• Pedro Madueño: "Tuve la impresión de que hacía un retrato para la historia"
  • Cèlia Atset: "Cuando me giré y las vi se me puso la piel de gallina"
Con texto fotográfico

"Es la imagen que justifica toda una tarde fotografiando" Miquel Ruiz

 
Foto: Miquel Ruiz
12
ABR 2012
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Proclives a cometer los mismos errores a lo largo de la historia, el instante que capturó Miquel Ruiz en Srebrenica aporta un rayo de esperanza para que atrocidades como el genocidio de la guerra de Bosnia no se repitan. Muy comprometido con la cultura de la paz, este fotoperiodista afincado en Girona fundó hace casi veinte años la ONG Fotògrafs per la Pau, y nos confiesa que si la enfermedad que sufrió hace casi dos años se lo permitiese, ahora estaría trabajando en Siria.

Miquel Ruiz

He viajado a Bosnia-Herzegovina muchas veces, realizando varios proyectos fotográficos y de cooperación con la ONG Fotògrafs per la Pau. Hice un proyecto personal que consistía en fotografiar durante cinco años consecutivos, cada 10 y 11 de julio, los entierros masivos en Srebrenica.

En 2003 se inauguró el Memorial de Srebrenica, en Potocari, en el que se entierran a las víctimas que se han encontrado en las fosas comunes del país. Cada año aparecen aproximadamente mil cadáveres, y todos aquellos que se pueden identificar mediante pruebas de ADN son enterrados en Potocari cada 11 de julio. Los cadáveres están en el cementerio de Tuzla y es necesario identificar más del 70% de ellos, algo que es muy complicado. En 2008 sólo se enterraron 400 cadáveres; 540 al año siguiente, y casi 700 hace un par de años.

Antes del entierro se depositan los ataúdes en una ceremonia solemne en la antigua fábrica de baterías de Potocari, junto a Srebrenica. Esta fotografía está tomada en 2008 durante dicha ceremonia. La mujer que aparece es Sabra, una amiga mía que tras 12 años de búsqueda tuvo la suerte -sé que suena extraño llamarlo de esa manera- de encontrar el cadáver de su cuñado tras haber enterrado a su marido y sus hijos. Junto a otras muchas madres de Srebrenica, lucha para que no se olvide la masacre ocurrida en 1995, sigue buscando a sus seres queridos y se ha presentado como parte acusatoria en el Tribunal Penal Internacional de La Haya.

Aquel día tuve mucha suerte, porque en dos de los tres años que fotografié estos actos llovió e hizo mal tiempo. Ese día hizo mucho sol y la luz era fascinante. Había casi 500 ataúdes preparados para el entierro y la soledad del momento era impresionante. En una situación así no te dejas dominar por los sentimientos, porque entonces no harías nada.

Hice muchas fotos esos tres años, pero hay un momento en que levantas la cabeza y ves a Sabra paseando entre los ataúdes y pasando justo por delante del agujero de un obús, con esa luz que ilumina la escena? Hice ocho fotos, y cuando las vi en el ordenador pensé: '¡La tengo!' Es la imagen que justifica toda una tarde fotografiando; detrás de ella hay 30 años de fotoperiodismo y suerte.

Evidentemente la hice en RAW. Lo que me llevó a pasarla a blanco y negro es el sentido de la foto, que es algo que no ha de ser real, que ha de formar parte del pasado. Yo eso lo veo en blanco y negro.

De alguna forma estas mujeres cierran sus heridas cuando encuentran a sus maridos, hijos, cuñados? Algunas han sufrido más de 15 años de dolor y desesperación, pero además hay que tener en cuenta la parte legal. Cuando encuentran a sus maridos se convierten en viudas de verdad, y además de hallar una cierta tranquilidad, eso les aporta una vida normal por los aspectos legales que implica la muerte de un familiar.

Sin embargo, habrá muchos cadáveres que no podrán ser identificados. En Srebrenica y Zepa hay fosas comunes terciarias, lo que significa que los cuerpos se ubican ya en un tercer emplazamiento. Con los entierros y desentierros con excavadoras que implica eso, es evidente que la identificación es casi imposible. De hecho, hay unos 16.000 desaparecidos y unos 10.000 muertos 'oficiales'. Hay muchas cosas que no sabemos. Es maquiavélico.

Lo de Srebrenica no debería olvidarse y mucho menos repetirse, pero lo veo difícil: los gobiernos de la Unión Europea sólo hablan de temas económicos mientras ignoran lo que ocurre en Siria.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar