• Andoni Canela: "Son fáciles de fotografiar, pero difíciles de encontrar"
  • Mikel Aristregi: "Dormitan en el subsuelo de la ciudad para mantenerse con ...
Con texto fotográfico

"¿Cómo iba a utilizar un dálmata para representar a un perro triste y abandonado?" Miquel Arnal

 
Foto: Miquel Arnal (Bassat)
14
ENE 2010
Declaraciones obtenidas por Núria Gras

Uno de los nombres más solventes de la fotografía publicitaria española, ante la cámara de Miquel Arnal han desfilado personalidades como Camilo José Cela, Joan Manuel Serrat o Jacqueline Bisset, y las modelos más cotizadas de los últimos años, como Esther Cañadas o Valeria Mazza. Franco, sencillo y enemigo de lo frívolo, ha firmado algunas de las campañas publicitarias más ambiciosas y la lista de premios que acumula -entre ellos una docena de Lux- es interminable.

Miquel Arnal

Ésta es una fotografía muy conocida y que ha ganado varios premios. De las diferentes campañas que lanzó la Fundación Purina contra el abandono de animales, fue la más emblemática. A día de hoy, sigue presente en su página web y se sigue hablando de ella.

La campaña la realizó la agencia de publicidad Bassat en los años ochenta. En aquella época Bassat firmó algunas de las campañas publicitarias más importantes del momento.

Me pidieron una fotografía de un perro triste y abandonado. Trabajar con animales puede ser tan complicado como trabajar con niños o con una estrella cabreada; requiere una buena dosis de paciencia. Por suerte, hay profesionales especializados que seleccionan el animal más adecuado para trabajar.

Después de analizar junto con el director de arte el 'briefing' de la campaña, me di cuenta de que las ideas no estaban muy claras. La primera idea de la agencia era hacerlo con un perro simpático. Me propusieron un dálmata, pero no me pareció lo más adecuado. No podía imaginarme cómo presentar un dálmata abandonado. ¿Sucio? ¿Delgado? Tampoco me gustaba la idea de usar una raza de perro próxima al imaginario infantil.

Me pregunté cómo debía ser el perro. ¿Debía ser un perro recién abandonado? ¿Un perro vagabundo que hace tiempo que fue abandonado? Dentro de la agencia había diferentes opiniones.

Empecé a consultar libros sobre razas de perros para documentarme. Buscaba un perro de aspecto triste y raza autóctona, puesto que la campaña se hacía para España. Encontré el mastín español, que aparecía reproducido en Las Meninas [de Velázquez] y que tenía los párpados caídos y una mirada especialmente triste. Mis argumentos eran sólidos, así que, finalmente, el equipo creativo se decantó por mi propuesta.

Algo parecido pasó con la localización. El director de arte no tenía muy claro dónde debía hacerse la fotografía y me propuso situar el perro en un bosque. No me gustó mucho por la connotación de perro salvaje que podía dar, así que les propuse fotografiar al perro en medio de una carretera desierta.

La campaña en la que dejó su impronta Arnal forma parte del imaginario colectivo de toda una generación de españoles.

Realmente, mi propuesta gráfica resultaba bastante impactante, pero se trataba de una campaña de sensibilización, y un perro triste en medio de una carretera desierta transmitía el mensaje de forma mucho más gráfica y directa. Con aquella elección se articulaba un mensaje claro, sin lugar a interpretaciones, que cualquier persona podía entender.

Finalmente, la imagen se tomó en una carretera desierta de los Monegros [Aragón] y con un mastín español, según mi 'contra-briefing' y después de intensas discusiones con el responsable de la campaña.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar