Opinión

Hoy presentamos una caja vacía que no puedes tocar

 
22
NOV 2004

Empezó Fotoventas, acabó Fotoventas. Cuatro días de desenfreno fotográfico diseñados para saciar el hambre "afotador" de cuanto hombre, mujer o niño quisiera pasar por allí.

Hay quien dice de Fotoventas que es la sombra de Sonimagfoto; otros opinan que es una versión castiza de Photokina; otros, que Fotoventas es todo lo que el SIMO TCI no es. Puede que todos tengan razón, o ninguno.

El caso es que, edición tras edición, Fotoventas se presenta como la gran feria donde se dan cita las novedades del sector fotográfico, aunque novedades no hay ninguna, pues Photokina se las lleva todas.

En Fotoventas se dan cita las novedades del sector fotográfico, aunque no hay ninguna, pues Photokina se las lleva todas

Sin embargo, algo hace diferente a Fotoventas, y es que las cámaras que ahí llegan, llegan de verdad. Ni prototipos en ordenador, ni maquetas, ni dibujos en un dossier. Son cámaras tangibles, que se pueden ver... pero muchas veces no se pueden ni tocar.

Cuando un fotógrafo dice tocar, no sólo se refiere a palpar, a sentir, a notar el contacto. Un fotógrafo que toca una cámara por primera vez, quiere exprimir la ráfaga, quemar la batería, hacer 20 fotos y verlas tranquilamente en su casa para sacar todos y cada uno de los defectos que pueda tener. Sí, tenemos mala leche. Debe ser genético.

Presentaciones, ruedas de prensa y demás piruetas comerciales son también pasto del demonio antiprobador que tanto asusta a los jerifaltes de cada compañía.

En la presentación en Madrid de la Nikon D2X, el compartimiento de la tarjeta estaba sellado y no se podía meter tarjeta alguna

Hace no mucho, se presentó en Madrid la Nikon D2X. Dimos cuenta de su ráfaga -enorme-, pero nos quedamos con las ganas de verla realmente en acción. El compartimiento de la tarjeta estaba sellado y no se podía meter tarjeta alguna. También pasó con Olympus, en la presentación internacional que hizo a principios de septiembre en Frankfurt. Muy bonita la E-300... dentro de una esfera de metacrilato.

Mención aparte merece la estrategia de Canon. Con los modelos citados, al menos no nos vendieron la moto -permítanme la expresión- de las buenas fotos que hacían. De hecho, ni una toma vimos. Pero en el caso de Canon... Canon se pierde en su propia prepotencia de líder fotográfico.

En la presentación de la nueva EOS-1Ds Mark II, que tuvo lugar en Madrid -amén de otras localidades de la Península- pudimos verla y toquetearla, pero no nos permitieron llevarnos el preciado trofeo: una foto de la máquina, recién salida del horno. Es un modelo de preserie, nos advirtieron. Nuestro gozo en un pozo. Las fotos seguramente no estarían bien y no harían justicia a la cámara. La vida es dura en la selva, que dice alguno.

Pero, ¡oh, sorpresa!, esa misma 1Ds de preserie que -entendimos- no ofrecía la calidad que le correspondía, fue la cámara elegida por Canon para hacernos una presentación. Que alguien nos lo explique. La cámara no está al cien por cien para que nos llevemos una foto a casa, pero sí para que el responsable de turno nos diga, con ejemplos en directo, que es la mejor del mundo...

Ya nos pueden decir que la cámara "x" es la mejor, abrumándonos con datos y estadísticas; al final, sin foto, no hay nada

Ya molesta bastante que en una presentación de un producto no te dejen catar el producto, pero peor todavía es que digan que la fruta no está madura para darte después un pedazo a probar. El pedazo que ellos quieren.

Esto me da mala espina. Y no lo digo por la 1Ds, de la que estamos seguros que será una gran cámara -por lo que cuesta, ya puede serlo-, sino porque cada vez nos toman más por tontos. Mirad que foto más bonita, pero miradla desde lejos.

Ya nos pueden los fabricantes bailar el agua diciendo que la cámara "x" es la mejor. Nos pueden abrumar con datos, estadísticas y especificaciones. Pero al final, sin foto, no hay nada. Que fulano o mengano, o quien escribe estas líneas, diga que el modelo tal es genial, tiene la misma credibilidad que Espinete en el Congreso de los Diputados, si no hay foto de por medio.

Estimados fabricantes: gracias por traer la Olympus E-300 a Fotoventas; gracias por traer la Canon EOS-1Ds Mark II; gracias por traer la H1; gracias por traer los Phase One. Gracias. Pero déjennos probar las cámaras y les daremos las gracias de verdad.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar