Opinión

¿D-verdad?

 
4
ABR 2005

Entre la muerte del Papa y el comienzo de la campaña electoral en mi país, la columna de esta semana tenía todas las papeletas para convertirse en una de esas disertaciones que empiezan hablando de fotografía y vete tú a saber cómo acaban.

Menos mal que los muchachos de Nikon siempre están al tanto y, en el último momento, le sirven a uno el tema en bandeja. Fotografía pura y dura, para regocijo de aquellos que se ponen de los nervios si en estas líneas no aparecen los dichosos píxeles en el segundo párrafo y uno empieza a desvariar con otras cuestiones.

El miércoles saltó el rumor. Las supuestas instrucciones de una nueva D50 y de una D70s se habían publicado por error en una página web de la compañía nipona. La experiencia nos ha enseñado a no creernos absolutamente nada de este tipo de temas que circulan por la red hasta que el señor Nikon en persona aparezca con la cámara entre las manos.

De existir la D50 y la D70s, se confirmaría la inagotable capacidad de Nikon para sorprendernos

Así que ese fue un día de apuestas: unos decían que era cierto, mientras que los más agnósticos en estas cuestiones insistían en la teoría del rumor; que no podía ser; que no tenía ningún sentido.

Yo no dudé en apuntarme al bando de los incrédulos. De hecho, sigo haciéndolo pese a que parece que ya tenemos una confirmación oficial que ratifica la existencia de una D50 en ese limbo donde habitan las cámaras que aún no son.

Pero mientras defendía esta postura -a costa de un par de cafés que igual debería dar por perdidos-, me preguntaba cuál de las dos opciones resultaba más surrealista.

Si aquello era otro "hoax", anda por ahí suelto un individuo con demasiado tiempo libre. Tanto como para modelar las instrucciones de una cámara inexistente. Si a esto añadimos la tribu de freaks habituales que seguimos con pasión este tipo de informaciones, ya tenemos la receta perfecta.

No sé si los fotógrafos que esperan desde hace mucho tiempo la sustituta de la D100, recibirán las novedades con demasiado humor

La otra posibilidad es que, en efecto, existan esa o esas cámaras. En ese caso, se confirmaría lo que ya sabe casi todo el mundo: la capacidad de Nikon para sorprendernos es inagotable. Casi tanto como la paciencia de sus sufridos usuarios.

No se trata de hacer leña del árbol caído ni de entrar en el aburrido debate de siempre. Pero desde hace ya mucho -demasiado- tiempo hay un montón de fotógrafos leales a la montura F que esperan la sustituta de la D100. No sé si todos ellos recibirán las novedades con demasiado humor.

Porque en su lugar lo que parece que tendrán es una nueva D50. Una cámara que nadie sabe muy bien el espacio que tiene reservado en el mercado. Lo único que se nos ocurre es que sea una nueva SLR de gama baja que, eso sí, debería venir acompañada de un precio realmente espectacular para no hacerle la competencia a la D70 y para tener algo de sentido.

La D50 debería venir acompañada de un precio espectacular para no hacerle la competencia a la D70 y tener algo de sentido

Puestos a divagar, también podría tratarse de una oscura estrategia de Nikon. Si la D70 la anunciaron cuando era poco más que un boceto, ahora se sacan de la manga una D50 para pararles los pies a la 350D de la eterna competencia. De paso -¡alehop!- la D70 se convierte en competidora de la 20D. Pero mejor dejar esta conspirativa teoría para los amantes del suspense.

Uno ya no sabe qué pensar. Tal vez se trate de una prueba más del peculiar humor que se estila en las oficinas de Nikon o quizás sea que tienen una confianza ciega en las posibilidades de todos sus productos. De momento, lo que sí parece es la confirmación de que las marcas fotográficas hacen oídos sordos a las demandas de sus usuarios.

Claro que también podría ser un caso similar al de la televisión pública. Ya saben. Allí parece que el enemigo les ha colado un topo que insiste en programar a la Obregón y compañía y cargarse todo eso de la nueva imagen. En Nikon tal vez deberían empezar a sospechar de ese genio que tiene propuestas tan curiosas como éstas.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar