Crónica
PMA 2005: CRóNICA

Pues va a ser que no

 
22
FEB 2005

La sede de Finicon fue paso obligatorio de camino al aeropuerto de Barcelona. La puerta de embarque en Ámsterdam, dirección a Orlando, era la D2. Y en el típico pasillo que conducía al avión había publicidad de Nikon. En serio.

Con todas estas señales en el largo camino hacia la PMA 2005, uno no puede dejar de pensar que en el último momento la marca amarilla y negra se sacará un as de la manga y -¡tachán!- nos cerrará la boca a todos los que andamos murmurando que si la D100 ya tiene una edad, que si la D2Hs sí pero queremos algo más...

Pero me parece a mí que a estas alturas de la feria va a ser que no. Nos vamos a quedar sin la deseadísima nueva SLR de gama media de Nikon. Y nadie parece estar dispuesto a dar pistas de hasta cuándo se prolongará la agónica espera.

De hecho, cuando formulas las dos clásicas preguntas (¿sólo 4 megapíxeles? ¿Y la D200?), el personal de Nikon tiene que hacer un acopio de paciencia para no mandarnos a recolectar píxeles a otra parte o a otro continente.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Canon, para animar el ambiente y con cierta dosis de mala leche, no se le ha ocurrido un lema mejor para la feria que "Ventaja Canon". Bien alto, bien grande. Para que se vea nada más entrar.

Y por si a alguien no le queda claro, en la antesala, justo al lado de las colas para los dichosos hot-dogs y las ensaladas desaboridas, un panel se encarga de mostrar las novedades de ambas marcas. Amarillas a un lado, rojas al otro. ¿Adivinan quién gana en longitud?

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Y es que, pese a que somos conscientes de que cantidad no es sinónimo de calidad, nuestra enfermedad nos impide asumir que ésta va a ser una feria con apenas una decena de novedades reseñables. Siendo bastante optimistas.

Es curioso, porque luego tampoco paramos de quejarnos del ritmo del mercado digital cuando toca publicar el mismo día 25 nuevos modelos o nuestra cámara ha quedado obsoleta ante la llegada de su flamante sustituta.

Así que si notamos que esta falta de titulares a cuatro columnas nos empieza a sumir en la monotonía, nada mejor que tomarse un respiro. En algún lugar del pabellón lo más transitado posible y, para integrarnos más en el ambiente, tomando cualquiera de los cientos de brebajes multicolor que se estilan mucho por aquí.

En pocos segundos, uno puede ampliar su particular colección de personajes curiosos aderezados con una buena dosis de multiculturalidad. Tenemos orientales con artilugios que en Europa no sabemos ni que existen, foráneos de pura cepa que han estrenado la primavera con sus sandalias, sus pantalones cortos y su camisa de flores o judíos perfectamente equipados con su kippa.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tampoco faltan afroamericanos e hispanos. Pero me temo que el reparto de tareas y funciones en la feria se rige en la mayoría de los casos por los mismos criterios que ahí fuera.

Luego están los cubanos, que son como los hispanos pero de primera clase. No olvidemos que esto es Florida, el estado del otro hermano Bush, y que el "enemigo rojo" está a poco más de 90 millas.

De esta interminable lista, y a falta de que aparezca alguien disfrazado de Elvis de una vez -se está convirtiendo en una obsesión- de momento me quedo con esa mujer que, según aseguraba su camiseta, había sobrevivido a los huracanes del 2004. Typical PMA.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar