Actualidad

Windows 8 sale a la calle poniendo especial atención en los tablets

 
26
OCT 2012
Eduardo Parra / Lucas Laó   |  Madrid / Barcelona

Hablar de lavado de cara es quedarse corto. Windows 8 es una completa operación de cirugía del que es el sistema operativo más extendido del mundo. La nueva interfaz gráfica centrada en el manejo táctil, la tienda propia de aplicaciones y la apuesta por el formato tablet componen sus tres patas fundamentales. Los modelos de Microsoft pertenecientes a la línea Surface, eso sí, no recalarán de momento en países como España.

Oficializado de forma internacional en Nueva York, el espacio Uno Nueve de Madrid fue el escenario elegido ayer por Microsoft para presentar a los medios españoles su nuevo sistema operativo. Pese a la continuidad numérica en el nombre, el nuevo Windows 8 y su predecesor Windows 7 son muy distintos. Incluso se ha desterrado el menú "Inicio", sello de identidad desde los tiempos de Windows 95.

Conducida por María Garaña, presidenta de Microsoft en España, la demostración de las opciones y posibilidades de Windows 8 corrieron a cargo del humor del Mago More, quien puso sobre la mesa la filosofía eminentemente táctil del sistema. Bebiendo directamente de lo que ya sucede en Windows Phone, la nueva interfaz de usuario Modern se articula en torno a las pantallas deslizantes y los iconos "vivos" que se actualizan automáticamente.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
María Garaña, presidenta de Microsoft en España, durante el acto celebrado ayer en Madrid.

Es la receta que Microsoft quiere llevar no sólo a los ordenadores de sobremesa y los portátiles, sino también a los tablets y los formatos híbridos que hacen cada vez más difícil separar estas categorías entre sí. Independientemente del tipo de dispositivo, el aspecto de Windows 8 siempre es el mismo, aunque con una serie de matices.

El tradicional escritorio y el clásico sistema de archivos siguen estando presentes en el Windows 8 propiamente dicho. Es decir, el que está pensado para máquinas con procesadores de Intel o AMD. Pero en Windows RT, versión especialmente adaptada para equipos con procesadores ARM, esta posibilidad queda restringida a las herramientas del paquete Office.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

En la práctica esto implica que habrá dos tipos de tablets Windows. Por un lado, los que usen Windows 8 o Windows 8 Pro, más aptos para un uso productivo; por el otro, los que integren Windows RT, más centrados en el ocio y con más autonomía. Sólo los primeros, eso sí, serán compatibles con los programas ya creados para Windows 7.

Ambos tipos de tablets tendrán acceso a otra gran apuesta de Microsoft: la tienda de descargas Windows Store. Además de contar de partida con aplicaciones internacionalmente tan populares como las de Skype o Amazon, herramientas de entidades como El Corte Inglés o TV3 también figuran ya en el catálogo de la versión española de la tienda.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

En el acto de Madrid pudieron verse además docenas de equipos cargados con el nuevo sistema operativo, pues firmas como Asus, Dell, HP o Samsung están iniciando actualmente su oferta de productos con Windows 8 y Windows RT. Los tablets Surface que fabrica la propia Microsoft, eso sí, no llegarán a España hasta una "segunda oleada", en palabras de Garaña. No hay una fecha concreta, pero los rumores apuntan al primer trimestre de 2013.

Como software independiente, Windows 8 costará 60 euros en su versión estándar, aunque quienes quieran actualizar su equipos desde una versión anterior podrán hacerlo por 30 euros hasta finales del próximo mes de enero. Windows RT, en cambio, no podrá comprarse aparte, sino que vendrá instalado de serie en aquellos equipos que apuesten por esta variante.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar