• "La portada del New York Times me la hicieron con digital"
  • "Primero es el objeto y luego la fotografía"
Entrevista
ADOLFO BALTAR, FOTóGRAFO DE PARTIDO

"En fotoperiodismo el equipo importa, y mucho"

 
16
MAY 2004

Adolfo Baltar se pasa el día pegado al Presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Cuenta 30 años y es el fotógrafo oficial del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). No aparenta su edad, y habla durante la entrevista como un chaval que llega al colegio por primera vez. Justo después de celebrarse la primera sesión de control al gobierno, Baltar ha reservado un hueco para charlar de fotografía con QUESABESDE.COM.

Cuéntanos: ¿Cómo se mete uno donde tú estás metido?

Aun siendo un profesional de la fotografía, Adolfo Baltar se sirve en su trabajo de una máquina réflex digital para aficionados.
Lo mío fue estar en el lugar adecuado en el momento justo. Yo trabajaba en el partido, en las oficinas. Sabía que el partido había estado sin fotógrafo durante un año, pero no sabía por qué.

El caso es que yo sabía de fotografía, había dado algunos cursos y había estudiado Ciencias de la Imagen, pero nada más. Uno de mis jefes se enteró de que sabía de fotografía y me propuso empezar a hacer fotos para el partido.

Empezar en este sitio casi "sin saber" del oficio debe ser difícil, ¿no?

Sí... De hecho, las primeras fotos no salieron muy bien, pero a pesar de todo siguieron confiando en mí hasta que fui haciendo fotos publicables.

Tampoco fue fácil empezar a hacer fotos de prensa sin tener al lado a un fotógrafo que me guiara, pero el hecho de trabajar al lado y fijarme mucho en los grandes fotógrafos de prensa de Madrid ha sido una escuela formidable... y lo sigue siendo.

¿Cuál es tu cometido?

Yo, en realidad, soy el fotógrafo de la revista "El socialista", pero la verdad es que hago fotos para todo el partido. Cubro los actos del partido o donde van algunos de sus miembros.

¿Tus fotos son para la prensa?

No... bueno, a veces. Yo hago fotos para uso interno: la revista y eso. Pero a veces, si algún fotógrafo llega tarde a algún acto, pues yo le paso las fotos.

Vamos, que eres un fotoperiodista más, ¿no?

No exactamente. Un periódico puede que necesite otra foto distinta de la que puedo necesitar yo. No es igual, pero se parece.

Foto: Adolfo Baltar

¿Cómo llevas con el resto de fotógrafos el hecho de identificarte abiertamente con un partido? Algunos de ellos trabajan para medios de tendencia política opuesta...

Bien. Yo, la verdad, no tengo problemas con nadie. A nivel de fotógrafos, casi no hay diferencias. Poco importa que un medio sea más de derechas o de izquierdas. Yo, con, Connie Santos, de La Razón, me llevo muy bien.

¿Y con los fotógrafos del Partido Popular?

De hecho, ni los conozco, pero supongo que habré coincido con ellos varias veces.

Foto: Adolfo Baltar

¿No resulta un poco aburrido hacer siempre las mismas fotos, a las mismas personas y en los mismos lugares?

Con el tiempo aprendes a ver a las personas de otra forma. Los conoces y te conoces sus gestos, sus formas de moverse. Se crea frecuentemente una complicidad entre ellos y yo. Me comentan cosas, me dicen si una foto les ha gustado, si no, si les he sacado bien o mal...

Los políticos no son famosos por su buen físico... ¿Consigues sacarlos guapos?

Como te he dicho antes, hay una complicidad especial. A Micaela Navarro [consejera de la Junta de Andalucía] y a Lentxu Rubial [senadora], por ejemplo, siempre las saco bien. Puede que sea porque les he hecho fotos desde el principio y siempre me han tratado con confianza y cariño, y a pesar de que las primeras no eran buenas, tuvieron paciencia conmigo.

Otros políticos, como la actual Vicepresidenta del gobierno, no son especialmente fotogénicos...

La Vicepresidenta, Teresa Fernández de la Vega, siempre tiene una sonrisa para mí. [Ríe] ¡Y a mí sí que me parece fotogénica!

Foto: Adolfo Baltar

¿Cómo has vivido el hecho de pasar de hacerle fotos a un diputado a hacerle a un Presidente?

Lo viví dos veces. Primero, con Rafael Simancas [portavoz socialista en la Asamblea de Madrid], que fue "Presidente por un día", y luego con Zapatero. Fue realmente emocionante, porque en ambas no sólo me sentía fotógrafo: también compartía con ellos la felicidad de tanto trabajo pasado y tanta tensión, y la magia de ese momento. Inolvidable.

Hablemos de tu equipo: ¿Qué utilizas en el día a día?

Pues tengo una Canon EOS 300D, un par de objetivos Sigma y un flash Metz.

Actualmente, los dos fotógrafos del Partido Popular llevan cuerpos profesionales Nikon D1H y D1X, y miles de euros en objetivos ¿No crees que tu equipo es un poco corto?

Bueno, los socialistas quizás seamos más sencillos... Fíjate, con mi equipo súper modesto tengo a mi jefe en la Moncloa. [Ríe]

De todas formas, es cierto que con un equipo mejor, las fotos tienen más calidad, porque puedes jugar más con la luz. Todavía no me puedo permitir comprarme un teleobjetivo de calidad, pero tarde o temprano lo tendré.

Foto: Adolfo Baltar

¿Por qué optaste por una máquina Canon?

Fue un poco por casualidad. Cuando me dijeron que iba a ser el fotógrafo, me dijeron que me debía comprar el equipo. Un amigo me dejó una Canon de película a buen precio, y la acepté. En ese momento hubiera preferido Nikon, pero ahora me alegro mucho de estar con Canon.

Entonces... ¿El equipo no importa?

En fotoperiodismo el equipo importa, y mucho. No es suficiente con hacer bien la foto. En algunas ocasiones, me he perdido las mejores fotos porque mi equipo no ha respondido con la suficiente rapidez o mi teleobjetivo no me ha dado la luz adecuada.

¿Cambiarías a Nikon?

Hombre, si me ofrecen un equipo buenísimo a buen precio... pues sí. [Ríe]

¿Cómo realizaste el paso al formato digital?

Bien. Tuve que repasar un poco la teoría del Photoshop y eso, pero bien. De hecho, fui yo quien pidió el cambio a digital. Tuve reticencias con la gente de maquetación, pero la cosa ha salido bien. Nos hemos ahorrado muchísimo dinero, tiempo y trabajo.

Foto: Adolfo Baltar

¿Cuál es la fotografía que más recuerdas?

Ahora mismo, recuerdo las fotos del inicio de campaña con el encuentro entre Zapatero y Joaquín Sabina, las de las manifestaciones contra la guerra de Iraq, y cuando Rafael Simancas, en octubre de 2003, reconoció el resultado de las segundas elecciones en la Comunidad de Madrid. Ese día me di cuenta de lo mucho que me gusta trabajar para el partido, pese a la derrota.

Y, sobre todo, recuerdo las fotos que no he podido hacer... Esa rabia de no llevar encima la cámara o de que te deje tirado el equipo.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar