forma pública todos sus formatos RAW propietarios, pasados, presentes y futuros para asegurar que los usuarios dispondrán de todas las prestaciones y la mejor calidad a la hora de procesar sus imágenes.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar