Actualidad
MICRO CUATRO TERCIOS: A EXAMEN

Un futuro sin espejos

 
21
AGO 2008

Salvo sorpresas de última hora, el sistema Micro Cuatro Tercios que presentaban hace un par de semanas Olympus y Panasonic tiene muchos puntos para ser la novedad más interesante de la próxima edición de Photokina. Y posiblemente, para convertirse en el anuncio del año.

Y es que tras esta nueva norma se esconde el camino que abre la puerta a un nuevo sistema de cámaras de ópticas intercambiables que prescinde del espejo réflex. Una suerte de cámaras compactas que, sin renunciar a su tamaño reducido, harán suyos dos de los mejores argumentos de las SLR: un sensor de mayor tamaño y objetivos intercambiables.

Salvo sorpresas de última hora, el sistema Micro Cuatro Tercios puede convertirse en el anuncio del año

Dejando a un lado las cuestiones más técnicas (se han vertido ya ríos de tinta antes incluso de que las dos compañías implicadas den la mínima pista de por dónde irán sus apuestas), la llegada del Micro Cuatro Tercios también obliga a poner sobre la mesa no pocas cuestiones sobre el futuro del mercado fotográfico.

Sin ir más lejos, está por ver cuál será el reparto de papeles que se producirá entre ambas firmas. Vista la experiencia del sistema Cuatro Tercios, en el que las cámaras de Panasonic han jugado un papel claramente secundario y su implantación comercial ha sido muy escasa, no sería de extrañar que esta compañía quiera replantear ahora la jugada.

¿Las réflex digitales convencionales para Olympus y el Micro Cuatro Tercios liderado por Panasonic?

No estamos muy convencidos de que la primera de ellas esté dispuesta a asumir este papel, pero lo que sí parece bastante probable es que Panasonic vaya a ser la primera en llevarse el gato al agua. No es ningún secreto a estas alturas que la compañía prepara uno o dos lanzamientos estelares coincidiendo con Photokina.

Foto: Janot (Quesabesde)
© Janot para QUESABESDE.COM

Olympus, en su lucha por hacerse un hueco entre los principales actores de la fotografía réflex digital (algo que ha conseguido con claridad en algunos países con desigual resultado entre aficionados y profesionales), es posiblemente quien mejor tenga que gestionar sus siguientes pasos.

El Micro Cuatro Tercios es, sin duda, un hito en la historia de la fotografía. Pero no por ello las críticas hacia Olympus han sido más livianas desde algunos sectores.

Algunos usuarios se quejan de que el nuevo sistema restará fuerza al Cuatro Tercios, con el que queda mucho por hacer

Sin ir más lejos, algunos usuarios se quejan de que esta bifurcación no es sino una forma de perder fuerza, cuando aún queda mucho trabajo por hacer con el sistema Cuatro Tercios (ópticas pendientes, ruido con altas sensibilidades...).

Más polémico es, no obstante, el cambio de bayoneta. Aunque la coherencia del sistema se mantiene -insisten sus defensores- gracias a que el tamaño del sensor no ha variado, no es menos cierto que la incompatibilidad de las futuras ópticas con las SLR y la necesidad de un adaptador para realizar el gesto contrario puede traer más de un quebradero de cabeza.

¿Acaso es peor usar dos bayonetas para dos sistemas diferentes que tener dos o tres tamaños de sensor -y factores de multiplicación, claro- bajo una misma montura?, se preguntan algunos.

Posiblemente no, pero los genios del marketing tendrán que ingeniárselas para saber vender esta moto sin alterar los ánimos de los -por otra parte- normalmente entregados usuarios del sistema Cuatro Tercios.

Es polémico el cambio de bayoneta, ya que las futuras ópticas serán incompatibles con las cámaras réflex

Tras la desaparición del espejo réflex se esconden no pocas preguntas. Olympus ya se ha encargado de aclarar algunas. Sabemos, por ejemplo, que el E-System cohabitará con la nueva modalidad Micro y que, por tanto, cabe esperar futuros modelos Cuatro Tercios.

Sabemos ahora también que, pese a la reducción del grosor de los futuros cuerpos -ésa es una de sus grandes ventajas-, habrá espacio suficiente para implementar el conocido sistema de limpieza y el mecanismo de estabilización.

Quedan, sin embargo, otras cuestiones en el aire. ¿Ocuparán los visores electrónicos de alta resolución el papel desempeñado hasta ahora por los visores réflex? De ser así, mucho camino habrá que recorrer en este campo, puesto que ni los más de 400.000 puntos empleados en el visor de la Fujifilm FinePix S100FS están a la altura de las circunstancias.

¿Ocuparán los visores electrónicos el papel desempeñado hasta ahora por los visores réflex?

El enfoque también despierta algunas dudas. Desaparecido el espejo réflex, se esfuma -según lo que se sabe hasta ahora- la posibilidad de usar el sistema Phase Detection empleado por las réflex.

La alternativa, el sistema de enfoque por contraste usado por las compactas y en la última generación de cámaras réflex con Live View. Un sistema que aún está bastante lejos de igualar al clásico autofoco en lo que a velocidad y precisión se refiere, sobre todo si la luz es escasa.

Puede que estas dos cuestiones se resuelvan con una ecuación bien sencilla: las cámaras Micro Cuatro Tercios no pretenden ser competencia de las SLR, sino invitar a los usuarios de compactas a dar el salto a las ópticas intercambiables u ocupar un segmento -pequeño, tal vez- que aún está inexplorado.

El mecanismo de espejo, el pentaprisma y el obturador son un caro lastre para las firmas del sector

Sin duda, la calidad de las ópticas y de los sensores justificaría el salto, pero nos preguntamos por qué un comprador que hasta ahora se ha resistido a dar este paso para -precisamente- ahorrarse el lío de los objetivos intercambiables va a cambiar de opinión. ¿Unos gramos o centímetros de menos lo convencerán o será necesario bajar más los precios?

¿Y en qué lugar quedan las compactas tipo SLR? ¿Y las llamadas compactas de prestigio? O llegado el caso, ¿qué pasará con las esperadas compactas de sensor APS-C de las que tanto se viene hablando y cuya única tímida aproximación hasta ahora ha sido la Sigma DP1?

Demasiadas preguntas a las que, incluso, podría sumarse una más: ¿se sentirá Leica tentada a reorientar su saga M hacia este nuevo estándar? Después de todo, la mítica firma germana es parte del consorcio Cuatro Tercios y su M8 es, con sus conocidas peculiaridades, la que más se aproxima a esta idea de cámara compacta con ópticas intercambiables.

El Micro Cuatro Tercios tal vez preceda un futuro en el que el sonido del espejo de la cámara sea sólo un romántico recuerdo

Un escaparate tan segmentado es, sin duda, una perspectiva muy interesante. Pero tal vez no es muy rentable si, como ha ocurrido hasta ahora, casi todas las marcas deciden estar presentes en todas las categorías. Más aún si se tienen en cuenta los grises augurios para la economía mundial, que de uno u otro modo también afectan al mercado fotográfico.

Pero mientras algunos ya sueñan con una suerte de Olympus Pen F digital y otros auguran que una futurible entrada de los sensores APS-C en esta misma categoría será un grave problema para el Micro Cuatro Tercios en particular y el Cuatro Tercios en general, tal vez la pregunta del millón sea otra.

Y es que no es ningún secreto que el mecanismo de espejo, el pentaprisma, el obturador y en general los componentes puramente mecánicos de las cámaras no son sólo una herencia de la época de la película, sino también un caro lastre para las firmas del sector.

Implicaciones técnicas y económicas al margen, el Micro Cuatro Tercios tal vez represente la antesala de un futuro en el que ese sonido del espejo batiendo dentro de la cámara sea sólo un romántico recuerdo.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar