• Fujinon XF 16-55 mm f2.8 WR: análisis
  • Canon 11-24 mm f4: en globo con uno de los zooms angulares más extremos
Prueba de producto
Motorola Moto E (2015)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Motorola Moto E 2015: análisis

2
9
ABR 2015
Texto: Alberto Ballestín  |  Fotos: Álvaro Méndez

Motorola ha dejado atrás años de vacas flacas y catálogos incomprensiblemente gordos para adoptar una política mucho más racional y enfocada al usuario final que le ha reportado notables beneficios. El Moto E de primera generación cristalizó esta filosofía en un móvil modesto pero robusto, de prestaciones adecuadas y con un precio rompedor. Su sustituto llega ahora con un hardware notablemente mejorado, soporte para las últimas redes de telefonía móvil y una tarifa ligeramente superior pero sumamente apetitosa. Por solo 130 euros, el nuevo Moto E está llamado a convertirse en una de las grandes estrellas para 2015 de una gama baja cuya clasificación empieza a dejar atrás una caracterización hasta hace poco casi peyorativa.

Es barato, hace llamadas y envía whatsapps. ¿Podía pedírsele algo más al prosaico Moto E? ¿Acaso sería justo? Creado con un ojo firmemente puesto en los mercados emergentes, el modelo más barato de Motorola terminó convirtiéndose en un pequeño terremoto que sacudió la industria telefónica al demostrar que era posible crear un smartphone asequible cuya usabilidad no fuera una tortura para su propietario.

Motorola Moto E 2015
Motorola Moto E 2015
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Menos de un año después, su sucesor llega con fuerzas renovadas para plantar cara a unos competidores que han tomado nota de sus puntos fuertes y sus debilidades para ofrecer productos más atractivos. Como el modelo de primera generación, el nuevo Moto E es un móvil económico y de prestaciones limitadas que hace de su excelente relación entre precio y rendimiento su más convincente argumento de venta.

Pese a que el Moto E del año pasado ya era un móvil casi redondo en relación a otros teléfonos en el mismo escalón de precios, el nuevo modelo no solo mejora lo presente de forma significativa, sino que incluso se permite añadir elementos que en su momento fueron considerados superfluos o prescindibles. Aumenta así su atractivo general, que ahora se extiende más allá de aquellos consumidores que simplemente buscan una máquina de WhatsApp que funcione.

Igual de humilde, pero más juvenil

Discreto hasta alcanzar la invisibilidad, el Moto E de primera generación no era lo que se dice un móvil particularmente llamativo. Ni siquiera uno bonito. Utilitario era la palabra que mejor lo definía. La dureza de su construcción y la austeridad de sus materiales lo posicionaban claramente en lo más bajo del catálogo de una renacida Motorola que abogaba por simplificar su gama de productos. El nuevo modelo no abandona esta concepción utilitaria, pero se permite esbozar una sonrisa incorporando un pequeño toque de color.

motorola moto e 2015motorola moto e 2015motorola moto e 2015motorola moto e 2015motorola moto e 2015motorola moto e 2015
Con un toque de color

Aunque sencillo y de una sobriedad casi ascética, el nuevo Moto E hace gala de un diseño algo más fresco gracias a unas coloristas bandas laterales

motorola moto e 2015
Motorola Moto E 2015
Álvaro Méndez (Quesabesde)
motorola moto e 2015
Motorola Moto E 2015
Álvaro Méndez (Quesabesde)
motorola moto e 2015
Motorola Moto E 2015
Álvaro Méndez (Quesabesde)
motorola moto e 2015
Motorola Moto E 2015
Álvaro Méndez (Quesabesde)
motorola moto e 2015
Motorola Moto E 2015
Álvaro Méndez (Quesabesde)
motorola moto e 2015
Motorola Moto E 2015
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Fabricado en plástico blanco o negro, el Moto E de 2015 ofrece la posibilidad de personalizar su adusta carcasa con unas nuevas bandas de colores e incluso una carcasa trasera de plástico transparente, ideal para quienes deseen evitar pequeños arañazos. Estas bandas, que se pueden adquirir por separado, no solo añaden un punto diferenciador, sino que protegen las ranuras para las tarjetas. Pese a su inclusión el teléfono resulta igual de robusto que el modelo precedente.

motorola moto e 2015
Motorola Moto E 2015
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque de mayores dimensiones, el nuevo Moto E sigue siendo un teléfono fácil de transportar y cómodo de usar, anteponiendo siempre lo práctico a lo estético

El resto del teléfono no exhibe cambios sustanciales a nivel de diseño. Destaca la presencia de la cámara frontal (novedad en el modelo de este año) y el uso de una pantalla ligeramente más grande. Sus mayores dimensiones hacen que sea un teléfono algo más cómodo de utilizar por todos sus usuarios, cuando el modelo anterior podía resultar algo pequeño. La presencia de una pequeña depresión en la parte trasera de la carcasa (presente en otros modelos de la firma) permite asentar el dedo índice de forma casi natural, mejorando el agarre.

Con un peso de 145 gramos y un grosor de 12,3 milímetros, el Moto E de 2015 no es un teléfono particularmente ligero o esbelto, pero tampoco resulta en absoluto incómodo de transportar en el bolsillo.

Una pantalla más generosa

El primer Moto E no se caracterizaba por ser un teléfono especialmente adecuado para los usuarios que querían navegar por Internet como quien tiene un tablet de bolsillo. La segunda generación no cambia las tablas en demasía, pero al menos resulta un dispositivo más adecuado para todos los públicos (y sus respectivas manos) al incrementar el tamaño de su pantalla.

Motorola Moto E 2015
Motorola Moto E 2015
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Equipado con un panel LCD de 4,5 pulgadas (0,2 pulgadas más que el teléfono anterior), el Moto E de 2015 se sale ya de lo que podría considerarse un móvil a todas luces pequeño. A pesar de sus mayores dimensiones, esta pantalla no ofrece mejora alguna a nivel de resolución, con un total de 540 x 960 píxeles. De hecho esto significa que su densidad, y con ello su nitidez, se reducen de forma perceptible.

Con todo, no se puede decir que el nuevo Moto E tenga una mala pantalla. Si bien su limitada resolución se hace evidente en los mismos iconos de Android, la saturación de la misma es adecuada, y lo mismo sucede con su luminosidad. Cumple adecuadamente las expectativas, sin destacar especialmente por arriba o por abajo.

motorola moto e 2015
Motorola Moto E 2015
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque agradable a la vista y luminosa, la pantalla qHD no se caracteriza por brindar una gran nitidez o una magnífica visibilidad en exteriores

Por otro lado, la visibilidad de la pantalla bajo luz diurna es bastante pobre. Mala, incluso. Este no es un teléfono para quienes busquen un dispositivo de navegación genuinamente todoterreno, hasta el punto de que en ocasiones es necesario buscar una sombra para enviar un simple mensaje de texto. La iluminación del panel tampoco es la más adecuada a oscuras, cuando se aprecian evidentes fugas de luz.

La pantalla es generalmente uno de los primeros aspectos que se sacrifican en un móvil asequible, y el Moto E de 2015 no es la excepción. Por eso es destacable que Motorola haya protegido a su modelo más asequible con una lámina de cristal Gorilla Glass 3 en lugar del más habitual vidrio de borosilicato utilizado por la horda china. Algo a tener en cuenta en un móvil destinado a convertirse en un fiel compañero de trabajo.

Procesador potente, rendimiento desigual

Con un modestísimo procesador Snapdragon 200, el Moto E original no era lo que se dice una completa máquina multimedia. Lo suyo era conectar a su usuario, y si acaso permitir muy ocasionalmente el lujo de disfrutar de una partida ocasional a "Candy Crush". El Moto E de 2015, sin embargo, cambia radicalmente esta situación.

El nuevo modelo básico de Motorola sorprende por el uso de un moderno procesador Snapdragon 410, que con una arquitectura de 64 bits y cuatro núcleos a 1,2 GHz supera con mucho las prestaciones del modelo anterior. La memoria RAM se mantiene invariable, con 1 GB dedicado al sistema.

El procesador Snapdragon 410 proporciona al nuevo Moto E unas prestaciones superiores a las del modelo anterior, tal y como reflejan los benchmarks, aunque su rendimiento real sea algo incoherente

motorola smartphones motorola moto e 2015
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

Las pruebas de rendimiento ilustran perfectamente la mejora de prestaciones experimentadas como consecuencia directa de esta actualización. La nota de AnTuTu asciende de 12.627 a 21.438 puntos, mientras que Quadrant asciende de 5.212 a 13.248 puntos. Curiosamente, los resultados obtenidos en 3DMark son sensiblemente inferiores, bajando desde los 3.751 puntos del modelo original a los 2.510 de la segunda generación.

A un nivel práctico, las pruebas también arrojan importantes discrepancias a nivel de rendimiento. Android 5.0 (instalado de serie en el terminal) se mueve generalmente con la fluidez esperada, pero no siempre. Pequeños carraspeos intermitentes pueden apreciarse con cierta frecuencia al manipular los menús e incluso desbloquear el terminal, algo que no sucedía en el modelo antiguo. De hecho, sorprende que su funcionamiento sea menos suave que el del Moto G, dotado con un procesador Snapdragon 400.

motorola moto e 2015
Motorola Moto E 2015
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El rendimiento del Moto E a nivel de juegos es sensiblemente superior al del Moto E antiguo, con velocidades más fluidas y constantes en títulos de cierta exigencia gráfica. La navegación por Internet es adecuada, aunque el teléfono puede tartamudear al tratar de acceder a páginas con contenidos pesados como animaciones en formato GIF.

Cabe señalar que el procesador no es el único apartado mejorado en la segunda generación del Moto E. El uso de un Snapdragon 410 ha hecho posible incluir compatibilidad con redes LTE (algo poco habitual en teléfonos de orientación tan sumamente económica), mientras que la capacidad interna se ha duplicado hasta alcanzar los 8 GB. En caso de que no sean suficientes, el Moto E cuenta además con una nueva ranura microSD, lo que resuelve uno de los grandes puntos débiles del modelo anterior.

Motorola mantiene indeleble su compromiso de ofrecer teléfonos con la última versión de Android y libres de capas de personalización

motorola moto e 2015
Motorola Moto E 2015
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La duración de la batería es muy razonable. Dándole un buen uso en las redes sociales y navegando por Internet, el benjamín de Motorola puede mantener el resuello durante aproximadamente día y medio antes de requerir una carga completa. Se mantiene por tanto en los aceptables términos de la primera generación.

La batería vuelve a estar integrada, por lo que no podremos sustituirla fácilmente si se hace necesario.

Cámara sin grandes cambios

No hay forma de decirlo delicadamente: la cámara del Moto E de 2014 era nefasta. De pobre resolución y tristísimas prestaciones, el teléfono más asequible de Motorola sacrificaba sus prestaciones fotográficas en pos de ofrecer un precio lo más ajustado posible. Lo mismo se aplica a su sucesor, aunque en menor medida.

La aplicación de cámara de Motorola destaca por su sencillez y velocidad de captura

motorola moto e 2015
Motorola Moto E 2015
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El nuevo Moto E hace uso de un sensor de 5 megapíxeles con capacidad de grabación de vídeo a 720p. Como el modelo al que reemplaza, no es un teléfono que pueda sustituir ni a la más económica de las cámaras compactas durante una escapada estival, pero al menos las imágenes capturadas ofrecen una mayor nitidez, si bien la mejora es mínima.

El equilibrio de blancos no es totalmente disparatado, aunque es recomendable usar la opción HDR cuando se dispara en condiciones de luz algo complicadas. Lo mismo se puede decir de la saturación de los colores. Los resultados obtenidos son casi siempre pobres, particularmente bajo luz solar intensa (cuando se generan unos brillos bastante pronunciados) o en penumbra.

Muestras: 5 megapíxeles
Fotografías realizadas con un Motorola Moto E 2015
fotografías realizadas con un motorola moto e 2015
fotografías realizadas con un motorola moto e 2015
fotografías realizadas con un motorola moto e 2015
fotografías realizadas con un motorola moto e 2015
fotografías realizadas con un motorola moto e 2015
fotografías realizadas con un motorola moto e 2015

Cabe señalar que, a diferencia del Moto E original, el nuevo modelo incorpora una cámara frontal. Su resolución es de 0,3 megapíxeles. Difícilmente está en la cresta de la ola, pero por lo menos los selfies ya no serán ahora motivo de envidia. Algo a tener en cuenta si se considera que el primer Moto E se quedó a esto de convertirse en el teléfono perfecto para más de un adolescente con el bolsillo algo pelado.

Pequeño gran teléfono

El Moto E original marcó un antes y un después al demostrar que era posible lanzar un teléfono económico y de calidad que no decepcionara en ningún aspecto. La segunda generación retoma esta misma senda y mejora alguna de sus pequeñas carencias de forma efectiva, aunque el resultado final podía haber sido algo más pulido.

Con una memoria interna que ya no asfixia al usuario, un mejor rendimiento en juegos, conexión de datos LTE y una cámara frontal, el Moto E es una opción totalmente recomendable en su rango de precios. Pocos teléfonos dan más por 130 euros, y ninguno de ellos cuenta con la garantía de actualizaciones de Motorola, que sigue fiel a su política de ofrecer una versión de Android casi al desnudo, sin aplicaciones superfluas ni capas de personalización.

motorola moto e 2015
Motorola Moto E 2015
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de totalmente recomendable, el Moto E de 2015 es la prueba de que pocos fabricantes comprenden las necesidades del usuario más común como Motorola

En el lado menos positivo, el rendimiento del Moto E de 2015 no es todo lo fino que podía esperarse de un teléfono dotado con un procesador Snapdragon 410. De hecho, en ocasiones se aprecian interrupciones que ni siquiera aparecían en el modelo anterior, lo cual resulta sorprendentemente. Probablemente estos pequeños problemas puedan ser resueltos con una actualización del sistema, puesto que el hardware en sí mismo no solo no desmerece, sino que resulta netamente superior al del modelo original.

Con sus pros y sus contras, el Moto E era el mejor teléfono económico del momento. La nueva versión puede presumir de mantenerse inamovible en un trono con incontables pretendientes, aunque la competencia china empieza a apretar con modelos como el Redmi 2A de Xiaomi. El nombre de Motorola (y todo lo que ello conlleva) es en cualquier caso una garantía en sí mismo, y nada debería impedir recomendar al nuevo Moto E como el teléfono perfecto para aquellas personas que tan solo busquen un smartphone económico y libre de frustraciones.

Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (2)
Prueba de producto
01 / SEP 2014
2
Comentarios
Cargando comentarios