• "La fotografía de hoy no es la que algunos tienen en su cabeza ...
  • "Todo indica que la A700 será la cámara de su segmento con menos ruido a ...
Entrevista
MIQUEL RUIZ, FUNDADOR DE FOTóGRAFOS POR LA PAZ

"Queremos que la fotografía sirva para algo más que para llenar huecos en un periódico"

 
8
JUL 2007

Miquel Ruiz es fundador de la ONG Fotógrafos por la Paz. Lo podríamos definir como uno de esos fotoperiodistas inquietos, cuya máxima es mostrarnos la realidad que los medios olvidan, algo que debería ser de oficio en esta profesión. Tras un primer encuentro en la ya remota edición de Visa pour L'Image 2006, en Perpiñán, QUESABESDE.COM se ha reencontrado con este fotógrafo catalán en Barcelona.

¿Cómo te convertiste en fotógrafo?

Lo de hacerme fotógrafo debió de ser por los genes. Un día te topas con una cámara fotográfica; al día siguiente comienzas a hacer fotos, y al cabo de unos años te das cuenta de que esto es lo que realmente quieres hacer.

En fotoperiodista, en cambio, no te conviertes nunca, sino que te vas haciendo poco a poco. Creo que lo que soy es un aprendiz de fotoperiodismo. Lo que sí es cierto es que comencé en este mundo hace más de 25 años y en él continúo cada día aprendiendo cosas de mí mismo, de los demás y de todo el mundo.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Miquel Ruiz, en una imagen de archivo obtenida durante la última edición de Visa por l'Image, en septiembre de 2006.

Ésta es la única razón por la que voy año tras año a Perpiñán [al festival Visa pour l'Image], para aprender de las buenísimas imágenes que se exponen ahí.

¿Qué os llevó a crear la ONG Fotògrafs per la Pau (Fotógrafos por la Paz)?

La necesidad de transmitir, a través de la fotografía, algo más de lo que plasmamos a diario en las páginas de los periódicos. Se trata de ese otro tipo de imágenes que muchos de nosotros quisiéramos enseñar y no podemos.

A través de Fotógrafos por la Paz queremos darle una dimensión a la fotografía que sirva para algo más que para llenar huecos en un periódico; que sirva para estimular nuevos fotógrafos, nuevas gentes y nuevas historias. Que la fotografía transmita la historia de nuestro yo más cercano, y a la vez de lugares más lejanos.

Foto: Miquel Ruiz

Pero, sobre todo, queremos que Fotógrafos por la Paz sirva para que no se pierda la memoria de hechos que ocurrieron y que fueron noticia en su momento. Hechos que ahora han dejado de ser noticia, pero que en algunos casos siguen ocurriendo.

La fotografía cada uno se la toma como quiere. Los hay que hacen de ella un negocio, que es una opción muy válida; otros la hemos convertido en un modo de vida. Mediante la fotografía se pueden transmitir valores; es una herramienta, un medio, no un fin por sí mismo.

Compaginas tu labor en la ONG con un trabajo en el periódico comarcal El Punt.

Mi labor en el diario El Punt es tan normal como el trabajo cotidiano del día a día de cualquier banquero, funcionario... o del trabajador que sea. Es tan poca cosa como llenar las páginas en blanco que dejan los anuncios. Y si no se hiciera, no tendría mayor importancia, porque en nuestro ámbito los medios de comunicación le dan a la fotografía el mínimo valor posible.

Esto provoca que la fotografía utilizada en los medios transmita mediocridad a la prensa del día a día. Si se le diese más importancia, un mínimo de importancia, serían mucho más consecuentes a la hora de hacer encargos, tanto en fotografía de prensa como en reportajes.

Foto: Miquel Ruiz

¿Cómo es posible combinar el trabajo en un periódico con un una actividad tan imprevisible como la de Fotógrafos por la Paz?

Es tan sencillo como preparar mis vacaciones para poderlas dedicar a la ONG. Igual que hay gente que las utiliza para ir de viaje, yo renuncio a ellas para poder dedicar tiempo a realizar trabajos sociales.

Tengo entendido que Fotógrafos por la Paz surgió como una iniciativa puntual.

Fotógrafos por la Paz nace en 1993 como un proyecto de dos meses para ayudar a la reconstrucción y recuperación de un periódico de Sarajevo.

A partir de aquí, los diferentes caminos de la vida nos llevan a que, aún ahora [mayo de 2007], continuemos allí con la misma lucha: llevar la verdad como bandera de cualquier cosa que pueda hacer Fotógrafos por la Paz.

Foto: Miquel Ruiz
Foto: Miquel Ruiz

¿Con qué medios cuenta la ONG?

Fotógrafos por la Paz no tiene socios, pero tiene la suerte de contar con muchísimos amigos a los que, con sólo llamarles en el momento necesario y decirles que hay una nueva operación en marcha, ya nos prestan su ayuda.

¿Cómo puede ayudar una ONG a través de la fotografía?

Es todo cuestión de querer hacerlo, de proponérselo y de tener muchas ganas de llevarlo adelante. Yo creo que cualquier ONG, por pequeña que sea, como la nuestra, ha de poder salir adelante contando tan sólo con lo que comentaba antes: la voluntad y la ayuda de muchos amigos.

Creo que es el espíritu de ayuda lo que hace que esto sea una realidad. Y la fotografía es el medio que utilizamos para materializarlo. Lo resumió muy bien Eugene Smith en una gran frase: "Podríamos hacer que la pequeña luz de la fotografía sirviese para cambiar el mundo."

Foto: Miquel Ruiz

¿Cuáles han sido los proyectos más importantes que habéis llevado a cabo?

Han sido docenas de proyectos, desde traslados de refugiados hasta caravanas de ayuda a Sarajevo o Srebrenica. En Trincomalee, Sri Lanka, se hizo una aportación de más de 20.000 euros en material informático para una escuela.

Pero, sin duda, el más significativo de todos fue la ayuda que se prestó a un periódico en Sarajevo a lo largo de la guerra de Bosnia, junto con el traslado de refugiados -fueron casi dos docenas- que vinieron a las comarcas de Girona. Creo que salvar una vida humana es el mejor proyecto que puede realizarse.

En definitiva, se trata de decenas y decenas de proyectos y de amigos que colaboran, lo que hace de Fotógrafos por la Paz una gran asociación de ayuda a los más necesitados a través de la fotografía.

Foto: Miquel Ruiz

¿Qué tenéis entre manos en este momento?

En la actualidad estamos trabajando en el proyecto Krava ["vaca" en bosnio], que nos llevó a Srebrenica el pasado marzo, lugar que volveremos a visitar en septiembre.

Con este proyecto se gestiona la compra de vacas y ovejas para la población de exiliados que han regresado y no tienen medios para iniciar su actividad anterior como granjeros. La idea es ayudarles económicamente a sentar las bases para que la industria ganadera y láctea, típicas de la zona antes de la guerra, vuelvan a ser productivas.

Paralelamente, la Diputación de Girona y la Universitat de Girona están aportando material informático para repartir en escuelas de la zona.

Fotógrafos por la Paz se pone en acción en el momento en que es necesario actuar. Me refiero a catástrofes humanitarias en las que esté en nuestras manos poder ayudar. Aunque ocurren desastres humanitarios a diario, sería inútil realizar un esfuerzo que nos sobrepasara.

Foto: Miquel Ruiz

El proyecto de ayuda en Sri Lanka se interrumpió de golpe el año pasado. ¿Qué ocurrió exactamente para que cooperantes de la ONG tuvieran que abandonar el país?

En realidad, no ocurrió nada. O nada nuevo. Sencillamente, hay una historia que hace ya 22 años que dura y que no es otra cosa que un tsunami que se llama guerra. El ejército de Sri Lanka y la guerrilla tamil mantienen un conflicto bélico al norte del país, en Trincomalee.

Allí, el ejército se está dedicando a masacrar y asesinar la vida rural. Incluso llegaron a morir 17 cooperantes. Por ello han expulsado a todas las ONG que operan en la zona, para que no existan testigos de las acciones que el ejército lleva a cabo contra la guerrilla.

Los dos cooperantes de Fotógrafos por la Paz fueron expulsados del país, y será muy difícil que podamos volver a trabajar allí.

En realidad, lo que ocurrió en Sri Lanka no es nada novedoso. Sencillamente, son cosas que no llegan a los medios de comunicación de Europa y de las que no nos estamos enterando.

Etiquetas
Artículos relacionados (1)
Con texto fotográfico
Miquel Ruiz
12 / ABR 2012
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar