• Wacom Intuos Photo: análisis
  • iPhone 6s: análisis fotográfico
Prueba de producto
Motorola Moto X Play
Foto: Cristina Cañete (Quesabesde)

Motorola Moto X Play: análisis

 
16
DIC 2015
Texto: Alberto Ballestín  |  Fotos: Cristina Cañete, Alberto Ballestín

Ni siquiera Motorola ha podido evitar caer en la tentación de escalonar su gama. Aunque tal vez la palabra más correcta sería necesidad. Enfrentada a la realidad de que el Moto G ya no es la referencia del segmento intermedio, la filial de Lenovo ha desdoblado su buque insignia en dos versiones, entre ellas un modelo de acceso bastante interesante. Con un precio de aproximadamente 350 euros, el Moto X Play es un terminal que aspira a conquistar al público no ya solo por su precio, sino por prestaciones tan atractivas como la resistencia al agua o una cámara muy mejorada.

Motorola ofrecía hasta hace poco una de las gamas más claramente estructuradas de todo el mercado europeo. Un teléfono de gama baja, un competitivo modelo intermedio con todo lo necesario y un elegante buque insignia conformaban un corto -casi austero- catálogo que satisfacía plenamente las apetencias de los consumidores. Pero las exigencias de los usuarios cambian, y con ellas Motorola ha tenido que adaptarse para escalonar su oferta.

Motorola Moto X Play
Motorola Moto X Play
Foto: Cristina Cañete (Quesabesde)

La pujanza de los teléfonos móviles situados a caballo entre las gamas media y alta han empujado a la firma estadounidense a disgregar su Moto X en dos nuevos terminales diferenciados técnica y nominalmente: Moto X Style y Moto X Play. El primero de ellos es un gran phablet de altas prestaciones con una pantalla de 5,7 pulgadas y una calidad de terminaciones superior, mientras que el segundo aspira a cubrir sin huecos ni rebabas el lugar comprendido entre este modelo de altos vuelos y el más asequible Moto G.

Motorola espera llegar a un mayor número de consumidores dividiendo sus teléfonos de mayor categoría. Es una apuesta arriesgada y al mismo tiempo altamente inusual, puesto que hasta hace poco la tendencia era ofrecer más terminales de gama baja y media, hasta el punto de terminar con una gama básicamente indistinguible más allá de sus tarifas.

El Moto X más discreto

Desde que Motorola pulsó el botón de reinicio en 2013, los teléfonos de la compañía se han caracterizado por su sobriedad. Solo la gama Moto X se salía por la tangente con elementos tan peculiares como carcasas realizadas en cuero o madera de bambú. Con el desdoblamiento del buque insignia de Moto incluso el menos habitual diseño del Moto X ha sido objeto de una importante revisión.

Presidido por una gran pantalla de 5,5 pulgadas, el Moto X Play no es un teléfono precisamente pequeño. De hecho supera sensiblemente en sus cotas al Moto X de 2014, que hacía uso de un panel AMOLED de 5,2 pulgadas. Esta nueva pantalla se enmarca en un teléfono mucho más discreto, fabricado en plástico y con escasas pretensiones premium. Ya no hay aluminio cepillado ni materiales nobles en su construcción, optando en su lugar por una tapa trasera de tacto gomoso y terminación estriada.

motorola moto x playmotorola moto x playmotorola moto x playmotorola moto x play
5,5 pulgadas

El nuevo Moto X Play no es precisamente pequeño, y de hecho supera en tamaño al Moto X de 2014

motorola moto x play
Motorola Moto X Play
Alberto Ballestín (Quesabesde)
motorola moto x play
Motorola Moto X Play
Alberto Ballestín (Quesabesde)
motorola moto x play
Motorola Moto X Play
Alberto Ballestín (Quesabesde)
motorola moto x play
Motorola Moto X Play
Alberto Ballestín (Quesabesde)

El reparto de los controles y conectores exteriores del Moto X Play no experimenta cambios con respecto a su predecesor. El conector de audio está centrado en la parte superior del dispositivo, mientras que el puerto micro-USB aparece en la parte baja. Realizados en metal, los botones de encendido y regulación del volumen están colocados en el lateral derecho. El primero de ellos se beneficia de una textura que hace más sencilla su activación a ciegas, pero el control de volumen resulta un poco más difícil de activar debido a un relieve excesivamente reducido. Una vez más, el botón de cámara brilla por su ausencia.

La parte trasera del Moto X Play es sorprendentemente discreta. La tapa de plástico es casi puramente decorativa, puesto que no protege el lector microSD (hábilmente camuflado en la bandeja de la ranura SIM) con el que podemos ampliar sus 16 GB de almacenamiento ni permite sustituir fácilmente la batería, integrada en el propio teléfono. Esta tapa se ancla con firmeza a un teléfono sólido como pocos.

motorola moto x play
Motorola Moto X Play
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

Concretamente, Motorola señala que el Moto X Play cuenta con un revestimiento impermeable certificado a nivel IP52. Esto no implica que sea un teléfono sumergible, pero sí que puede resistir durante varios minutos chorros de agua a presión como los procedentes de una manguera o la alcachofa de una ducha.

Esto hace posible utilizar el Moto X Play bajo una tormenta sin sentir la necesidad de secar ansiosamente el dispositivo cada pocos segundos. Una característica que parece trivial hasta que se utiliza por primera vez, y entonces cuesta volver a pensar en otros teléfonos.

El Moto X Play disfruta de un revestimiento impermeable. No es sumergible, pero sí que puede resistir durante varios minutos chorros de agua de una fuente

motorola moto x play
Motorola Moto X Play
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)
Pantalla grande y brillante

Con un tamaño de 5,5 pulgadas, el Moto X Play es ligeramente más grande que el modelo al que sustituye. Pero es algo más que eso. Así como el modelo anterior hacía uso de la tecnología AMOLED para brindar un contraste superlativo, Motorola se ha inclinado por un panel LCD IPS con 1080 x 1920 píxeles para el nuevo Moto X Play (la versión Style, por su parte, adopta una pantalla QHD). Este cambio implica ventajas y desventajas por igual.

La novedad más obvia para los propietarios de un Moto X de la anterior generación es la presencia de unos colores ligeramente más apagados y unos negros menos profundos. Esto puede parecer algo negativo, pero todo depende de si se prioriza la fidelidad cromática o si por el contrario se prefiere una pantalla donde los iconos salten de la misma. En este sentido el Moto X Play ofrece colores mucho más fieles a la realidad y menos fluorescentes que los del modelo anterior. Algo muy importante cuando se le da al teléfono un uso fotográfico.

motorola moto x play
Motorola Moto X Play
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

El brillo de del panel LCD IPS integrado es excepcional. En ocasiones incluso excesivo

Por otro lado, aunque el contraste del Moto X Play es más reducido, el brillo de su pantalla es excepcional. En ocasiones incluso excesivo, hasta el punto de que resulta necesario reducir su intensidad cuando el teléfono es utilizado a oscuras si no se quiere evitar un cierto sentimiento de incandescencia. Este elevado brillo también implica una aceptable visibilidad en exteriores.

Como el resto de los teléfonos de Motorola, el Moto X Play puede mantener apagada la pantalla durante los periodos de actividad e iluminar tenuemente la misma al recibir un mensaje para mostrar una notificación en blanco y negro. El efecto no es tan convincente como con un panel OLED, puesto que toda la pantalla se ilumina en lugar de hacerlo únicamente los píxeles necesarios, pero permite sacar un mayor partido a la batería del dispositivo.

Por último, cabe señalar que el panel del Moto X Play está protegido con una lámina de cristal reforzado Gorilla Glass 3.

Potencia suficiente, batería excepcional

Más allá de observaciones mercadotécnicas, el desdoblamiento de la gama alta de Motorola ha dado como resultado el establecimiento de un nuevo escalón en el catálogo de la casa. Y es que, técnicamente hablando, el Moto X Play no es el buque insignia de Moto sino el paso intermedio entre el más generalista Moto G -que en su actual versión adolece de un rendimiento ligeramente menos satisfactorio- y el más completo Moto X Style, de mayor potencia y precio.

Como tal, el Moto X Play no cuenta con lo más avanzado en procesamiento, a pesar de lo cual tampoco es precisamente una menudencia. Armado con un procesador Snapdragon 615 y 2 GB de RAM, posee potencia más que suficiente para ejecutar con la máxima fluidez la mayoría de las aplicaciones disponibles, e incluso mover el sistema operativo (Android 5.1.1, en camino de ser actualizado a Marshmallow) con mayor fluidez que el Moto G de 2015, que muestra ocasionalmente algún que otro titubeo.

Los datos registrados en distintos benchmarks sitúan al Moto X Play sobradamente por encima del Moto G de 2015, pero también evidencian una menor potencia de procesamiento frente al Moto X de 2014 y el más moderno Moto X Style

motorola moto x play
Motorola Moto X Play
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

A nivel numérico, las cifras hablan por sí solas. El benchmark 3DMark le otorga una nota de casi 8.000 puntos, mientras que el registro en AnTuTu se sitúa en torno a los 36.000 puntos. Quadrant, por su parte, muestra una puntuación de algo más de 24.000. Estos datos sitúan al Moto X Play sobradamente por encima del Moto G de 2015, pero también evidencian una menor potencia de procesamiento frente al Moto X de 2014 y el más moderno Moto X Style.

El Moto X Play es uno de esos teléfonos en los que las cifras obtenidas en las pruebas de rendimiento se corresponden con su funcionamiento en el día a día. Así como no es una máquina de juego especialmente avanzada (no en vano el Moto X Style ofrece un procesador de mayor potencia), no ha sido posible encontrar una aplicación de entretenimiento o productividad que se le quedara atravesada. En este sentido, el Moto X Play recuerda un poco a las primeras generaciones del Moto G, que sin ser brillantes ofrecían un funcionamiento sobresaliente a un precio moderado.

Aun con un uso intensivo, la batería de 3.630 mAh es suficiente para mantener el teléfono en funcionamiento durante 48 horas, con el beneficio de incorporar tecnología de carga rápida

motorola moto x play
Motorola Moto X Play
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

Mención aparte merece la batería. Motorola no tiene reparos en asegurar que el Moto X Play posee bastante capacidad para permanecer en activo durante dos días enteros, y un análisis detallado demuestra que no falta a la verdad. Aun con un uso intensivo del teléfono, su batería de 3.630 mAh es suficiente para mantener el teléfono en funcionamiento durante 48 horas, con el beneficio de incorporar tecnología de carga rápida (y el correspondiente cargador, que no todos los fabricantes lo incluyen).

La elevada autonomía del Moto X Play es definitivamente uno de sus mayores valores, convirtiendo a este terminal en una potente herramienta de trabajo que no debería ser desestimada por ningún usuario que no pueda permitirse el lujo de vivir pegado a un enchufe. Solo hubiera sido deseable la inclusión de algún tipo de sistema de carga inalámbrica, algo que por ahora no parece ser del interés de Motorola.

Buena cámara (si la luz acompaña)

Motorola no tuvo empacho en asegurar que la cámara de sus nuevos teléfonos suponía un punto y aparte en las capacidades fotográficas ofrecidas por los terminales de la compañía. Una aseveración rimbombante y respaldada con hechos, por más que el Moto X Play aún podía haber resultado más satisfactorio en este aspecto.

Equipados con un sensor Sony Exmor de 21 megapíxeles, los nuevos Moto X Play y Moto X Style ofrecen la mayor resolución jamás esgrimida por un teléfono del fabricante estadounidense. Con una luminosidad de f2 y enfoque por detección de fase, se trata de una cámara técnicamente avanzada y capaz de satisfacer adecuadamente las necesidades del usuario medio. Cuenta además con un doble flash LED de buen funcionamiento.

motorola moto x play
Motorola Moto X Play
Foto: Cristina Cañete (Quesabesde)

El teléfono cuenta con un sensor Sony Exmor de 21 megapíxeles, una óptica con una luminosidad de f2 y enfoque por detección de fase

Las imágenes capturadas por el Moto X Play muestran un excelente equilibrio de color y un balance de blancos superior a la media, con el beneficio añadido de brindar una velocidad de captura bastante razonable.

La calidad de imagen también se beneficia de unos algoritmos de compresión poco agresivos, que resultan en fotografías agradables y bastante fidedignas. Cabe señalar que la buena calibración de la pantalla consigue que dichas imágenes estén adecuadamente representadas en el teléfono, que todavía no es algo muy habitual (particularmente en algunos teléfonos con pantalla OLED como el Moto X anterior).

Muestras: 21 megapíxeles
Fotos capturadas con un Motorola Moto X Play
fotos capturadas con un motorola moto x play
fotos capturadas con un motorola moto x play
fotos capturadas con un motorola moto x play
fotos capturadas con un motorola moto x play
fotos capturadas con un motorola moto x play
fotos capturadas con un motorola moto x play

Los principales problemas observados en la cámara del Moto X Style son su pobre funcionamiento en condiciones de iluminación adversas -ninguna novedad- y una aplicación fotográfica que se queda muy corta. A pesar de que el teléfono posee una luminosidad relativamente elevada, su rendimiento nocturno no pasa de ser puramente aceptable en el segmento en el que milita, y enfocar una imagen con poca luz o en un concierto puede convertirse en una misión imposible.

Además de los problemas con el enfoque, que pueden llegar a resultar desesperantes durante el uso nocturno del teléfono, la aplicación de Motorola carece de parámetros avanzados que permitan sacar el máximo partido a una cámara capaz de brindar resultados muy buenos en condiciones diurnas.

Además de los problemas con el enfoque, que pueden llegar a resultar desesperantes durante el uso nocturno del teléfono, la aplicación de Motorola carece de parámetros avanzados que permitan sacar el máximo partido a la cámara

motorola moto x play
Motorola Moto X Play
Foto: Cristina Cañete (Quesabesde)

No existe la posibilidad de capturar en formato RAW ni de calibrar adecuadamente el color (algo que por fortuna no es generalmente necesario), dejando casi todas las funciones en manos del software. Un modo manual hubiera sido de gran ayuda, especialmente ahora que más y más fabricantes están prestando atención a la calidad de sus cámaras.

El Moto X Play no puede grabar en formato 4K, lo cual no resulta sorprendente habida cuenta de sus especificaciones técnicas. Sí puede, sin embargo, capturar vídeo Full HD a 120 fotogramas por segundo con buena calidad. La cámara delantera, por su parte, posee una resolución de 5 megapíxeles.

Un buen teléfono con cuerda para rato

Por estética y prestaciones, el Moto X Play no es un teléfono que vaya a hacer las delicias de los usuarios que busquen un terminal de gama media especialmente asequible ni que disfruten con los juegos más exigentes del momento. Tampoco de aquellos con un mínimo apego por la estética, que adopta en este dispositivo un papel más secundario.

Los grandes argumentos de venta del Moto X Play son claramente tres: una buena pantalla de dimensiones más que generosas, una batería sobresaliente y un rendimiento que ayuda a diferenciarlo de opciones más económicas y potencialmente también mucho más frustrantes a largo plazo. En cierto modo, se trata de un Moto G más grande y fiel al espíritu original del terminal intermedio de Motorola.

motorola moto x play
Motorola Moto X Play
Foto: Cristina Cañete (Quesabesde)

Sin ser perfecto, el Moto X Play es un teléfono muy bien equilibrado, a un precio asumible y con algunas prestaciones poco habituales

La buena disposición de Motorola a actualizar sus terminales a la última versión de Android juega también a su favor, si bien esta política ha comenzado a ser revisada en algunos modelos y ya no parece tan clara como antaño. Se agradece en cualquier caso el uso de un sistema operativo ligero y desprovisto de capas de personalización.

Con un precio de algo menos de 350 euros, los rivales del Moto X Play son numerosos. Aunque perteneciente a una generación anterior, el LG G3 ofrece unas prestaciones muy buenas, el doble de almacenamiento y una pantalla espectacular por menos dinero, pero a cambio de utilizar una versión de Android bastante adaptada, una batería inferior y un soporte técnico limitado por su edad. Lo mismo podría decirse del Google Nexus 6, curiosamente fabricado por Motorola.

El bq Aquaris M5.5 podría ser una alternativa de bajo coste, pero ni la cámara ofrece la misma calidad ni el teléfono cuenta con protección alguna contra salpicaduras, una prestación todavía poco habitual y que puede ser de gran utilidad.

Sin ser perfecto, el Moto X Play pasa por ser un teléfono muy bien equilibrado, a un precio asumible y con algunas prestaciones poco habituales que lo diferencian del pelotón de los modelos de gama media con ínfulas de más. Una opción recomendable, más aún si lo que se valora es la seguridad de contar con una batería capaz de sobrevivir a los días más intensos.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar