• "Primero es el objeto y luego la fotografía"
  • "No dormí en tres o cuatro días para seguir al cometa Yakutake"
Entrevista
RAMóN LARRAMENDI, EXPEDICIONARIO DE LAS REGIONES POLARES

"He utilizado todo un carrete para una sola escena"

 
6
JUN 2004

Si Agni es el dios indio del fuego, sin ninguna duda, Ramón Larramendi es el madrileño dios del hielo. Nadie como él conoce los Polos de nuestro planeta. Ha participado en múltiples expediciones y ha vivido seis años en las regiones polares. Conoce y habla el idioma esquimal y es el inventor del catamarán polar. Por si fuera poco, Ramón Larramendi ha inundado Internet de impresionantes fotografías de este desconocido mundo helado. Gracias a la colaboración del madrileño bar de copas Djénné, donde Ramón da actualmente algunas conferencias, QUESABESDE.COM departió recientemente con él sobre el frío y -cómo no- sobre la fotografía.

La curiosidad me está matando: ¿Cómo es el Polo?

Ramón Larramendi conoce bien los inconvenientes de utilizar una cámara digital en bajas temperaturas. Uno de los efectos más conocidos es el que nos comenta: el rápido agotamiento de la batería.
Hasta que no lo vives, no se puede explicar cómo va aquello. Es algo un poco alejado de los estereotipos que tenemos de los esquimales, aunque es cierto que se vive de la caza y que cada uno depende de sí mismo. Los esquimales son muy solidarios y comunitarios; además, siempre están sonriendo y son muy alegres.

¿Qué se le pasa por la cabeza a una persona cuando piensa en ir por primera vez al Polo?

Lo difícil es comenzar. Con 19 años, hice un viaje a Islandia que salió de milagro por motivos económicos. Tuve suerte de que la Comunidad de Madrid, y también el Ayuntamiento, me dieron su apoyo en forma de dinero.

Desde luego, hacer estos viajes no debe ser barato... ¿Cómo te finanzas?

Ahora ya tengo una agencia que organiza viajes a las regiones polares: Tierras Polares. De eso vivo. Conseguir subvenciones hoy día es casi imposible.

¿Cómo surgió la genial idea del catamarán polar?

Simplemente surgió. Pensé que si una cometa tira de una persona, también puede tirar de un trineo, y si el trineo es pequeño, también puede ser grande, y si es grande, también puede llevar una tienda. En realidad, el diseño está basado en un diseño esquimal.

Sin embargo, la utilidad de este invento no ha pasado desapercibida.

Ya hay siete prototipos que han llamado la atención de las comunidades científicas que estudian los Polos, sobre todo por su limpieza. En el Polo, no puedes modificar lo más mínimo el medio ambiente, y con el catamarán polar la contaminación de cualquier tipo es nula.

Foto: Ramón Larramendi

Foto: Ramón Larramendi

Tu catamarán cambiará la exploración en el futuro inmediato, pero: ¿Qué ha cambiado en éste en los últimos tiempos?

El GPS lo ha cambiado todo. Ya no puede hablarse de orientación. La orientación no existe.

Las cosas no son ya como en tiempos de Amundsen, ¿no?

La exploración de hoy no es en absoluto comparable con la de antes. Amundsen era perfecto.

Sin embargo, la historia que más se recuerda es la de Scott...

El problema es que Amundsen lo hizo demasiado bien. Lo hizo todo tan perfecto, tan fácil, que los medios de la época se centraron en Scott. Scott tuvo mucho más drama y mucho más eco mediático.

Foto: Ramón Larramendi

¿Y de la montaña? ¿Qué nos cuentas?

La montaña me atrae menos. Hoy día está un poco masificada, y en realidad hay que tener una mentalidad diferente.

¿Qué opinión te merece el cambio climático, ahora tan en boga?

Es un tema muy confuso. Aparentemente, hay un cambio climático, pero si lo pensamos, nos damos cuenta de que en cada siglo hay un cambio climático... Esto es una lección de historia climatológica que hay que tratarla en su dimensión histórica, y precisamente dimensión histórica, en climatología, no tenemos.

¿Y el Protocolo de Kyoto?

Me parece bien. La contaminación no tiene sentido.

Supongo que en tus viajes habrás visto paisajes espectaculares.

Se ven paisajes increíbles: zonas costeras, icebergs, playas de arena fina... es todo muy espectacular.

Foto: Ramón Larramendi

¿Llevas cámara?

Lo lógico es llevar siempre una cámara.

¿Qué equipo fotográfico sueles utilizar para las expediciones?

Lo normal es llevarse una cámara pequeñita para mí, y luego, si acaso, una réflex grande. Y también cámaras de vídeo.

¿Cómo se comportan las cámaras en el polo?

La electrónica sufre mucho.

¿Digital o de carrete?

De película: da más calidad. Las digitales aún están poco probadas en el Polo y fallan. El frío gasta rápidamente la batería de una digital.

¿Y haces fotos como recuerdo o como documento?

Más que nada como recuerdo, aunque a veces he utilizado todo un carrete para una sola escena.

¿Te consideras fotógrafo?

No me considero un fotógrafo, pero ya que voy...

Foto: Ramón Larramendi

Para terminar, nuestro par de preguntas obligadas: ¿Con qué foto te quedas?

Es difícil elegir... Probablemente, con alguna de los primeros viajes.

¿Y qué foto te gustaría hacer?

Ninguna en especial, ya he estado en todos los lugares donde he querido estar.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar