Opinión

Para todo lo demás

 
1
NOV 2004

Tal vez sea una mala jugada de la resaca de Photokina. Pero el caso es que entre la vuelta al "cole" y las crónicas enviadas desde Colonia, uno le acaba cogiendo gusto a esto de darle a la tecla para hablar de fotografía. Y en eso estamos.

En aquellas tierras alemanas ocurría algo muy curioso. Después de pasarse el día entero entre cámaras, novedades, especificaciones técnicas, resoluciones, presentaciones en exclusiva, zooms ópticos y digitales y millones de píxeles, llegabas al hotel, te ponías delante del teclado y te apetecía hablar de cualquier cosa en la crónica menos de las dichosas cámaras digitales.

No, no se trata de lanzar piedras contra el propio tejado. Ni mucho menos de ponerse a hacer apología de la diapositiva, el olor del revelador y el TMAX 3200. No van por ahí los tiros.

Les cuento. El otro día, en la presentación de una nueva e impresionante réflex digital, alguien tuvo la genial idea -entre las clásicas alabanzas a la marca de turno- de reivindicar la fotografía en "soporte digital" en lugar de hablar de "fotografía digital".

Más allá de la apreciación gramatical -dejemos a la RAE ese tipo de detalles- la idea esconde un matiz que parece que muchas veces olvidamos o pretendemos obviar. Por mucho que hayamos cambiado el soporte y la técnica para registrar las imágenes, la fotografía sigue siendo eso mismo: fotografía.

Bienvenidos sean los cambios y la tecnología y las nuevas cámaras, cada vez mejores y más baratas. Pero limitar un campo tan amplio y con tantos años a sus espaldas a una cuestión de un megapíxel arriba o abajo es algo que no podemos permitir.

Por mucho que hayamos cambiado el
soporte y la técnica, la fotografía sigue
siendo eso mismo: fotografía

Así que sirva este pequeño rincón en forma de columna para hablar de todos esos aspectos colaterales que se salen del guión de la tecnología pura y dura. Al otro lado del visor (óptico o electrónico), seguro que hay un montón de temas sobre los que hablar relacionados con el mundo de la fotografía. Digital o en soporte digital, como prefieran.

Anécdotas, curiosidades, batallitas, alguna que otra pataleta digna de un libro de reclamaciones, podría ser un primer intento para hacer un índice de contenidos. Ya veremos. Sin olvidarnos de las cámaras y de las novedades, claro, que tampoco es cuestión de quitarnos el vicio de la noche a la mañana. Es más, puestos a contar, puede que incluso acabemos contando píxeles.


Iker Morán es profesor de Fotografía digital en la Universitat Autònoma de Barcelona.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar