Actualidad

Nace la Nikon D50, disponible en junio por poco más de 800 euros

 
20
ABR 2005

Nikon ha cumplido su palabra y ha presentado oficialmente -por fin- la D50. La nueva máquina de 6 megapíxeles hace de la facilidad de manejo y de un atractivo precio -unos 820 euros- sus principales argumentos para seducir a lo fotógrafo aficionado. La más humilde de las réflex digitales de Nikon estará disponible en junio.

Primero fue un rumor; después, informaciones confirmadas oficialmente, y hoy, tal y como había prometido Nikon en su último comunicado, ha visto por fin la luz la esperada D50. Aunque el manual filtrado ya permitía conocer con antelación las especificaciones que hoy se han confirmado, todavía quedaban por desvelar dos de las incógnitas más relevantes: el precio y la fecha prevista de lanzamiento.

Finalmente, y según ha informado la división británica de Nikon, la nueva D50 estará disponible en el mercado el próximo mes de junio, por un precio aproximado de 820 euros.

Nikon D50
Nikon D50

De diseño y aspecto similares a la D70, el nuevo modelo estará disponible en negro y con acabado plateado. La D50 se plantea como una cámara pensada para aquellos que quieren dar el salto desde los modelos compactos a una cámara de ópticas intercambiables. Además del precio, así pues, las reducidas dimensiones y la facilidad de manejo son los puntos en los que más ha puesto el acento hoy la firma japonesa.

Nikon D50
Nikon D50
Apuesta por el CCD
En el centro de la cámara se sitúa un nuevo sensor CCD de 6,1 megapíxeles, de tamaño acorde al formato DX postulado por la marca (23,7 x 15,6 milímetros). De este modo, el factor de multiplicación focal se mantiene en el tradicional 1,5x.

La presentación oficial de la cámara no escatima guiños a los usuarios de compactas digitales. Así, Nikon habla de la velocidad y agilidad de la D50 (encendido en 0,2 segundos, ráfagas de 2,5 fps y un lag "minimizado para una respuesta casi instantánea") e insiste que tales prestaciones acaban con las típicas limitaciones con las que se encuentran hasta ahora muchos aficionados.

Nikon D50
Nikon D50

La cámara incorpora un nuevo procesador de imagen que -según Nikon- además de agilizar los procesos, también permite ofrecer imágenes que ya están listas para pasar por la impresora o el laboratorio, sin necesidad de más retoques en el ordenador.

La D50 trabaja con formatos JPEG y NEF (el RAW de Nikon) de 12 bits y permite la grabación simultánea de ambos. Su sensor ofrece imágenes con una resolución máxima de 3008 x 2000 píxeles, y la sensibilidad se mantiene entre los 200 y los 1600 ISO, con cuatro pasos intermedios.

Tarjeta SD Card y otras novedades
A la hora de almacenar las imágenes, llega una de las novedades más destacadas del modelo. La tradicional CompactFlash del resto de máquinas réflex Nikon es sustituida en la D50 por una tarjeta SD Card. El ahorro de espacio y la voluntad de reforzar esa idea de modelo para aficionados son las explicaciones más probables para este cambio.

Nikon D50
Nikon D50

Siguiendo con las novedades respecto a la D70, la D50 mantiene la resolución de la pantalla TFT, de 130.000 píxeles, pero eleva el tamaño hasta las 2 pulgadas. El autofoco también ha sido uno de los grandes beneficiados respecto a los modelos anteriores, con un sistema de 5 zonas y el sistema AF-A (automático).

Nikon D50
Nikon D50

El nuevo sistema de medición 3D Colour Matrix Metering II repercute tanto en el rendimiento colorimétrico de la cámara ante cualquier condición de la toma como en la eficacia del balance de blancos automático. La D50 dispone asimismo de seis modos predefinidos, uno manual e incluso bracketing de balance de blancos.

Modelo asequible
Enfocada al usuario aficionado, la D50 cuenta con numerosos automatismos destinados a evitarle complicaciones al fotógrafo. El sistema denominado Digital Vari-Program ofrece siete programas automáticos de disparo, entre los que se incluye una nueva opción -"Child"- especialmente orientada a aquellas tomas protagonizadas por niños.

Nikon D50
Nikon D50

Pese a todos estos modos programados, la D50 ofrece también las clásicas modalidades de disparo en una réflex -prioridades y manual-, así como funciones de compensación de la exposición (± 5 EV) y del flash, bracketing y hasta tres espacios de color.

Las posibilidades del flash incorporado se amplían con la zapata de la parte superior, compatible con todas las unidades del nuevo sistema iTTL de la marca, aunque no con el antiguo D-TTL. La cámara no dispone de conexión sincro para otros flashes externos. La velocidad de sincronización -eso sí- se mantiene en 1/500 segundos.

En la lista de opciones recortadas para configurar un modelo más accesible, destaca el obturador, del que Nikon ha reducido su velocidad máxima a 1/4000 segundos, en vez de los 1/8000 de la D70.

Nikon D50
Nikon D50

La velocidad de disparo también ha mermado de 3 a 2,5 fotogramas por segundo, y ha desparecido el ajuste fino del balance de blancos. Otro detalle: el característico protector de la pantalla LCD que incorpora la D70 ha desaparecido en el nuevo modelo.

Dos nuevas ópticas DX
Como no podía ser de otro modo, la D50 cuenta con una montura compatible con la amplia gama de objetivos F de Nikon, incluidos, claro está, los modelos DX optimizados para el tamaño de sensor digital empleado por la marca.

De hecho, junto a la D50, Nikon ha presentado dos nuevos objetivos intercambiables susceptibles de ser buenos compañeros de la cámara. Se trata del AF-S DX 18-55 mm f3.5-5.6, que se podrá adquirir con el cuerpo de la cámara por 970 euros, y del AF-S DX 55-200mm f4-5.6. Ambos estarán disponibles en los colores negro y plateado.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar