• "Tengo la sensación de que la D2X no es una cámara para prensa"
  • "En España, hasta hace poco, la fotografía se consideraba un arte menor"
Entrevista
JUANMA PRATS, FOTOPERIODISTA

"Cuando voy con tensión hago mejores fotos"

 
27
FEB 2005

Juanma Prats trabaja para El Periódico de Catalunya. A pesar de que ya ha superado la treintena, cuando habla de fotografía se deja llevar como un adolescente, hasta el punto de rectificar varias veces sus palabras por otras políticamente más correctas. Afirma que le encanta viajar -recuerda con especial cariño el reportaje sobre la isla de Perejil- y no se cansa de mostrar su trabajo. Prats nos recibió en su domicilio madrileño para charlar unos minutos. Al final, fueron casi tres horas.

¿Ha cambiado mucho el fotoperiodismo en los últimos años?

Como buen fotoperiodista que es, Juanma Prats cree que las réflex de hoy día ya van bien de píxeles pero todavía les falta velocidad de transmisión.
Ha cambiado bastante. Yo creo que ahora existe más presión en los distintos medios en los que trabajamos y, a la vez, más competencia, pero dependiendo del tipo de trabajo.

Por ejemplo, en las manifestaciones ahora es más fácil negociar algo con la policía que antes. La policía te incordia, te prohíbe... pero antes la policía eran palos, y a los grises no les gustaban los fotógrafos.

¿Y no te gusta hacer siempre lo mismo?

No me gusta la rutina. Sea la rueda de prensa que sea, siempre buscas la foto alternativa.

Pero algunas veces eso no es fácil. El Consejo de Ministros, por ejemplo, es siempre el mismo escenario, las mismas personas...

[Medita un rato] Se encuentra.

¿A base de hacer muchas fotos?

No, a base de mirar bien y llegar ese día con ganas. Decir "este día quiero hacer una foto diferente", y al final se consigue. Tengo fotos curiosas del Consejo de Ministros. No es fácil ni diario, pero sí que algunas veces salen fotos curiosas.

¿Cuáles son los temas que más te llenan?

Política y deportes.

¿Por qué?

Para hacer política tienes que estar muy bien informado. Si vas a un pleno, tienes que saber de qué va y qué va a surgir. Tienes que estar muy pendiente de todo, porque en un momento determinado hay un cruce y ahí está la foto del momento. Cómo se juntan, de qué pueden estar hablando, si se quieren dar la espalda uno y otro, si se cruzan... Tienes que reflejar en una foto lo que va a escribir el redactor.

Un pleno normal es aburrido, pero un pleno importante en el que somos treinta fotógrafos compitiendo por la mejor foto... eso me estimula muchísimo. Como el del Plan Ibarretxe. Esos plenos me encantan.

Foto: Juanma Prats

¿Te va la marcha y darte codazos?

Sí, me gusta. Por ejemplo, la visita de Estado de algún alto mandatario, alguien que acapare la atención de todos los medios y seamos treinta o cuarenta redactores gráficos. Esa información, en la que seguramente no tienes nada que ganar pero sí mucho que perder si te pisan la foto, me gusta.

Foto: Juanma Prats

¿Compiten también los fotógrafos? ¿No era esto cosa de jefes?

Todos estamos un poco influenciados por el medio en el que trabajamos. No es lo mismo un fotógrafo de La Razón que uno de El País o del Periódico de Catalunya, mi medio.

¿Pero realmente existe rivalidad entre los fotógrafos?

Sí. Algunas veces vas a un sitio y hay gente que va a intentar hacer mejores fotos que las tuyas para intentar colarlas en tu medio. Contra eso se compite.

Foto: Juanma Prats

Debe de fastidiar mucho cuando te cuelan una de esas fotos...

Molesta muchísimo. La mayoría de fotos de agencia que entran en el periódico las tienes también hechas tú. Y no lo entiendes, porque el prestigio del periódico baja al meter una foto de agencia y no de su fotógrafo.

Pero es una lucha perdida... A veces la foto es mejor, eso sí, pero otras veces no sale la tuya porque el redactor se iba o porque no se dieron cuenta...

Al fin y al cabo, la competencia es positiva.

Sí, es un aliciente para intentar hacer algo diferente. Yo, cuando voy con tensión, hago mejores fotos, porque voy con más ganas. Si es algo "light", normalmente hago peores fotos.

Foto: Juanma Prats

¿Cómo se cambia el chip al pasar de un mitin político a un partido de fútbol?

Pues vas y lo intentas hacer lo mejor posible, aunque no te guste tanto.

Tu evolución de equipo es interesante: Pentax, Nikon y ahora Canon. ¿Por qué el cambio?

El cambio de Nikon a Canon fue por la llegada del sistema EOS, con el que vi que no se podía competir. Yo estaba muy contento con los objetivos Nikon, con el flash... A mí Nikon me ha gustado mucho y estuve muchos años [con la marca], pero cambiar a Canon era librarme de muchas tensiones.

¿Y te quedaste a gusto?

Sí, y lo tenía que haber hecho antes.

Foto: Juanma Prats

¿Qué recuerdas de tu paso al formato digital?

Al principio, teníamos [en el periódico] una Kodak digital con cuerpo Canon que pesaba muchísimo. Sólo la usábamos para viajar, porque era impensable trabajar con ella a diario, por los colores que daba, su peso y velocidad. En los temas diarios seguíamos usando negativo.

Pero cambiasteis a cámaras más modernas.

Pasamos de la EOS-1n, que era un pedazo de cámara, a la EOS-1D. Yo pienso que tenía un enfoque mas rápido que la EOS-1n.

Foto: Juanma Prats

¿Y a nivel de calidad?

Le falta [a la EOS-1D]. A las nuevas, las Mark II [se refiere a la EOS-1D Mark II], también les falta. No están al nivel del negativo, ni en calidad ni en definición. Pero también han evolucionado las herramientas de procesado, como el Photoshop. Además, creo que el problema son los objetivos, que no están diseñados para cámaras digitales.

Foto: Juanma Prats

¿No ves más que suficientes los 8 megapíxeles de la EOS-1D Mark II?

Sí. Las casas de fotografía profesional deberían centrarse en la transmisión: más rápida, menos cables, quitarnos peso... A los que hacemos prensa diaria, lo que nos interesa es la rapidez.

Foto: Juanma Prats

¿Con cuál de tus fotos te quedas?

[Suspira y se lo piensa] No sé qué decirte.

¿Y alguna que te quede por hacer?

Luego me vas a preguntar cuál. [Ríe]

Claro.

Lo que no me gustaría es que no me quedase por hacer ninguna. Cada día aprendes más. Nos queda un montón por aprender a todos. Veo mis trabajos de hace tiempo y pienso que eran bastante malos, comparados con los de ahora.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar