• Ángel Navarrete: "No estaba cabreado conmigo mismo, pero sí me sentí un ...
  • Alfonso Moral: "Se vuelven adictos a la heroína por desconocimiento"
Con texto fotográfico

"No quería la típica foto de regatas" Miguel Riopa

 
Foto: Miguel Riopa
27
AGO 2009
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Tras pasar por la redacción de diversos periódicos en su Galicia natal, Miguel Riopa trabajó para las agencias EFE y AP para recalar finalmente en AFP. El hundimiento del Prestige y varios incendios forestales son algunos de los desastres ocurridos en Galicia que este fotoperiodista ha cubierto durante los últimos años. En 2008 obtuvo un segundo premio en los prestigiosos World Press Photo con esta imagen de una regata.

Miguel Riopa

En 2007, cuando se celebró la America's Cup en Valencia, Agence France-Presse [AFP] acreditó a siete fotógrafos para cubrir el evento. Parecen muchos, pero hay que tener en cuenta que la competición dura todo un año si se incluyen las previas clasificatorias. Para la final estuvimos cuatro fotógrafos y un editor gráfico.

Yo estoy muy hecho al mar, así que no me mareo. Además, tenía cierta experiencia previa en temas de náutica, y por eso fui uno de los acreditados.

En plena competición trabajábamos desde una lancha zódiac bastante pequeña y que se movía mucho. La primera dificultad estaba en evitar que se me mojara el equipo, que además era muy voluminoso: cargaba con tres cuerpos y ópticas de 16-35 y 70-200 milímetros, además de un enorme 500 mm f4.

La otra gran dificultad técnica estaba en el mismo medio en el que trabajábamos. Si había algo de oleaje o marejada, la lancha se movía arriba y abajo constantemente, así que tenías que asentarte muy bien.

Por suerte, la luz no era un problema, y podías disparar a 400 ISO con una velocidad de 1/2000 [segundos], con lo que evitabas a la vez el movimiento del velero y la trepidación provocada por ti mismo.

Como me gusta hacer fotografía en el agua tengo una carcasa para submarinismo, y en ella cargué uno de los cuerpos. La mayoría de imágenes las tomé con los teles. Cuando usaba la cámara de la carcasa, la sumergía justo en la superficie, con los brazos dentro del agua. A la primera ola, ya estaba empapado.

Mientras la lancha se desplazaba, no podías hacer otra cosa que agarrarte. Las fotografías las hacía desde los puntos en los que indicaba al piloto que detuviera la embarcación. La diferencia entre una foto aceptable y una muy buena foto puede ser cuestión de escasos metros. Si tienes la suerte que al piloto le interese la fotografía, tenga una buena visión de lo que quieres hacer y sepa interpretarlo para dejarte en el mejor punto, tienes mucho ganado.

Esta foto la había visualizado durante el campeonato, pero siempre estaba demasiado lejos para tomarla cuando se producía la acción. Hasta que un día, al terminar la regata, mientras un miembro de la tripulación recogía una vela, se dio la luz oportuna. Yo estaba a una distancia aceptable, e inmediatamente supe que era una buena foto porque era muy distinta de las otras.

La vela es un deporte muy dinámico y muy fotogénico que permite usar muchos recursos diferentes, como contrastes de color, contraluces, movimiento, la congelación de las gotas de agua? Para mí, lo importante era buscar imágenes distintas a la habituales y no la típica fotografía que dan los diarios y en la que se ve el velero entero.

Presenté una serie de diez fotografías al concurso World Press Photo de 2008 y el jurado reconoció ésta con un segundo premio en la categoría de Fotografías Individuales de Deportes.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar