Crónica
PHOTOKINA 2004: CRóNICA

"Live from the show!"

 
1
OCT 2004
Iker Morán   |  Colonia

Ser el evento fotográfico con mayor relevancia a nivel mundial implica muchas cosas. Ya habíamos comentado que Photokina impregna cada rincón de Colonia, y seguramente sea, junto al resto de ferias celebradas en Koelnmesse, una de las mayores fuentes de ingresos de la ciudad. Y, si no, sólo hay que comparar los precios de los hoteles de esta semana con los de la pasada o la próxima.

Además, es el punto de encuentro para todos los actores del sector: fabricantes, distribuidores e importadores, pequeñas marcas y colosos de la fotografía, tiendas... Todos ellos se reúnen durante estos días y seguro que más de un suculento negocio se cierra en los despachos que casi todos los stands tienen.

Y modelos, fotógrafos, visitantes -miles de visitantes, cada día más-, camareros, encargados de mantenimiento, limpieza y un ejército de pacientes empleados que soportan nuestras preguntas y nuestras ansias por conocer todos y cada uno de los entresijos de tal o cual cámara. La gente a veces tiene muy mala leche cuando pregunta.

Y entre todos ellos estamos los periodistas. Los que lo son, los que no, los que prueban por unos días, los que se disfrazan de reporteros intrépidos como si aquello fueran las calles de Bagdad, y los encorbatados y engominados que no sabes cómo son capaces de haber cogido y probado tantas cámaras y llevar la camisa impoluta. Ni una arruga.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Toda esta tribu se reúne en cualquiera de las dos salas de prensa que hay en Photokina, separadas por una distancia considerable, por cierto. Allí sólo se puede acceder con la acreditación de prensa que se obtiene el primer día -si consigues demostrar que en efecto estas allí en representación de algún medio y que no es una cuestión de aburrimiento- o que envían previamente a los más aplicados en las cosas de la burocracia. La organización, cómo no, impecable.

Además de unas taquillas -siempre ocupadas- y una bendita consigna en la que van acumulándose las toneladas de dossieres de prensa que se recopilan a lo largo del día, cada fabricante dispone de un espacio donde coloca sus notas o fotografías para los medios. Una especie de self-service de la información que cada mañana es recomendable recorrer antes de empezar la caminata.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La dinámica de trabajo ya es cosa de cada uno. En la sala de ordenadores -la velocidad y facilidad en el tema de acceso a Internet nos vuelve a recordar que estamos en Alemania- es fácil distinguir quienes trabajan para un medio impreso y quienes lo hacen para una página web. Ya se sabe que el ritmo que llevan estas últimas requiere inmediatez para poder publicar las informaciones antes de que caduquen. O antes que la competencia, que eso siempre hace ilusión.

Así que los que van más acelerados en esto de contar su vida en Photokina a golpe de teclado o que miran nerviosos el reloj mientras se van transmitiendo las fotos recién sacadas, seguramente publiquen con unas www delante. Todo ello sin olvidar a los compañeros que desde los estudios centrales se encargan de adecentar lo que enviamos nosotros, los del "Live from the show!", que suena súper "fashion".

Aunque, seamos sinceros: después de recorrer unos cuantos kilómetros de marca a marca viendo cámaras, ruedas de prensa, presentaciones y recopilando novedades, lo que apetece es quedarse en la cafetería a comentar las mejores jugadas en lugar de ir a la sala de ordenadores. Ya lo escribiré esta noche, piensas. Además, aquí, la comida y el café son más baratos que en el resto de la feria. Un detalle.

Artículos relacionados (4)
Crónica
04 / OCT 2004
Crónica
30 / SEP 2004
Crónica
29 / SEP 2004
Crónica
28 / SEP 2004
Más artículos relacionados
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar