Actualidad
ESPECIAL DE FIN DE AñO: UN REPASO AL 2003

El año en que las réflex digitales se abrieron al gran público

 
30
DIC 2003

Puestos a desgranar la miríada de novedades del año que concluye son varias las que merecen un destacado en mayúsculas: la consolidación de los 5 megapíxeles en las cámaras compactas de consumo; los primeros pasos del estándar de los Cuatro Tercios; la indiscreta irrupción de la fotografía en los teléfonos móviles... Puestos a elegir, no obstante, el equipo de QUESABESDE.COM no ha podido evitar señalar como punto de inflexión el lanzamiento -a cargo de Canon- de la primera réflex digital dirigida al gran público. Un hito que, sin duda, sienta las bases para que el 2004 sea el año de las réflex digitales de precio asequible.

Son varios los titulares que podrían ponerse como colofón literario del año fotográfico que se va. Sin duda, desde la óptica del mercado fotográfico para aficionados, el 2003 ha sido el año de la imparable penetración de los modelos compactos de entre 4 y 5 megapíxeles de resolución. Un año en el que las tarjetas SD Card han madurado como el estándar de referencia en almacenamiento flash, y en el que otros estándares, como el denominado PictBridge para la impresión directa o el popular sistema de los Cuatro Tercios han comenzado sus andaduras con pies de plomo.

Muchos aficionados a la fotografía, sin embargo, recordarán el 2003 como el año en el que adquirieron su primera réflex digital. Un salto cualitativo del que Canon es el responsable, con el lanzamiento de su alabada -y a la vez criticada- EOS 300D. Éste es el punto de partida del siguiente compendio retrospectivo, en el que la redacción de QUESABESDE.COM muestra, a vista de pájaro, lo más destacado del panorama fotográfico digital del 2003. Un año en el que este medio ha alcanzado su segundo cumpleaños y ha visto nacer en su seno una nueva sección dedicada íntegramente al vídeo digital.

EOS 300D, la primera piedra
Independientemente de la calidad del material que recubre su estructura, a la Canon EOS 300D no se le puede negar un mérito: poner al alcance del aficionado a la fotografía, por vez primera, una máquina réflex digital de objetivos intercambiables. Con el lanzamiento de este modelo, que la compañía exhibió como una de sus principales novedades en el concurrido salón Sonimagfoto 2003, Canon ha bajado el listón de unos precios tradicionalmente desorbitados a poco más de 1000 euros. Las consecuencias más inmediatas: el reposicionamiento de la competencia, con la presentación de futuros modelos de similares prestaciones y una presión a la baja de los precios de este tipo de cámaras a corto y medio plazo, tendencia que los más recientes estudios ya han confirmado.

Canon EOS 300D
Canon EOS 300D

Nikon, rival endémico de Canon, ya ha dado su contestación a la EOS 300D. Llegará bajo la denominación D70, durante la próxima primavera, y "a un precio popular que estará al alcance de los usuarios", en palabras de la propia compañía. Todos los indicios señalan que otros fabricantes, como Olympus, se moverán en el mismo sentido. Esta compañía, por ejemplo, tiene pensado lanzar al mercado un modelo asequible del estándar Cuatro Tercios.

Todo un clásico, Pentax, ha estrenado este año su primera réflex digital: la *ist D. Un modelo de gama media en el segmento SLR, destinado a los aficionados que están dispuestos a desembolsar casi el doble que por la EOS 300D.

5 megapíxeles y zooms de 10 aumentos al alcance de muchos bolsillos
Si por algo se ha caracterizado el segmento de las cámaras compactas a lo largo del 2003, ha sido por su empuje al alza en la resolución, normalizándose los modelos de 4 millones de puntos y alcanzándose una oferta holgada en los de 5. Fabricantes de toda índole -tanto de tradición fotográfica como informática- se han lanzado a esta carrera, cuyo horizonte para el 2004 parece situarse en los 6 megapíxeles. Meta a la que ya se ha avanzado Fujifilm, con la reciente presentación de la FinePix F610.

No cabe duda que el modelo que más expectación ha creado entre el público más ávido del sector ha sido la completa Cyber-shot DSC-F828, de Sony. Presentada en verano, la cámara todavía no ha asaltado los escaparates, y aun así las tiendas especializadas ya cuentan con numerosas reservas de los más incondicionales. Otros modelos de gama alta, como la Panasonic Lumix DMC-FZ10 -cuyo lanzamiento todavía no se ha efectuado en Europa-, la Canon PowerShot G5, la Minolta Dimage A1 y la Fujifilm FinePix S7000 se han convertido en referentes de peso para los usuarios más experimentados.

Sony Cyber-shot DSC-F828
Sony Cyber-shot DSC-F828

Aparte de la resolución, el mercado de compactas digitales ha visto florecer con fuerza los zooms largos de 10 aumentos. Kodak se ha atrevido con su modelo para aficionados más completo hasta la fecha, la EasyShare DX6490, y Minolta y Fujifilm han apostado por sus Dimage Z1 y FinePix S5000, respectivamente.

Y a más resolución, más memoria: a por los 8 GB
El ritmo "in crescendo" de la resolución ha venido acompañado por el surgimiento de tarjetas de memoria de 4 y 6 GB de capacidad, a precios todavía desorbitados para el gran público. Dentro de este mismo rango de capacidades, los discos duros en miniatura de IBM y Hitachi se han prodigado con un nuevo modelo de 4 GB. Y no parece que nada detenga a los fabricantes, que ya están trabajando en tarjetas de hasta 8 GB.

Más allá de tan ingentes cantidades de megas, las tarjetas SD Card han dado signos de comenzar a desbancar este año a las CompactFlash en su privilegiada posición de estándar de almacenamiento flash más extendido. Fabricantes como Canon y Nikon han dotado, por vez primera, a algunos de sus modelos compactos de ranura para este estándar. En su particular pulso, Sony ha aumentado este año la capacidad de almacenamiento de sus MemoryStick, que ahora ya superan los 128 MB y alcanzan el Giga de capacidad.

El segmento profesional, cada vez más accesible
Dos cosas pedían los profesionales al 2003: mejores equipos y precios más bajos. Aunque no con la fuerza esperada, los precios han bajado y los equipos se han modernizado, adaptándose a las realidades del presente: calidad y velocidad.

El primer paso ha venido de la mano -como no- de Canon. La factoría japonesa ha retirado de un plumazo su SLR estrella de la gama media, la EOS D60, para presentar la EOS 10D. Si bien apenas sí aportaba novedades -muchos han criticado que sólo es una D60 con la cara lavada y con sus defectos corregidos-, el golpe de efecto ha venido con su precio: 1800 euros escasos. Este lanzamiento ha supuesto el paso del carrete al formato digital de muchos fotógrafos profesionales, incapaces de hacer frente a los precios que se estilaban hasta aquel entonces.

En el mismo segmento, Sigma ha desvelado a finales de año la SD10, una versión renovada de su primera SLR. Por desgracia, el precio fijado y las críticas sobre la calidad y el funcionamiento de las Sigma digitales parece que no acaban de ayudar a dar el paso al usuario más indeciso.

Subiendo un peldaño más, se encuentra una de las apuestas más arriesgadas de año -y quizás de los últimos lustros- por parte de Olympus: la primera máquina perteneciente al denominado sistema de los Cuatro Tercios, la E-1, así como una primera hornada de objetivos dedicados. La compañía de los dioses ha hecho borrón y cuenta nueva y en lugar de intentar adaptar sus modelos de toda la vida a las nuevas tecnologías -tal como han hecho las demás marcas- ha lanzado una máquina fundamentada en un sistema total y completamente nuevo y dedicado en exclusiva al píxel, que ya presentó junto a Kodak en el 2002. El sistema Cuatro Tercios gira alrededor de un CCD específico y utiliza una montura concreta. Olvidarse de problemas de compatibilidad y buscar reducir al máximo los defectos heredados de la fusión carrete-píxel ha sido su objetivo.

Olympus E-1
Olympus E-1

Por su parte, la histórica Kodak ha decidido apostar fuerte sacando a la venta la Kodak DCS Pro 14n, una máquina de fotograma completo con 14 millones de píxeles de resolución. Sin duda, una directísima competidora de su homóloga canonista, la EOS-1Ds, pero a un precio sensiblemente inferior. La respuesta del público ha sido más bien fría, con críticas dirigidas a su sensibilidad y al alto nivel de ruido de sus imágenes. Además, los continuos retrasos de su definitiva salida al mercado no han hecho sino acabar con la paciencia de los más decididos a apostar por esta nueva máquina.

Y con dos años de retraso ha contestado Nikon a la EOS-1D, la apuesta de Canon para el mercado periodístico. Nikon ha presentado al público la D2H -que aún no está a la venta-, una máquina pensada especialmente para los reporteros gráficos y la fotografía de acción. La D2H se descubre como una suerte de EOS-1D nikonista a la que se le han corregido todas -o casi todas- las deficiencias encontradas en la máquina de Canon y añadido ligeras mejoras. Las primeras impresiones de los profesionales que han tenido acceso a ella han sido bastante favorables, aunque queda por esperar si Canon guarda otro as en la manga con el que devolver el golpe.

La cámara en el móvil
Lo que parecía flor de un día avanza a un ritmo imparable. Los teléfonos móviles con cámara integrada han venido, han visto y -según señalan algunos estudios- han vencido: se presume que este año 2003 han llegado a venderse más móviles con cámara que cámaras fotográficas digitales alrededor del mundo. Que ya es decir. No en vano, la resolución de estas cámaras acopladas ya ha alcanzado los 2 MP y se calcula que la venta de móviles de estas características alcanzará los 100 millones de unidades el 2004.



Sin freno
Este año que comienza se presenta tanto o más trepidante que el 2003. Lejos de cesar en su crecimiento, el mercado de compactas digitales parece que experimentará un renovado auge en el 2004. Canon ya ha dado un claro indicio: presentará cerca de 20 nuevos modelos, casi el doble de los lanzados durante el 2003. Otra pista, aunque aparentemente falsa: las filtraciones de un reputado medio japonés precisaban que Nikon estaba dispuesta a dejar de lado definitivamente su negocio de cámaras compactas de carrete para dedicarse exclusivamente a las digitales.

Indicios y pistas aparte, las firmas consultoras prevén un crecimiento sostenido del mercado en los próximos 4 años. Los datos hablan por si solos: en el 2008, las cámaras digitales habrán sustituido a las de carrete en Estados Unidos. Un indicador que no hace sino confirmar el buen estado de salud de la fotografía digital.

Artículos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar