Actualidad

Miles de fotógrafos inundan Madrid en la quinta edición del Maratón Fotográfico

 
8
NOV 2004
Redacción   |  Madrid

Un año más, con la llegada del mes de noviembre, miles de fotógrafos aficionados y profesionales tomaron ayer las calles de Madrid cámara en ristre, dispuestos a inmortalizar todos los rincones de la capital. La excusa: 6000 euros para el primer premiado y una buena ocasión de intercambiar experiencias con cientos de auténticos fanáticos de la luz.

Aunque el día amaneció con un sol radiante y no había ningún condicionante a priori por el cual pudiera verse enturbiada la participación, los fotógrafos-concursantes contabilizados en la quinta edición del Maratón Fotográfico de Madrid se quedaron en poco más de 4000, casi un millar menos de los que la organización había previsto en su página web.

El funcionamiento, como todos los años, consistió en la captura de imágenes en tres escenarios distintos durante la mañana. En esta ocasión, se eligieron la Catedral de la Almudena, La Gran Vía Madrileña y la exposición de coches antiguos de la Plaza Mayor, que ya se encontraba en el itinerario de la cuarta edición.

Foto: Jafcor (Quesabesde)
Foto: Jorge París (Quesabesde)

Equipados con el ya tradicional gorro de fotógrafo, los cazadores de imágenes tuvieron las posibilidad de participar en varias categorías: fotografía química, digital o, como gran novedad, fotografía con teléfono móvil. Una vez finalizada la caza, a los participantes solo les queda esperar el próximo día 18 de noviembre, fecha en la que se celebrará la próxima edición de Fotoventas y que servirá como escenario para la exposición de todas las instantáneas y del fallo del jurado.

Foto: Jorge París (Quesabesde)

Por supuesto, también hubo tiempo para las pequeñas anécdotas. Por ejemplo, las tarjetas Smartmedia fueron definitivamente relegadas al olvido, no estando permitido participar con ellas. Hubo, por otro lado, quienes conocían los motivos a fotografiar antes de que se hicieran oficiales, otros que se quejaron de las molestas vallas que impedían tomar buenas fotos de los coches, y no pocos profesionales que, preguntados por este medio, se sorprendieron de la gran calidad de los equipos que los "simples aficionados" usaban.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar