Opinión

¡Más ruido, por favor!

 
31
ENE 2005

Justo ahora que las mejores cámaras han conseguido eliminar el molesto moteado digital, va y se pone de moda...

Y si no os lo creéis, mirad los anuncios de las vallas publicitarias, o los de las revistas más habituales. Más tarde o más temprano encontraréis junto a las fotos de impecable color, definición e iluminación otras provocativamente ruidosas.

Un ejemplo: ¿Os habéis fijado en Nicole Kidman? Sí, ya sé que todos vosotros os fijáis siempre en la Kidman, pero yo me refiero a la foto de la campaña de Chanel de estas pasadas Navidades. Aquí tenéis una muestra:

El frasco de perfume, situado en una esquina del cartel, está perfecto, pero ella está... ¡totalmente desenfocada y llena de ruido! Si habéis visto en la tele el spot correspondiente (lo podéis encontrar con el Google), nuestra chica va huyendo por la noche perseguida por los paparazzi. Así pues, no cuesta entender que la imagen de los carteles intenta simular una foto "robada". De ahí el desenfoque y el ruido, concienzudamente provocados.

Segundo ejemplo: ¿Os habéis fijado en Tom Cruise? Sí, ya sé que todas vosotras os fijáis siempre en Tom, aunque sea tan bajito... Yo me refiero a la foto publicitaria de su última película, "Collateral", de hace un par de meses. Cruise hace de malo que va matando gente por la noche en todo tipo de tugurios.

Para captar este ambiente noctámbulo y sórdido, el director decidió utilizar el vídeo digital de alta definición en lugar de la tradicional película, con resultados simplemente fantásticos... y llenos de ruido digital. Y en la foto del cartel de la película se ve perfectamente cómo esto le da un carácter muy especial a la imagen.

Recomiendo especialmente la web de la película, abarrotada de fotos ruidosas.

¿Qué narices está pasando? ¿Ahora resulta que el ruido es bueno? Desde luego, parece un contrasentido, pero es completamente lógico. Está pasando lo mismo que vimos en su momento con la película en blanco y negro. El grano de la película tradicional no nos molesta porque lo hemos visto toda la vida en fotos malas, buenas y memorables. Como recordaba hace muy poco Iker Morán en esta misma web, a ver quién es el corto que se fija en si tiene grano o no una foto de Cartier-Bresson.

El ruido, como el grano en su momento, aparece cuando se intenta explotar hasta el límite las posibilidades de captación de luz de un medio; en este caso, las cámaras digitales. Ahora, tirar a 1600 ISO ya parece normal, y seguro que hay gente que ya explora no sólo los 3200, ¡sino forzar a 6400 y a 12800!

¿Qué narices está pasando? ¿Ahora resulta que el ruido es bueno? Parece un contrasentido, pero es completamente lógico

Y eso precisamente es lo que transmiten las fotos con ruido incluso exagerado: oscuridad, riesgo, límite.

Veamos un ejemplo. Situémonos en medio del desierto de Mauritania, a las cuatro de la mañana, junto a un piloto del Dakar que intenta arreglar su moto despanzurrada a la luz de una miserable linterna.

¿Qué foto haríamos? ¿Una con tres flashes sincronizados, trípode y una exposición larga a 100 ISO, obteniendo así la correspondiente imagen totalmente limpia? ¿O, por el contrario, una foto llena de ruido, tirada a 6400 ISO, con sólo la luz de la linterna? Para transmitir la vivencia del piloto, yo, sin dudarlo, me quedo con la segunda.

A medida que vayamos viendo fotos ruidosas memorables, como podría ser ésta, vamos a ir digiriendo el ruido como hemos digerido el grano, sin más, como otro elemento consustancial a la fotografía.

¿Le va bien el ruido a la foto de un artista de cabaret maquillándose a la luz de dos bombillas, o a la de una pareja enroscados de noche en un portal, o la de un trapecista de circo en pleno vuelo, o a la de una pelea entre jugadores en el túnel de vestuarios? Sí.

En cambio ¿le va bien el ruido a una foto de grandes dimensiones de un paisaje de montaña, con su lago y todo, o a una foto de los empleados de una empresa posando delante de su nuevo edificio, o a la del último coche de lujo? No, pero quizás...

A medida que vayamos viendo fotos ruidosas memorables, vamos a ir digiriendo el ruido como hemos digerido el grano

Las normas sólo se han hecho para romperlas, ¿no?

Y, por cierto, un consejo para aquellos "desafortunados" que se han comprado una de las nuevas réflex digitales (que no sacan ruido ni de un concierto de música heavy) y quieran experimentar: tirad a la máxima sensibilidad y subexponer dos o tres diafragmas; luego, subir los niveles en Photoshop y veréis puntitos de colores sin tener que tomaros nada.

Albert Sierra es el editor de la web Foto Imagen Digital, centrada en pruebas de cámaras digitales de gama alta y objetivos para réflex digitales.

La columna de opinión "El bisturí" se publica sin una periodicidad predeterminada.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar