Opinión

Tan "freaks" como nosotros

 
14
FEB 2005

Hace unas semanas me fui a Barcelona a una convención de Star Wars. Había personajes de todas clases, desde adolescentes con acné fantaseando con princesas en apuros y ligeras de ropa, hasta economistas cuarentones disfrazados de Darth Vader imitando el sonido de una espada láser.

El nivel de "freakismo" -permítanme la expresión- variaba según las personas; pero vaya, que muy normales no parecían (o parecíamos).

Los habitantes de QUESABESDE.COM, los más adictos al medio, somos "freaks" de los buenos

En ese viaje tuve la ocasión de conocer a un pintoresco grupo de personas. Había un vigilante de seguridad que coleccionaba libros originales de la Edad Media y se sabía el Quijote casi casi de memoria. Otro era un "heavy" hecho y derecho, con sus tatuajes y melenas, que coleccionaba figuras de G.I. Joe y cuya lucidez mental dejaba en pañales a muchos intelectuales de salón.

Si a ello unimos la afición de los ahí presentes por Star Wars, entonces tenemos -me incluyo- una panda "freak" de lo más pintado. El caso es que al terminar el día, uno de ellos se medio disculpó por el latazo que había tenido que soportar: que si muñecos para arriba, que si naves para abajo y todo eso. No me conocían y pensaban que había sido, para mí, un tostón.

Sin embargo, esa disculpa me hizo reflexionar. Y es que nosotros, los habitantes de QUESABESDE.COM, los más adictos al medio, somos "freaks" de los buenos. O visto de otra forma: tan "freaks" son ellos como nosotros.

Novedad que aparece, novedad que ensalzamos o criticamos. Qué más da que sólo sepamos el nombre o lo que la nota de prensa dice: cada uno por su lado la pondrá a caer de un burro o la subirá a un altar, según le convenga.

Novedad que aparece, novedad que ensalzamos o criticamos, y qué más da que sólo sepamos el nombre o lo que la nota de prensa dice

Después llegan las fotos de muestra y las especificaciones... y se desata la euforia: que si es poco luminosa, que si aumentando al 1000% se ven los píxeles, que si tiene ruido a ISO 1600... Y viceversa: que si da una calidad impresionante, que si es mejor que una réflex, que si su ráfaga es una metralleta... Conclusiones todas ellas sacadas de un simple folleto.

Y es aquí cuando ya corremos el riesgo de perder el interés. Nos interesa más la cámara de fotos que las fotografías que podamos hacer con ella. Sí, presumir de ráfaga está muy bien. Llevar una D2H y soltar 30 fotos por segundo le hace subir el ego a cualquier amante de la fotografía, pero si después de esos 30 fotogramas no podemos colgar ninguno en la pared...

Nos interesa más la cámara de fotos que las fotografías, cuando lo bueno es ver la foto y recordar el momento

Lo bueno es ver la foto, hoy o dentro de mil años, y recordar el momento. Poder decir yo estuve allí e hice esa foto. Igual que muchos gastan más tiempo en hacer la foto del monumento que en disfrutar del monumento en sí, si miramos una fotografía y lo primero que se nos ocurre decir es "esta foto es digital", mal vamos.

Somos un poco raros. Pero a fin de cuentas, uno es consciente de que no somos más raros que el resto. Hay quien, en lugar de criticar el diseño de la nueva compacta, crítica el peinado de la famosa de turno. Pues bueno, qué le vamos a hacer: nos gustan las cámaras.

Y si no podemos tenerlas todas, al menos hablaremos de ellas. Pero con cabeza, que una cámara jamás nos devolverá una sonrisa.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar