• iMac Retina: ¿para qué una pantalla 5K?
  • Nissan Leaf: dos semanas conviviendo con un coche 100% eléctrico
Prueba de producto
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Microsoft Surface Pro 3: análisis

4
13
NOV 2014
Texto: Alberto Ballestín  |  Fotos: Álvaro Méndez

Único, imperfecto y en ocasiones incomprendido, el Surface Pro ha conseguido pese a las adversidades encontrar un pequeño pero entusiasta grupo de usuarios que han sabido ver en él las mejores características de un ordenador portátil y un tablet en un único dispositivo. Microsoft ha planteado la tercera generación de esta saga de forma más seria y como una posible alternativa a los ultrabooks convencionales. Entre sus novedades, una pantalla que crece hasta las 12 pulgadas e importantes mejoras a nivel de uso.

Un ordenador portátil con potencia de sobremesa para una generación de trabajadores que está cambiando el ratón por la pantalla táctil. Probablemente hay pocas categorías de producto más confusas e inclasificables como la que inauguró Microsoft en octubre de 2012 con el lanzamiento de la primera generación del Surface. Dos años después, su concepción es aún más bizantina si cabe.

Microsoft Surface Pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tras dos intentonas aparentemente orquestadas bajo la presunción de que el mundo necesitaba un tablet con las capacidades de un laptop, Microsoft ha cambiado el diseño de su Surface Pro 3 para ofrecer un equipo capaz de sustituir a cualquier tipo de PC, ya sea itinerante o estático, añadiendo al mismo tiempo funciones táctiles avanzadas.

Los ingredientes de la receta son los mismos, pero los cambios en sus proporciones han redundado en un producto notablemente distinto y que merece ser examinado como tal. Y es que el nuevo Surface Pro 3 tiene que ver mucho menos con los modelos precedentes de lo que cabría esperar únicamente por su nombre.

Caballo grande

Que Surface es un equipo de dimensiones más que generosas es una enunciación que ciertas dosis de truísmo. El tablet de Microsoft siempre se ha caracterizado por ser uno de los más grandes del mercado en virtud de su importante marco y de la necesidad de integrar conectores USB completos para utilizar periféricos de uso habitual, pero Surface Pro 3 llega aún más lejos.

Obviado el propósito de los modelos precedentes, que teóricamente querían ser una alternativa a los tablets basados en Android o iOS pero ofreciendo algo más, Surface Pro 3 se presenta como la alternativa polivalente a los Ultrabooks. Esto implica (y le permite justificar) unas cotas que lo separan definitivamente del mercado de los tablets.

microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con esto dicho, el Surface 3 Pro no es objetivamente un dispositivo desmesurado. De hecho, con un grosor de 9,1 milímetros y un peso de 800 gramos, es incluso más fino y ligero que el modelo original, hasta el punto de que resulta difícil reducir aún más su perfil sin perder la posibilidad de incluir en él un conector USB de tamaño completo. Pese a todo, en ningún momento esto incide negativamente en su elevadísima calidad de construcción, que lo sitúa en el punto más alto de su segmento.

Los 29 centímetros de ancho y 20,1 centímetros de alto del Surface Pro 3 se explican básicamente por la presencia de una pantalla que crece en la tercera generación del modelo hasta las 12 pulgadas. Es uno de sus grandes alicientes, pero al mismo tiempo hace que éste sea un aparato de manejo directamente incómodo a mano alzada, hasta el punto de que su funcionamiento como tablet puro solo resulta óptimo durante periodos de tiempo muy limitados o usando un escritorio para apoyarlo.

microsoft surface pro 3microsoft surface pro 3microsoft surface pro 3microsoft surface pro 3microsoft surface pro 3microsoft surface pro 3
Calidad superior

Su solidez y buen tacto hacen que el Surface Pro 3 se sienta en las manos muy resistente y sin embargo refinado

microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Álvaro Méndez (Quesabesde)
microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Álvaro Méndez (Quesabesde)
microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Álvaro Méndez (Quesabesde)
microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Álvaro Méndez (Quesabesde)
microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Álvaro Méndez (Quesabesde)
microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Precisamente Microsoft ha modificado el diseño original del Surface para acomodar mejor el festival de pulgadas y píxeles que depara al usuario el nuevo modelo. El cambio más significativo es la presencia de una nueva base de apoyo con doble muesca de extracción, que ahora puede colocarse en tres posiciones para mejorar la postura de trabajo: totalmente plegado (modo tablet), en posición de uso normal, y con una nueva y agradecida configuración que inclina la pantalla en 150 grados para facilitar el uso del Surface Pro 3 sobre las piernas, al más puro estilo laptop.

Este pequeño cambio hace que el Surface Pro 3 sea un equipo mucho más práctico de usar en un contexto itinerante y productivo a pesar de sus mermadas capacidades como tablet. No es el único. Microsoft también ha desplazado el botón de encendido, ahora situado en la esquina superior derecha, así como el botón de Windows, que abandona su antigua y sumamente impráctica posición central inferior para situarse en el lateral derecho.

microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tanto por diseño general como por construcción, el Surface Pro 3 revalida el liderazgo de Microsoft en el segmento de los dispositivos convertibles con Windows. Sencillamente, no hay un solo producto comparable en términos de ajustes, materiales y calidad percibida.

Su chasis metálico es contundente como pocos y está acabado sin rebabas ni ajustes desagradables. Todos los mecanismos responden al tacto de forma extremadamente satisfactoria, desde los botones de control de volumen al soporte trasero y la clavija de alimentación magnética, rediseñada para evitar desconexiones accidentales.

Una pantalla para trabajar

Sin duda la mayor novedad del Surface Pro 3 es el uso de una gran pantalla de 12 pulgadas. Atrás quedaron las ínfulas de tablet de los antiguos modelos de 10,6 pulgadas. Microsoft se ha percatado de que el auténtico mercado del Surface es el profesional, de forma que ha decidido incrementar la superficie de trabajo disponible y su densidad de píxeles para hacer la vida más fácil a ingenieros, diseñadores gráficos, fotógrafos y demás usuarios avanzados.

Éstas son las personas que mayor partido podrán sacar al nuevo híbrido de Microsoft gracias a las mejoras en resolución y al stylus incluido, aunque no las únicas.

microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque probablemente no son el target del Surface Pro 3, los consumidores que demanden un uso ofimático más tradicional a sus equipos probablemente verán sus necesidades bien cubiertas aquí, puesto que la relación de aspecto 3:2 de la pantalla hace que este dispositivo sea más adecuado que cualquier tablet o portátil con una pantalla de tipo 16:9 a la hora de procesar grandes bloques de texto, ya sea contenido en código o documentos de Office.

Las pantallas del Surface se han caracterizado por ofrecer buenos niveles de brillo y ángulos de visión adecuados. El Surface Pro 3 no es la excepción.

Además de luminoso, el dispositivo puede ser utilizado con total normalidad en cualquier grado de inclinación habitual (nada extraño si se considera que rivaliza con los ordenadores portátiles) y no parece exhibir fugas de luz. Unido a la profundidad de sus negros, esto redunda en una mayor calidad de imagen trabajando a baja luz con fondos o imágenes oscuras. Esta nueva pantalla también posee una mayor densidad de píxeles.

El tamaño y el peso del Surface Pro 3 hacen que su uso continuo como dispositivo de lectura o navegación a mano alzada sea poco recomendable

microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con la llegada de esta tercera generación, Microsoft ha elevado la resolución del Surface de 1920 x 1080 a 2160 x 1440 píxeles. Este aumento no solo es bienvenido dado el incremento de superficie, sino que permite editar imágenes y vídeo con un menor nivel de zoom.

Comparada con la de prácticamente cualquier ultrabook disponible en el mercado, la pantalla del Surface Pro 3 ofrece unos colores más vivos y correctos, con ángulos de visión más que adecuados, y es potencialmente más limpia gracias a la presencia de un stylus que evita la manipulación de los menús a dedo.

Con buena letra

La presencia de un stylus siempre ha sido uno de los grandes puntos a favor de los modelos Surface en sus vertientes de uso profesional. Hasta ahora Microsoft había utilizado un digitalizador Wacom de gran sensibilidad, que en la tercera generación de esta familia ha sido sustituida por un N-Trig que posee virtudes y defectos frente a la tecnología anterior.

La principal ventaja que presenta el nuevo digitalizador es que ha permitido a Microsoft reducir el grosor de la pantalla, y con él también el grosor del propio dispositivo. En un equipo portátil cualquier pequeña ganancia puede tener un gran impacto en el transporte y manejo del equipo, especialmente si entre sus posibilidades se cuenta su uso como tablet puro.

microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el lado menos positivo, el antiguo digitalizador brindaba 1.024 niveles de presión frente a los 256 ofrecidos por la punta del stylus N-Trig, lo que podría ser algo a considerar para ciertos gremios relacionados con las artes visuales en su vertiente digital. Durante las pruebas realizadas, sin embargo, la diferencia ha resultado inapreciable.

El stylus del Surface Pro 3 como elemento físico de interacción supone un salto cuantitativo en calidad y confort frente al incluido en los modelos anteriores, fabricados en plástico ligero y de un tacto barato que desmerecía el conjunto. El nuevo stylus es más robusto y pesado, en no escasa medida porque utiliza una conexión Bluetooth que a su vez requiere el uso de una pila AAAA.

El stylus, de tacto y peso mucho más sustanciales que el anterior, puede ser transportado usando el conector magnético de alimentación

microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Este stylus es también más práctico gracias a su nuevo panel de botones, que incluye funciones de encendido, borrado, botón derecho y lanzamiento automático de la aplicación OneNote para tomar notas rápidamente con solo pulsar el botón que en un bolígrafo normal serviría para retraer o extraer la punta. Incluso es posible lanzar OneNote con Windows 8 bloqueado, en cuyo caso se accede a una libreta segura que impide acceder a anotaciones anteriores.

El stylus del Surface Pro 3 es además más natural en su manejo, y no solo por el peso añadido por la batería o su robusta construcción. La velocidad de trazado es casi natural, similar a la de un bolígrafo o lapicero real, hasta el punto de que el periodo de aprendizaje es prácticamente inexistente. El mayor problema detectado es que la interfaz por defecto de aplicaciones como Photoshop es realmente diminuta en la pantalla del Surface, lo que dificulta su manejo con el stylus.

Poder abrir OneNote y comenzar a tomar anotaciones manuscritas con solo tocar un botón es una de las novedades más importantes y prácticas del Surface Pro 3

microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El Surface Pro 3 permite guardar el stylus de dos formas distintas: usando el conector magnético de carga (lo que a su vez impide la conexión a la fuente de alimentación) y una banda flexible que se pega al teclado mediante un adhesivo. Este método posee la ventaja de que permite guardar el lápiz mientras Surface se carga, pero hace que extraer y guardar el stylus sea algo complicado cuando el equipo está sobre la mesa.

Trabajador ejemplar

Las especificaciones técnicas de la gama Pro de Surface han estado siempre en la parte alta. El Surface Pro 3 no cambia en este aspecto. Microsoft ofrece variantes con procesadores Core i3, i5 e i7, así como múltiples opciones de almacenamiento, desde los 64 GB del modelo más básico a los 512 GB del Core i7 más caro.

La unidad con la que se ha realizado esta prueba estaba dotada con una CPU Core i5-4300U y 8 GB de RAM. La GPU, nuevamente, vuelve a estar integrada en el propio procesador, lo que puede limitar en cierta medida el aprovechamiento del Surface Pro 3 como una máquina de procesamiento 3D avanzada (para lo cual hay ordenadores portátiles más adecuados).

microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La elevada resolución de la pantalla de 12 pulgadas hace que la interfaz por defecto de programas tan utilizados como Photoshop requieran ojo de lince y pulso de cirujano

Las pruebas de rendimiento realizadas con este hardware muestran unas prestaciones mucho más que adecuadas para la inmensa mayoría de los usuarios profesionales. Todas las aplicaciones ejecutadas, desde suites de edición de vídeo a programas de edición fotográfica para profesionales se mueven con la fluidez propia de un equipo de sobremesa, aunque eso ya sucedía en el modelo anterior.

Es curioso, de hecho, que las pruebas de rendimiento arrojen unos resultados muy parejos a los del Surface Pro 2. En algunos benchmarks populares como 3DMark, de hecho, las puntuaciones del Surface Pro 3 son muy ligeramente inferiores a las conseguidas por las de su predecesor. Tal vez las necesidades térmicas y de eficiencia energética tengan algo que ver.

Microsoft Surface Pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este aspecto, cabe señalar que el Surface es una máquina que tiende a calentarse con bastante facilidad en cuanto se le pide algo de trabajo pesado. Tampoco es silenciosa, aunque el ruido del ventilador es bastante discreto (se activa con tanta o más frecuencia que en el Surface Pro 2), recordando al siseo de una espita de gas. Al principio llega a ser incluso desconcertante por lo peculiar del sonido.

Quien quiera utilizar su Surface Pro 3 como máquina de juego en los recesos se encontrará con que la GPU integrada no puede ejecutar la mayoría de los títulos modernos de forma satisfactoria si no es reduciendo los detalles al mínimo. Incluso algunos relativamente sencillos como "XCOM: Enemy Unknown" no consiguen correr con suavidad. Nada nuevo por otro lado en una máquina orientada en la misma dirección que la inmensa mayoría de los ultrabooks.

El Surface Pro 3 carece de una tarjeta gráfica dedicada, por lo que su uso lúdico se retringe a la reproducción de películas y la ejecución de juegos poco exigentes

microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La prueba de autonomía arroja una duración muy similar a la del Surface Pro 2, si no ligeramente inferior. Aunque es imposible encontrar a dos personas que den exactamente el mismo tipo de uso a sus equipos, la duración de la batería durante las pruebas realizadas ha alcanzado una duración de aproximadamente 8 horas por carga.

A nivel de puertos, el Surface Pro 3 ofrece un conector USB 3.0 de tamaño completo, imprescindible a estas alturas para sus usuarios, así como una ranura microSD y una salida Mini DisplayPort. Quien necesite un mayor número de conectores puede adquirir la base de ampliación opcional, que por 200 euros añade cinco puertos USB (tres de ellos 3.0), uno Ethernet y una salida Mini DisplayPort compatible con 4K.

Un teclado que parece de verdad

Microsoft ha reducido el número de teclados ofrecidos con el Surface Pro 3 de dos a uno. A partir de ahora el seudotablet profesional de la compañía solo podrá complementarse con un nuevo y mejorado Type Cover (130 euros) que supone una mejora integral.

Además de ofrecer unas teclas retroiluminadas de mejor tacto que el Type Cover disponible hasta ahora, cosa que agradecerán todos los usuarios que deban introducir grandes cantidades de texto, este nuevo teclado extrafino incorpora un pliegue superior con un imán que permite añadir un segundo punto de adhesión al tablet.

microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De esta forma, el telcado no queda totalmente tumbado sobre el escritorio, sino que se eleva ligeramente como si fuera un teclado convencional con las patas traseras desplegadas, logrando que la escritura sea más agradable, rápida y precisa, a pesar de que sigue ofreciendo una cierta flexibilidad. También ayuda el hecho de que el nuevo teclado es más grande (y sin embargo también más fino) para adaptarse al nuevo tamaño de la pantalla.

La segunda gran mejora del nuevo Type Cover para los Surface Pro es el enorme salto experimentado por el touchpad, que ha pasado de ser marginal a directamente utilizable. Sin llegar a poder compararse con los mejores touchpads del mercado, este elemento imprescindible es ahora más grande, más preciso y muchísimo menos frustrante.

microsoft surface pro 3microsoft surface pro 3
Mejor en todos los aspectos

El nuevo teclado Type Cover del Surface Pro 3 no solo es más espacioso, sino que ofrece un touchpad muy mejorado y puede doblarse para aportar una pequeña inclinación a las teclas

microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Álvaro Méndez (Quesabesde)
microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los gestos multitáctiles como el desplazamiento a dos dedos, que en el anterior Surface eran tan difíciles de realizar que la mayoría prefería tocar la pantalla o usar un ratón convencional, se pueden realizar ahora con la normalidad deseable.

Las cámaras son para Windows (Phone)

Microsoft ha dotado al Surface Pro 3 con dos cámaras de 5 megapíxeles con capacidad de grabación a 1080p. Suponen un salto muy importante con respecto a los captores de 1,2 megapíxeles utilizados en el modelo anterior, pero nadie debería esperar unos resultados espectaculares. Más bien todo lo contrario.

Muestras: 4,5 MP
Fotografías tomadas con un Surface Pro 3
fotografías tomadas con un surface pro 3
fotografías tomadas con un surface pro 3
fotografías tomadas con un surface pro 3
fotografías tomadas con un surface pro 3
fotografías tomadas con un surface pro 3
fotografías tomadas con un surface pro 3

Aunque mejoradas, la calidad de las cámaras del Surface sigue siendo bastante pobre

Aberraciones cromáticas, artefactos y desequilibrios insalvables en el balance de blancos son solo algunos de los problemas que plagan las fotografías tomadas con el nuevo Surface, que una vez más hace del apartado fotográfico un aspecto totalmente secundario.

A pesar de que la delirante estampa del señor o la señora tomando fotos con su iPad es ya una constante, es muy difícil que nadie esté pensando en usar un Surface Pro 3 como cámara salvo en caso de urgencia. Cualquier smartphone de gama media captura imágenes mucho más nítidas, y además resulta más manejable. En el lado positivo, el Surface Pro 2 era mucho peor en este aspecto.

Más portátil que tablet

Ni tablet, ni portátil. El Surface es simplemente un Surface. Descubierta su auténtica clientela, Microsoft se ha lanzado a conquistar a un reducido número de usuarios que necesitan la portabilidad de un ultrabook, la potencia de un equipo de tradicional y las posibilidades de un stylus en un mismo dispositivo. En este aspecto, el Surface Pro 3 apenas tiene rivales.

A sus buenas especificaciones y brillante construcción se suman ahora un stylus mucho más agradable de usar, un teclado muy mejorado y una pantalla que marcará un antes y un después para los usuarios que demandaban una auténtica herramienta de trabajo en lugar de un dispositivo de consumo audiovisual adaptado para la oficina.

microsoft surface pro 3
Microsoft Surface Pro 3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El Surface Pro 3 no quiere competir con los tablets, pero tampoco es un ultrabook al uso. Su usuario es tan concreto que virtualmente no cuenta con otras opciones creíbles

La irrelevancia de los cambios a nivel de batería y prestaciones puede resultar decepcionante, pero casi cualquier persona que haya tenido antes un Surface Pro 2 no tardará en descubrir que su sucesor es un producto netamente superior.

Con todo, el Surface Pro 3 sigue sin ser un dispositivo fácil de recomendar. El modelo analizado, con un procesador i5, 8 GB de RAM y una unidad SSD de 256 GB, tiene un precio de 1.300 euros, a los que habría que sumar los 130 del nuevo teclado Type. Son tantos los ultrabooks disponibles por semejante cantidad de dinero que más de uno se preguntará si de verdad necesita el stylus y la posibilidad de utilizar su Surface como un incómodo tablet.

Aun así, con su tercera generación el Surface Pro 3 consigue encontrar su razón de ser. Tal vez la mayoría de los usuarios seguirán dándole la espalda (no sin motivos), pero aquellos que necesiten una máquina capaz de ejecutar las aplicaciones de edición más habituales y con las posibilidades propias de una tableta digitalizadora sin tener que llegar a la oficina, encontrarán en el dispositivo híbrido de Microsoft la única oferta del mercado que realmente merece la pena.

4
Comentarios
Cargando comentarios