Actualidad
LA REVOLUCIóN DE LA ALTA DEFINICIóN

¿Qué es y qué aporta el HDV?

 
14
SEP 2004

La presentación, hace apenas una semana, de la Sony HDR-FX1 podría convertirse en el detonante para que muchos aficionados a la imagen digital se interesen por conocer más de cerca el futuro de la alta definición, que en estos momentos pasa por la adopción de soluciones como el HDV. Un nuevo formato de vídeo digital destinado, en principio, al usuario doméstico y semiprofesional, capaz de superar las limitaciones de la señal de televisión convencional y más acorde con los últimos dispositivos de imagen.

Estados Unidos y Japón -la meca de la producción cinematográfica y la cuna de la tecnología mundial- son países punteros en la expansión de la producción y emisión de contenidos de alta definición. Países en los que, gracias a la relación directa entre los cambios experimentados dentro de la industria audiovisual -como el cine digital o la posproducción digital- y el espacio que crece en los hogares para su disfrute, existe ya una creciente oferta y demanda de contenidos de alta definición o HD (del inglés High Definition).

Ese nuevo espacio comercial para la alta definición doméstica es el que ha llevado a cuatro fabricantes de la talla de Canon, JVC, Sharp y Sony, a desarrollar conjuntamente el primer estándar para el vídeo digital HD semiprofesional: el HDV.

¿Alta definición?
Si ya hace tiempo que visionamos nuestros monitores de ordenador a resoluciones de más de 1024 x 768 píxeles, ¿por qué vemos todavía la televisión en una pantalla de 720 x 576 píxeles (el denominado estándar PAL)?

La evolución electrónica y la informática evidencian cada vez más que la veterana imagen de televisión convencional (NTSC o PAL) necesita una jubilación a corto plazo. No en vano, se trata de una arquitectura tecnológica desarrollada hace décadas, muy lejos de la incorporada hoy día en aparatos como las pantallas de plasma o los proyectores de vídeo.

Y es que, si bien la estabilidad y calidad de reproducción de la imagen y los sistemas de distribución de señal de TV se han beneficiado de los avances de la era digital, la asignatura pendiente es ahora aumentar la resolución y asimilar el formato panorámico original del cine. Una limitación que, gracias a los algoritmos de compresión de vídeo digital (MPEG2), deja de ser técnicamente crítica porque el almacenamiento, la reproducción y la grabación de imágenes pueden gestionarse con soltura.

Así las cosas, el HDV plantea un esquema de funcionamiento práctico y fácilmente asumible, tanto por el consumidor como por los fabricantes. En definitiva, un término medio entre los sistemas de producción HD profesionales (HDCam de Sony y DVCPro HD de Panasonic), de coste inalcanzable para los ciudadanos de a pie, y la razonable calidad y fidelidad del vídeo DV (MiniDV, DVCam o DVCPro).

El HDV se basta de las conocidas y extendidas cintas MiniDV convencionales para grabar secuencias de vídeo MPEG2 de alta calidad. Unas secuencias que pueden tomar dos configuraciones de cuadro y dos de exploración de imagen, pero siempre con aspecto 16:9.

HDV (especificaciones PAL y NTSC)
Vídeo
Número de píxeles 1280 X 720 1440 X 1080
Señal de vídeo * 720/60p, 720/30p (NTSC)
720/50p, 720/25p (PAL)
1080/60i (NTSC)
1080/50i (PAL)
Relación de aspecto 16:9
Compresión MPEG2 Video
Frecuencia de muestreo para la luminancia 74,25 MHz 55,7 MHz
Formato de muestreo 4 : 2 : 0
Cuantización 8 bits (luminancia y crominancia)
Tasa de transferencia tras la compresión 19 Mbps, aprox. 25 Mbps, aprox.
Audio
Compresión MPEG1 Audio Layer II
Frecuencia de muestreo 48 kHz
Cuantización 16 bits
Tasa de transferencia tras la compresión 384 kbps
Modo Estéreo (2 canales)
Interfaz
Tipo IEEE1394 (MPEG2-TS)

* "p", de "progressive", se corresponde con la exploración progresiva (un cuadro de imagen entero por cada exploración); "i" (interlace) se corresponde con la exploración entrelazada (un campo de imagen por cada exploración). Un campo de imagen es la mitad de un cuadro (líneas pares o impares). Información proporcionada por Sony.

Según sus desarrolladores, el formato HDV dispone de algoritmos MPEG2 especiales que hacen posible la reproducción de las secuencias grabadas a velocidades diferentes de la habitual (avance rápido y cámara lenta). Además, incluye un sistema de corrección de errores más sofisticado que el especificado para el formato DV-SD (Standard Definition), pensado para minimizar las pérdidas de datos y los consiguientes "drops".

¿Para cuándo?
Aquí, en el viejo continente, el HDV toma sentido dentro -y sólo dentro- de la plataforma global de alta definición que los fabricantes pretenden instaurar de forma paulatina, en un plazo de tiempo todavía indefinido.

Porque lo cierto es que ni las infraestructuras actuales (en Europa aún no se ha consolidado la señal digital terrestre o el cable) ni el nivel de ajustes requeridos para el afianzamiento y la expansión de negocio (la rentabilización de los costes de producción audiovisual y de las instalaciones de emisión y distribución de contenidos HD, la renovación paulatina del parque de televisores y aparatos relacionados, etc.) parecen estar listos para la implantación de la alta definición.

En términos tecnológicos, por contra, bien puede decirse que la HD está a la vuelta de la esquina.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar