Opinión

Pánico digital

 
21
MAR 2005

"Oh cielos, un virus ha borrado todas mis fotos del ordenador". Al hijo, que pasaba por allí, le falta tiempo para chivarse: "Mamaaaa, que papa ha perdido todas las fotos".

Menos mal que la señora en cuestión -que sabe que su marido tampoco es un genio de la informática- ya lo tenía todo previsto. Así que se había ido a la tienda de la esquina a pasar a papel todas sus copias digitales. Qué grandes, qué colores, qué bonitas, dice el retoño traidor mientras mira a su padre con cara de desconfianza.

Nada como un poco de canguelo en el cuerpo para conseguir que la gente haga cola en la tienda para conseguir sus copias a todo color

Una trepidante y tensa historia con final feliz. Aunque al principio a mí también me pareció una de esas noticias que les encanta a los muchachos de informativos de Antena 3 -factura de teléfonos millonaria, estafas por correo electrónico, virus malvados...- resulta que no. En realidad, se trata de la última campaña publicitaria de una conocida red de establecimientos fotográficos.

Hay que reconocer que la idea no es mala. Ya nos contaba Michael Moore en sus libros y películas que la estrategia del miedo es un invento muy rentable al otro lado del Atlántico. Lo mismo sirve para justificar una invasión, recortar los derechos civiles o convencernos de la necesidad de tener un kalashnikov en la mesilla de noche. Nunca se sabe si el vecino es un peligroso terrorista.

Así que en plena reunión, al director de marketing o al creativo de la agencia de publicidad se le ocurrió la genial idea de recurrir a este viejo argumento. Nada como un poco de canguelo en el cuerpo para conseguir que la gente haga cola en la tienda para conseguir sus copias a todo color.

Ya aburren todos estos pánicos digitales, sobre todo ahora que ya creíamos superada aquella época en la que se hablaba de los píxeles como si fueran una ruleta rusa

Claro que hubiera sido más bonito apelar a los recuerdos, la emotividad de las fotos en papel, los bonitos álbumes para enseñar a la familia... Pero el tema del virus haciendo limpieza en el PC seguro que es mucho más eficaz. Teniendo en cuenta la pérdida que para muchos laboratorios ha supuesto la transición a la fotografía digital, el tema es muy serio como para andarse con tonterías.

Lo que ocurre es que ya aburren un poco todos estos pánicos digitales. Sobre todo ahora que ya creíamos superada aquella dura primera época, cuando los más aguerridos defensores del carrete hablaban de los píxeles como si aquello fuera una especie de ruleta rusa.

Digital era sinónimo de peligro, como si fuera una maldición que acompaña a toda tecnología novata y para la que el tiempo es el único antídoto

Cámaras que se cuelgan a cada momento como un ordenador, cuerpos que no son nada resistentes, baterías que nos dejan tirados en medio del reportaje, tarjetas de memoria que luego no se pueden leer, fotografías que se borran del disco duro, copias en papel que se diluyen con el tiempo... ¿recuerdan?

Da igual que hablaras de películas veladas, del show de los rayos X de los aeropuertos, de laboratorios chapuceros, de fotos mal fijadas que a los pocos años pierden el color... Digital era -o sigue siendo para unos cuantos- sinónimo de peligro. Supongo que se trata de una pequeña maldición que acompaña a toda tecnología novata y para la que el tiempo es el único antídoto.

Y respecto a lo de pasar las fotos a papel, no sé a qué están esperando. Hay que hacer algo antes de que nos pase como al del anuncio. Y nada de hacerse los listos con copias de seguridad, o grabando unos cuantos CD. He oído en las noticias que anda suelto un nuevo virus capaz de registrar toda la casa en busca de cualquier JPEG, para dejarnos sin fotos de las últimas vacaciones.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar