• "El soporte magnético pasará a la historia: es inevitable"
  • "Te tienes que poner cachondo haciendo fotos"
Entrevista
EUGENIO PAJARES, PARQUE DE ATRACCIONES DE MADRID

"Empezamos a movernos con cámaras digitales en 1998"

 
1
FEB 2004

En Madrid hay decenas de monumentos, varios museos y centenares de obras de arte. Miles de rincones que visitar y un millón de fotos que hacer. En uno de esos lugares, el Parque de Atracciones, la mayoría se lo pasa en grande. ¿Y qué mejor recuerdo de un día colmado de diversión que una fotografía? La respuesta nos la da el responsable de merchandising del parque: varias fotografías. La cabeza visible de este departamento, Eugenio Pajares, recibió a QUESABESDE.COM para revelarle los secretos fotográficos del parque.

Que todo el mundo lo sepa: ¿Cómo funciona la fotografía en el Parque de Atracciones?

Eugenio Pajares, a la derecha, con otro responsable del departamento de merchandising del parque, José Luis Atienza.
Actualmente tenemos siete sistemas de fotografía. Hay seis montados en otras tantas atracciones, más otro en la puerta.

El de la puerta debe de ser el "más humano", por así llamarlo...

Sí. En la puerta hay dos personas tirando fotos, mientras que los otros sistemas son, en su mayoría, automáticos.

¿Cómo funciona la fotografía de puerta?

Tenemos a dos chicos durante todo el año, aunque en temporada alta el numero puede llegar a seis. A la hora de abrir puertas, los dos chicos toman las fotos a la gente que entra, cuando el primer barullo se acaba uno de ellos se marcha al quiosco de fotografía para descargar las fotos de las tarjetas y preparar las copias.

¿Qué criterio se sigue para tirar las fotos a unos sí y a otros no?

Pues simplemente se fotografía todo lo que se pueda. Cuanto más, mejor. Aunque lo que se procura es sacar las fotos más "vendibles", por decirlo así.

¿Cuántas fotos podéis tirar en la puerta?

El pasado año tiramos nada menos que 200.000 fotos y tuvimos alrededor de dos millones de visitantes. Si tenemos en cuenta que la mayoría de tomas son a familias o grupos, esas 200.000 fotos pueden suponer un 30% del total de visitas.

200.000 tomas... ¿Qué equipo utilizáis?

Actualmente, tenemos cámaras Fuji FinePix S602.

¿Por qué Fujifilm?

Es nuestro patrocinador, y es Fuji quien suministra el equipo.

¿Y qué dicen los fotógrafos?

[Responde Laura, una de las fotógrafas de la puerta] El equipo es estupendo. Tiene versatilidad, calidad y no pesa casi nada.

 © Eduardo Parra, QUESABESDE.COM

Laura forma parte del equipo de fotógrafos que se encargan de retratar a los recién llegados al parque. El equipo, una Fujifilm FinePix S602.

¿Y antes de Fuji?

Antes teníamos unas Nikon. Eran unos modelos enormes y muy pesados. Daban buen resultado, aunque algunos de los fotógrafos tuvieron problemas en el cuello debido precisamente al peso. Y, además, costaron 9.000 euros cada una.

¿Cómo se produjo el salto de la película al píxel?

Pues fue una apuesta. Una apuesta por la tecnología. Empezamos a movernos con cámaras digitales en verano del año 98, y la verdad es que la experiencia fue muy positiva.

¡¡En el 98!! Qué precoces...

Lo cierto es que fuimos pioneros en usar la fotografía digital en un recinto como es el Parque de Atracciones. Al principio había su miedo, claro, pero ha salido estupendamente.

¿Y cómo ha respondido el publico?

El público ha respondido estupendamente a la fotografía digital. Antes tardábamos un tiempo en revelar y copiar la foto, y muchas veces el público se impacientaba o, directamente, no esperaba. Ahora pueden llevarse la copia en papel de alta calidad o en un CD en cuestión de minutos. Ahora mismo, estamos estudiando la posibilidad de remitir las fotos por correo electrónico o colgarlas en Internet.

¿Y no es cierto que cada vez más visitantes traen sus propias cámaras digitales y no optan por este servicio?

Sí, es cierto. Por eso estamos estudiando también instalar un sistema que permita al visitante descargar sus tarjetas de memoria.

¿Qué pasa desde el momento del clic hasta la entrega de la foto?

El proceso es sencillo. El fotógrafo lleva tarjetas con capacidad para 36 fotos, como un carrete, y una serie de tarjetas de cartulina codificadas con un código. El fotógrafo hace la foto y da la tarjeta al visitante. Cuando este lo desee, puede pasarse por el quiosco de fotografía y al pasar la tarjeta por un lector de barras le aparece en un monitor su foto. Si le gusta, puede pedir una copia en papel o, como ya hemos indicado antes, en CD.

¿Cómo realizáis las copias a papel?

Tenemos varias impresoras de sublimación. Su calidad es excelente y permiten tener una copia en un par de minutos.

¿No hay quién se queja por la calidad de las imágenes?

Siempre hay quien se queja, eso es normal, pero el 99% de nuestros visitantes se va satisfecho. La fotografía digital da calidad más que suficiente para una copia en papel.

¿Cómo funciona el sistema fotográfico en las atracciones? Supongo que habrá diferencias con la fotografía a las puertas del parque...

[Responde José Luis Atienza, del departamento de merchandising] En las seis atracciones el tema es algo diferente. Allí, en lugar de utilizar cámaras fotográficas lo que se hace es procesar la señal por vídeo.

Por vídeo...

Cuando se instaló el sistema se decidió que fueran cámaras de video. Estamos ya pensando su sustitución por auténticas cámaras fotográficas. Pero aun siendo vídeo la calidad, aunque es menor, es suficiente.

Aquí habrá menos personas fotografiando...

[Responde José Luis Atienza] Exacto. En las atracciones, hay una caseta con una persona que controla el equipo. Cuando la barca del visitante llega a un punto, una célula fotoeléctrica activa la cámara. Ésta está conectada a un flash y se dispara una ráfaga desde uno o más puntos especialmente elegidos. Aproximadamente dos minutos después de la toma, cuando el visitante ya ha terminado su recorrido, la foto va saliendo en los monitores para que la puedan ver y, si quieren, comprarla.

¿Y, en este tipo de fotografías, cómo realizáis las copias a papel?

En este caso, el sistema es diferente. Aquí las fotos se pueden montar en un collage de dos fotos. La persona que está en la caseta ordena la impresión y en un par de minutos o menos una impresora térmica saca la foto.

Tratándose de un sistema automático, ¿qué pasa si una nube tapa el sol?

Todos los parámetros de exposición se controlan a distancia mediante un ordenador: diafragma, obturación, niveles... El operador, desde la caseta, hace las pruebas y decide si hay que subir la exposición o no, si hay que dar más rojo o no. Todo se hace desde la caseta. Aunque sea automático, siempre es necesaria una persona que tenga el control de la fotografía.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar