• "He utilizado todo un carrete para una sola escena"
  • "A pesar de que son trucos, las explosiones impresionan"
Entrevista
ANTONIO DEL SOLAR, ASTROFOTóGRAFO

"No dormí en tres o cuatro días para seguir al cometa Yakutake"

 
27
JUN 2004

Antonio del Solar fotografía el cielo. Como si de un colegial se tratara, hablar con él sobre astrofotografía es verle brillar los ojos y sentir como el entusiasmo y la pasión por una afición rezuman por todas partes. Peinando canas ya, y con lo que el peso de la experiencia le permite -no en vano, es el fotógrafo del Planetario de Madrid-, Antonio del Solar ha charlado con QUESABESDE.COM en su negocio de reparación de equipos fotográficos de la madrileña calle Santa Feliciano. Entre miles de diapositivas y decenas de cuerpos de cámara, esto fue lo que nos dijo.

¿Qué diferencia hay entre mirar al cielo y fotografiar el cielo?

Del Solar rodeado de innumerables diapositivas y equipo fotográfico. El astrofotógrafo tiene muy claro que la fotografía digital todavía no ofrece una calidad equiparable a la química.
Que cuando vuelves a casa tienes... todo esto [nos señala una enorme colección de disapositivas]. Te lo pasas de miedo viendo todo lo que has hecho la noche anterior.

¿Cómo se comienza en una afición tan particular como es la fotografía astronómica?

Comienzas con los prismáticos, el telescopio... pero empiezas a coger la idea de que aquello que ves lo quieres mantener no solamente en la memoria, sino también como algo físico, y es entonces cuando empiezas a tirar con la cámara.

Hablemos de equipo: ¿Qué hace falta para que un aficionado haga estas fotografías?

A nivel de aficionado salen fotos preciosas con un trípode y una cámara con modo B, pero que no sea electrónica. Las electrónicas consumen muchas pilas reteniendo el obturador. A tirar primero, pero sin seguimiento. Eso ya viene después, cuando se compran un telescopio.

¿Cómo está la fotografía astronómica a nivel de aficionado?

Nos movemos dentro de las agrupaciones. Cuando nos reunimos en plan nacional vamos como pescadores, presumiendo de lo que cada uno ha hecho. La calidad es muy aceptable. Tenemos material bueno, bueno... y somos aficionados.

Es cierto que hay astrofísicos incluso en la Agrupación Astronómica de Madrid, pero van en plan de aficionado, no van presumiendo de que son astrofísicos. Poco a poco, hemos ido logrando calidad aceptable en las fotos, sobre todo gracias a las películas.

¿Gracias a las películas?

Las películas han ido quitando grano. Antes, si dabas mucho tiempo, salía grano y había que hipersensibilizar películas para evitarlo. Hoy día, un película de 100, 200 ó 400 ASA equivale a las antiguas de tres mil y pico ASA. Aun siendo alta la sensibilidad, el grano es muy fino. Pero cuando pasas de 800, ya sale mucho grano y afea muchísimo. En el cielo se detecta rápidamente cuando hay más cosas de las que debería haber.

Foto: Antonio del Solar

¿Hay que ser paciente para hacer este tipo de fotografía?

Sí, sí... Sin duda. Las cámaras digitales nos han solucionado muchos problemas en cuestión de tiempo. Antes, cada fotografía, entre preparación y toma, te exigía unos diez o doce minutos. Fotografiar la Luna y el Sol es instantáneo, porque hay mucha luz; puedes tirar incluso a 1/250 [de segundo], pero cuando quieres capturar el cielo profundo con las estrellas muy bien definidas, tienes que tomarte tiempo. Y, además, tienes que hacer un seguimiento con los telescopios.

¿Qué significa hacer un seguimiento?

Seguimiento es seguir las estrellas. Tienes que tener una estrella de referencia en la retícula del telescopio para que las estrellas te salgan nítidas. Los telescopios tienen motores y mandos que corrigen la velocidad de "ascensión-recta" y de declinación, y que sirven para ir siguiendo las estrellas y que no salgan trazos, sino el puntito de cada una de ellas.

¿Cómo es una jornada de fotografía astronómica?

La mayoría de las veces aprovechas toda la noche. No vas para una cosa; haces y te vuelves. El cielo es tan cambiante que siempre haces algo nuevo: una constelación que sale, otra que nace...

Pero el cielo siempre es el mismo...

No, no es así. Hay muchas cosas que nunca son lo mismo. El cielo nunca es lo mismo, por ejemplo, por su calidad: puede haber calima, puede haber viento... En cuanto le des un poco más de tiempo o un poco menos, la foto cambia. Esa pequeña diferencia de tiempo ya le da otro tono a los colores.

Una cosa es lo que vemos y otra lo que sale en la foto, y a simple vista, muchos colores de las estrellas o de las nebulosas de emisión no se ven. Ni siquiera mirando por el telescopio.

Se va a ciegas a hacer fotos, entonces...

Tú no vas con un fotómetro a medir. Haces un calculo y dices: "Diez minutos", y luego pruebas con un poco más o un poco menos. Una noche a lo mejor tienes una zonas con nubes y no puedes tocarla... O tienes una población, y hay mucha contaminación lumínica... No puedes llegar y decir: "Voy a hacer tal". Primero llegas, y cuando llegas, ves, y dices: "Voy a hacer..." Salvo cometas o cosas así, no hay preparación posible.

Foto: Antonio del Solar

¿Por qué lugares se mueve un astrofotógrafo?

Lejos de las poblaciones. Hacia Valencia, hacia el Oeste, o Extremadura, el Escorial, Burgos... depende del objetivo de que se trate. Nos vamos para evitar Madrid. La contaminación luminosa de Madrid se ve desde los 200 kilómetros.

Hacer fotografía de este tipo en la ciudad... ¿es imposible?

Imposible. Ahora han salido unos filtros muy buenos contra la polución lumínica, y se podrían usar en ciudad... pero con unos resultados que no son comparables a lo que puedes conseguir en el campo. La mezcla de luces de las ciudades estropea mucho. Si necesitas hacer algo, aunque sepas que te va a salir mal, de acuerdo. Pero para hacerlo bien te tienes que ir.

¿Cuántas fotos caen en una noche?

Yo uso varias cámaras: hasta cuatro encima del telescopio y otras tantas en un trípode con el obturador abierto. Más o menos serán unas 25 ó 30 fotos por cada cámara del telescopio, lo que da unas 100 ó 150 fotos por noche.

Y de esas, ¿cuántas son buenas?

Buenas, buenas... normalmente la cuarta parte. Un pequeño movimiento... el viento, una patada en el trípode... cualquier vibración en el telescopio es suficiente para estropear la foto. Enseguida sale un trazo, ya no sale un punto.

¿Cómo se ha vivido estos días el tránsito de Venus [el paso de Venus por delante del Sol, observado desde la Tierra]?

Fue estupendo. Un espectáculo impresionante que hemos tenido la suerte de poder ver. Desde España pudimos ver la entrada y la salida. Unos lo veían empezado; otros no veían el final... Tomamos datos de todo tipo, incluso datos profesionales de los contactos, que es cuando está Venus dentro y se separa del Sol. Todo esto está tomado. Lástima que no había manchas en el Sol, sino habría sido el doble de espectacular.

Foto: Antonio del Solar

¿A qué es comparable el transito de Venus?

Sólo a un eclipse total de Sol. Sólo eso está por delante de un tránsito.

¿Qué precauciones hay que tomar para hacer este tipo de tomas?

El peligro del Sol es siempre el mismo y hay que tenerle mucho respeto. No se le debe mirar con nada que no sea un filtro de polímero, que deja pasar sólo una cienmilésima parte de la luz que nos llega. El Sol hace mucho daño al ojo rápidamente, y el filtro debe ir siempre en la boca del aparato a usar, nunca detrás.

¿Qué equipo fotográfico utiliza?

Tengo, entre otros, un gran objetivo: un 300 mm f2.8. No lo uso con duplicador, porque lo que interesa es tirar al primer diafragma.

Hoy día, con la fotografía digital, hay mucha gente que no quiere los objetivos grandes por el peso. Es una buena época para comprar este material de segunda mano. Para la fotografía astronómica es magnífico. No hacen falta pilas, ni nada... Además, la calidad de la óptica antigua es mucho mejor que la de la óptica moderna, que son todo zooms.

Yo tengo desde el 300 mm para abajo: 180, 135, 55, 24, 16 mm y un ojo de pez de 8 mm. Y, en cuerpos, ahora uso cámaras con motor para evitar la carga y las vibraciones de la carga. Diez o doce cuerpos tengo.

¿Qué opina del formato digital?

Ha venido a dejarnos hacer cosas que antes no podíamos. Hacer un seguimiento durante mucho tiempo era difícil; ahora es más fácil. Calidad aún no tienen. Si te lo enseñan, dices: "Qué bonito". Pero si te ponen al lado una copia de película, entonces se ve que no tienen nada que ver. Y eso que están saliendo [cámaras] digitales de gran calidad.

Además, ya se usan CCD que hacen el seguimiento. Se fijan en una estrella y cuando ésta se mueve de un píxel a otro activa los motores. Pero eso no tiene mérito, claro. El mérito es tirarte diez o doce minutos sin quitar el ojo de un ocular... y no estropearlo, porque a lo mejor en el último momento le das un golpecito y te cargas la foto.

¿Con qué foto, de las miles que ha hecho, se queda?

Con las del Yakutake, que fue un cometa que pasó muy cerca de la Tierra. Le hice un seguimiento que fue un sacrificio físico enorme. No dormí en tres o cuatro días... Poderlo hacer fue impresionante.

Foto: Antonio del Solar

¿Y la que le gustaría hacer?

Yo creo que ya está hecha... Tenía mucha ilusión en lo de Venus, porque el eclipse total ya lo vi en Zambia hace tres años, y es el espectáculo astronómico más bonito que puede presenciar el ser humano.

Permítame una frivolidad: ¿Ha fotografiado algún ovni?

Los ovnis no existen.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar