• "Buscamos el ángulo más impactante, perspectivas imposibles"
  • "El límite lo pone la óptica, no el sensor"
Entrevista
MATIAS NIETO, FOTóGRAFO DE CINE

"De las cinco mil fotos hechas en una película, sólo se usan veinte"

 
25
JUL 2004

Pasada ya la treintena, Matias Nieto es uno de los escasísimos fotógrafos de cine que hay en España. Foto-fija es el nombre técnico de su quehacer. Autodidacta al principio y con estudios en el extranjero después, Nieto ha tocado varios palos fotográficos. Pasó de fotoperiodista en la Agencia Cover al mundo del cine casi sin darse cuenta, y dice sin pensarlo que no se arrepiente del cambio. QUESABESDE.COM habló con él esta semana, pudiendo constatar que detrás del objetivo también hay una excelente persona.

¿Cuál es la tarea de un fotógrafo de cine?

Nieto nos confiesa que ya se ha acostumbrado a trabajar sin flash. El botón de disparo de la cámara también lo neutraliza, sirviéndose en este caso de una caja insonorizada.
Un foto-fija hace todas las imágenes de la película que se van a usar principalmente -aunque no exclusivamente- para la promoción: carteles, anuncios en prensa, fotocromos, Internet, DVD... para todo. Puede haber algo más concreto, pero básicamente es eso.

¿No da un poco de rabia ver tus fotos por todas partes y ninguna de ellas con tu firma?

Estoy acostumbrado. Los fotógrafos de cine somos posiblemente los que hacemos las fotos más conocidas, pero los autores somos desconocidos. ¿Quién conoce el autor de la foto de Marilyn [Monroe] con la falda levantada?

¿Cómo viviste el paso de la fotografía de prensa a la fotografía de cine?

Como cosas muy distintas. La prensa es algo diario e inmediato. En el cine estás dos meses, tres meses... También puedes hacer algún reportaje así, en prensa, pero es distinto. Además, en cine eres uno más del equipo, trabajas en un equipo grande.

En prensa haces un reportaje de dos meses y lo más importante es el reportaje. En cine haces una película de dos meses y lo importante es la película. Eres sólo parte del engranaje. Como trabajo fotográfico es muy gratificante.

¿Echas de menos la ajetreada vida del fotógrafo de prensa?

No, se echan de menos otras cosas. Por ejemplo, el poder cambiar: un día haces política y al otro haces algo cultural. Pero no, yo no lo echo de menos. Fíjate que hay muchas cosas que en prensa son muy difíciles; dependes de muchos factores y eso, fotográficamente hablando, resulta muy difícil. En cine tengo mucha más libertad, más tiempo... Soy más yo mismo.

Foto: Matias Nieto

Has trabajado muchas vertientes de la fotografía: ¿Qué tienen en común todas ellas?

Moda, foto industrial, prensa... todas son fotografía. Unas tienen un interés y otras, otro, pero una buena foto es importante en prensa, en un bodegón...

Terminaste aterrizando en el mundo del cine... ¿Cómo fue eso?

Por mi trabajo de prensa había ido a festivales y conocido a gente, y me pareció interesante. Estando en [la agencia] Cover me plantearon cubrir una pequeña película. Quise hacerlo de principio a fin, y me gustó mucho. Tanto, que me tiré de cabeza a ello y a partir de ahí...

¿Qué dinámica de trabajo sigues en el rodaje de una película?

Cada película es distinta, pero se parecen. Tú te lo montas todo. Salvo en ciertas películas, eres independiente. Tienes que leer el guión, hablar con el director, con el productor, ver qué quieren... A partir de ahí, enfocas tu trabajo. Son muchas fotos en una película, y hay que tenerlo pensado.

Foto: Matias Nieto

¿Cómo es, técnicamente hablando, tu trabajo?

Cada uno tiene su manera. Hay gente que trabaja en los ensayos, otros hacen la foto después de rodar, otros -yo incluido- fotografían mientras se rueda.

¿Utilizas flash?

Generalmente no se usa el flash, porque hay una iluminación de escena y el flash la rompería. Estás contando algo que es inventado, y romper ese ambiente... Ya casi no uso el flash, he aprendido a no usarlo. Es muy gratificante, porque algunas veces es difícil y te lo tienes que trabajar.

Pero si estás con poca luz...

Que estén quietos, velocidades bajas, pillar el momento en que puedes congelar la imagen, poner la escena un poco a tu favor... Aparte, claro, de trabajar con unos buenos objetivos ultra-luminosos.

También debe resultar molesto el clic de la cámara, cuando se rueda...

Sí. Yo tengo una caja insonorizada: tengo la cámara dentro y no suena. El clic molesta. Hay que estar en silencio absoluto, porque se oye todo. Si un actor está llorando, no puedes estar haciendo fotos, ni nada... El actor está trabajando y no puedes desconcentrarle.

Foto: Matias Nieto

Foto: Matias Nieto

¿Cuántas fotos pueden caer en una película?

Cuatro o cinco mil, en una película de dos meses. Pero depende de si tiene mucha acción o no. Imagínate que es una película de sólo dos personas hablando en una habitación, o una de época... Por ahí, más bien cuatro mil.

Y de esas, ¿cuántas quedan?

Yo hago una selección de unas ciento cincuenta imágenes, y de esas quedan al final unas veinte.

Con la aparición del DVD comercial y los contenidos extra que suelen incluirse, ¿has notado un aumento en tu cantidad de trabajo?

Algo, pero muy poco. No tanto como me gustaría, porque son cosas que se plantean después.

Foto: Matias Nieto

Háblanos de tu equipo.

Básicamente, 35 mm y ópticas normales: un angular, un normal y un tele corto. Todos ellos ultra-luminosos. En ocasiones también utilizo teles largos. En películas de acción, uso mucho el disparo por radio. Y con respecto a la película, utilizo diapositivas de mínima sensibilidad: 100 ASA, o algo así.

¿Qué cámara utilizas?

Nikon.

¿Por qué?

Porque es la que usaba siempre.

¿Trabajas también en formato digital?

Sí, y también con Nikon. Tengo una D100 y una D1X

¿Qué me dices de ellas?

No son ideales, pero no hay ninguna cámara digital ideal. Te adaptas a ellas.

¿Cómo ves esta tecnología?

Hay cosas mejores y peores. Hay diferencia, a la hora de trabajar.

¿Con qué se trabaja mejor?

Los dos formatos son similares. En ciertas situaciones, me funciona mejor el digital, y en otras la diapositiva. En situaciones de poca luz, me gusta más el formato digital, o tirando a alta sensibilidad.

¿Qué relación hay entre el actor y el fotógrafo?

Es muy importante. Sobre todo, ahora que hay actores que no son actores. Tienes que hablar con ellos para que el actor te ayude, tenerle contento. Es una simbiosis que tiene que funcionar.

Has trabajado con muchos directores y actores importantes. ¿Abruma tanto "famoseo"?

No, trabajas con ellos, y resulta distinto que verlos en la calle. Además, trabajas para ellos, haces una película junto a ellos y tiene que haber complicidad. Si estás trabajando con ellos, ellos también son obreros como tú.

¿Recuerdas alguna película con especial cariño u odio?

Odio, no. Recuerdo con cariño "Tesis", el "Corazón del guerrero", "Fugitivas"... y muchas más.

¿Algún rodaje especialmente duro?

La dureza no suele ser mala, incluso suele ser gratificante. Pero hay algunas películas que prefieres olvidar, aunque suele ser por otros motivos, por desencuentros personales o cosas así.

Foto: Matias Nieto

¿Has hecho alguna foto a la que le tengas un especial aprecio?

No, hay muchas de las que tengo recuerdo, pero ninguna en particular.

¿Y la que te queda por hacer?

Por hacer me queda mucho. La cuestión es si se puede hacer. No he encontrado aún una foto donde cuente un poco todo lo que ocurre en un rodaje... Sintetizarlo todo en una foto, el delante y el detrás de la cámara... Una imagen que cuente todo lo que está pasando en esos dos mundos es lo que más me sigue interesando y quizás no se pueda hacer.

Etiquetas
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar