Opinión

No pienses, dispara

 
20
DIC 2004

Que no cunda el pánico. Aunque podría parecerlo, no se trata de la nueva y sutil consigna del reelegido Bush. Este conciso y directo mensaje tan sólo es el lema elegido por una conocida marca para promocionar sus cámaras digitales.

Son buenas fechas para sacar el armamento pesado. Así que el departamento de marketing y el creativo de turno han echado humo hasta dar con el impactante eslogan (que no pienses, que dispares) para el anuncio de televisión.

Mientras ves a los clásicos niños y niñas súper-guays dándole caña al disparador, uno empieza a preguntarse por eso del no pensar y sólo disparar

Lo que haga falta con tal de que estas Navidades incluyamos en nuestra carta a los Reyes Magos -o al señor Noel o al Olentzero, que cada uno se organice como pueda- una de sus magníficas, abundantes y muy vendidas cámaras.

La verdad es que, pese a ser cada vez más habitual, sigue sorprendiendo ver anuncios de cámaras en la televisión. Será cuestión de tiempo acostumbrarse a las nuevas rutinas que el mercado digital ha asimilado y que antes quedaban reservadas a otros sectores de consumo mucho más dinámicos.

Así que mientras ves a los clásicos niños y niñas súper-guays y súper-modernos -la publicidad es lo que tiene- dándole caña al disparador de su compacta para captar la esencia misma de la vida, uno empieza a preguntarse por eso del no pensar y sólo disparar.

Tal vez se trata -piensas- de recalcar una de las principales ventajas de la fotografía digital. Se acabó eso de andar racionando. Ahora puedes llenar la tarjeta con cientos de imágenes, vaciarla, volver a disparar, borrar esa foto que ha salido mal y repetirla catorce veces hasta que todo el mundo salga sonriendo y con los ojos abiertos.

Está claro que a las marcas les va de perlas esta fértil costumbre de sacar muchas fotos

Está claro que a las marcas les va de perlas esta fértil costumbre de sacar muchas fotos. Para vender más tarjetas, y copias impresas, y discos duros, y discos CD para almacenar, y periféricos, y papel y... murmurarán los mal pensados. Para potenciar la creatividad de los fotógrafos, dirán otros.

Y le sigues dando vueltas al asunto mientras recuerdas aquella apasionante asignatura donde te enseñaron a buscarle siempre los tres pies al gato publicitario. Así que miras de reojo al fotógrafo compulsivo de la tele y te entran ganas de comentarle que si de lo que se trata es de captar el momento decisivo, Cartier-Bresson no necesitaba tanta tontería.

No se trata de ponernos finos y elitistas. Pero insinuar que basta con disparar para sacar una buena foto es dar alas a todos esos -hay unos cuantos, no crean- para quienes ser fotógrafo es darle al botoncito.

No basta con disparar. Ni con tener la última virguería del mercado, ni un tarjeta repleta de megas. La fotografía -también la digital- requiere pensar, y aplicar esas cosas de la composición, la medición de la luz...

No basta con disparar; la fotografía requiere pensar y aplicar esas cosas de la composición, la medición de la luz...

Pero la verdad es que en ese plan el anuncio les hubiera quedado bastante más aburrido. Algo así como "Reflexiona, mide, compón y dispara". No, definitivamente vende más lo otro.

Además, a mi ya me han convencido. Así que, sin pensarlo, me he pedido un par. Con dos cámaras a la vez seguro que tengo más posibilidades de sacar, por fin, una foto en condiciones.


Iker Morán es profesor de Fotografía digital en la Universitat Autònoma de Barcelona.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar