Actualidad

Microsoft finiquita su joven gama de teléfonos Kin para centrarse en Windows Phone 7

 
1
JUL 2010

Nominado a ser uno de los fracasos tecnológicos más sonados de los últimos años, Microsoft ha anunciado de forma oficial el punto final para su plataforma de teléfonos móviles Kin. La tibia acogida comercial parece estar detrás de esta decisión, que desde la compañía de Redmond se ha contextualizado como una medida para centrar todos los esfuerzos en el desarrollo del sistema operativo Windows Phone 7 Series. Los ya defenestrados Kin One y Kin Two ni siquiera han llegado a estrenarse en Europa, donde tenían que llegar este próximo otoño.

Anunciada el pasado mes de abril, a la saga Kin de Microsoft le corresponde el dudoso honor de ser uno de los productos con la vida más corta del mercado tecnológico. Tras dos meses en los escaparates estadounidenses de la mano de la operadora Verizon y unas ventas muy modestas -algunos rumores las cifran en menos de un millar de unidades-, la multinacional ha decidido finiquitar esta línea y cancelar la llegada a Europa de los Kin One y Kin Two, prevista para este próximo otoño.

En un escueto comunicado, la compañía dirigida por Steve Ballmer ha confirmado que planea centrarse "exclusivamente" en Windows Phone 7 Series, la nueva versión del sistema operativo de Microsoft para móviles, cuyo estreno en los primeros terminales se producirá antes de finales de este año.

Microsoft Kin One
Microsoft Kin One

Del mismo modo, Microsoft -que no ha aportado datos oficiales sobre las ventas reales de estos dos sencillos smartphones- ha asegurado que integrará los grupos de trabajo y los avances desarrollados durante este tiempo en torno a los teléfonos Kin en Windows Phone 7 Series.

Enfocados para un público joven y con el acento puesto en las redes sociales y en unos precios muy ajustados, los Kin One y Two se convierten así no sólo en los primeros modelos de la plataforma, sino también en los únicos de esta extinta familia.

Retrasos y competencia
Según apuntan desde Engadget, los sucesivos retrasos en el desarrollo de este proyecto son una de la principales causas que explican el fracaso. Tras hacerse con el control de la compañía Danger y su sistema operativo Sidekick como base de esta futura plataforma, Microsoft decidió reescribir buena parte del sistema para que estuviera basado en Windows CE. Una decisión que obligó a postergar el calendario previsto inicialmente.

Tampoco es ningún secreto que las continuas actualizaciones de Android -que recientemente ha lanzado su versión 2.2, también conocida como Froyo- y la llegada del iPhone 4 de Apple han obligado a Microsoft a pisar el acelerador con Windows Phone 7 Series, un sistema presentado a principios de este mismo año, pero que todavía no se ha estrenado en ningún terminal.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar