• 1966: un Mundial con final controvertido
  • 2006: el codiciado trofeo, en manos italianas
Cromos del Mundial

1994: Brasil, líder indiscutible

 
6
JUL 2010

En 1994 se celebró la decimoquinta edición de la Copa del Mundo de fútbol en Estados Unidos. La elección por parte de la FIFA del emplazamiento generó bastante polémica, ya que en ese país jamás ha habido una gran tradición futbolística.

A pesar de todo, debido a la excelente situación económica que atravesaba Estados Unidos y a sus infraestructuras, el campeonato fue todo un éxito. Los partidos se jugaron en diez sedes distintas y contaban con una media de 70.000 espectadores.

Foto: Bob Thomas (Getty Images)

Ese año compitieron por el trofeo Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Bélgica, Bolivia, Brasil, Bulgaria, Camerún, Colombia, Corea del Sur, España, Estados Unidos, Grecia, Irlanda, Italia, Marruecos, México, Nigeria, Noruega, Países Bajos, Rumanía, Rusia, Suecia y Suiza.

En ese Mundial se produjeron además dos hechos trágicos: la expulsión de Diego Armando Maradona por consumo de drogas y la muerte de Andrés Escobar, futbolista colombiano que fue asesinado al llegar a su país por marcar un gol en propia puerta durante el segundo partido de la primera fase contra Estados Unidos.

A la final llegaron Brasil e Italia, selecciones que ya habían conseguido el trofeo en tres ocasiones cada una: en 1958, 1962 y 1970 la primera, y en 1934, 1938 y 1982 la segunda. No obstante, el partido decepcionó: no hubo goles y todo se decidió en la ronda de penaltis.

Esta imagen muestra la emoción del mítico Romario mientras sostiene la Copa del Mundo rodeado de sus compañeros. Quien lo abraza es Dunga, capitán por aquel entonces de Brasil y seleccionador de la "canarinha" en el actual Mundial de Sudáfrica. El mismo Dunga que anunciaba la semana pasada su renuncia al cargo tras consumarse la derrota de Brasil ante Holanda en cuartos de final.

Las escenas con el trofeo dan siempre la vuelta al mundo y son un objetivo fundamental para los fotógrafos que cubren una final.

Hubo tiempos en los que fotógrafos y jugadores se mezclaban en el campo en el momento en que se desataba la euforia. Conseguir una buena imagen era un desafío casi "físico". Pero desde hace varios Mundiales -y ya en Estados Unidos- todo está organizado al milímetro y los fotógrafos cubren el momento de la entrega del trofeo desde cierta distancia con teleobjetivos.

Eso aporta una mayor "limpieza" a las imágenes, pero éstas también pueden resultar un poco más frías, alejadas del fragor que transmitían antes, cuando el mayor gran angular era el objetivo más apropiado y las fotos se tomaban a escasos centímetros de los protagonistas. Las necesidades televisivas no permiten ahora que las lágrimas empañen el objetivo.

Daniel Glückmann es director de Getty Images para España y Portugal.

Artículos relacionados (3)
Cromos del Mundial
09 / JUL 2010
Cromos del Mundial
02 / JUL 2010
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar