Actualidad

Microsoft deja caer el hacha sobre su división telefónica

 

La compañía despedirá a 7.800 empleados en el marco de una gran reestructuración de su departamento de desarrollo de dispositivos móviles

Microsoft Lumia 640 XL
Microsoft Lumia 640 XL
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)
8
JUL 2015

Dos años después de cerrar la compra de la división de dispositivos de Nokia, Microsoft ha terminado de echar tierra sobre los restos de un departamento que ya fue objeto de recortes masivos. A los 12.500 empleados que fueron despedidos en 2014 se suman ahora la mayoría de los 7.800 puestos que serán eliminados este año como parte de la estrategia de reestructuración delineada por Satya Nadella, máximo responsable de la multinacional.

Microsoft, que hace poco vendió su división de cartografía a Uber y traspasó su negocio publicitario a AOL, reducirá el departamento encargado del desarrollo y la producción de teléfonos móviles a su mínima expresión.

Además, asumirá una reducción de 7.600 millones de dólares (cerca de 6.900 millones de euros) en su valoración conjunta. Este descuento está directamente relacionado con la adquisición de la división de dispositivos de Nokia en 2014, que no ha logrado cumplir sus objetivos. En otras palabras, Microsoft considera que esta parte de la compañía, anteriormente valorada en 7.600 millones de dólares, carece ahora de valor alguno.

Esta cantidad resulta doblemente impresionante si se considera que Microsoft pagó unos 5.500 millones de euros por la antigua división de dispositivos de Nokia.

Microsoft seguirá fabricando teléfonos con Windows

A pesar de las apariencias, Microsoft no se retirará del mercado de la telefonía móvil. Nadella se ha comprometido a lanzar nuevos dispositivos, pero de forma mucho más limitada. Sin llegar a dar grandes pistas sobre los próximos productos de su reorganizada división telefónica, el consejero delegado de Microsoft ha señalado que la compañía comercializará nuevos teléfonos insignia, así como otros dispositivos englobados en una estrategia más cabal y contenida.

Frente a la actual gama de dispositivos basados en Windows, compuesta por un casi inabarcable catálogo de dispositivos en ocasiones vagamente diferenciados (solo en España Microsoft comercializa nada menos que 11 teléfonos distintos), Nadella apuesta por una estrategia centrada en dispositivos con fuertes medidas de seguridad orientados a empresas, teléfonos económicos para el consumidor común y modelos de gama alta enfocados a un público más exigente.

Microsoft, que durante los últimos dos años ha tratado de hacerse un hueco en el mercado lanzando múltiples teléfonos de gama baja con prestaciones difícilmente distinguibles y terminales intermedios escasamente competitivos (con excepciones notables como el reciente Lumia 640 XL), asume así que su antigua estrategia no ha dado sus frutos.

Los nuevos dispositivos basados en Windows 10 (sucesor de Windows Phone tras la unificación de plataformas impulsada por Nadella) seguirán presumiblemente los pasos de los tablets Surface, de rasgos y público bien definidos.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar