• Tamron 90 mm f2.8 Di USD VC Macro: análisis
  • Sigma 200-500 mm f2.8 APO EX DG: paseando a la bestia
Prueba de producto
MECALIGHT, CáMARA Y ACCIóN

Metz Mecalight LED-320: análisis

 
20
MAY 2013

Pieza central del trío de focos que Metz dio a conocer en la pasada edición de Photokina, el Mecalight LED-320 supone la primera incursión de la firma germana en el terreno de la luz continua para vídeo. Echando mano de las bondades de la tecnología LED, esta antorcha destaca por su equilibrada relación entre potencia, portabilidad y precio, convirtiéndola -pese a algunos inconvenientes- en una interesante acompañante para cualquier cámara de dimensiones comedidas.

La irrupción de la tecnología LED en la iluminación para fotografía y vídeo ha supuesto una auténtica revolución. Y es que las bondades inherentes a este sistema lumínico cubren las necesidades de muchos profesionales y aficionados: luz continua, durabilidad, tamaño y peso reducidos, resistencia a las vibraciones, bajo consumo...

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El foco Metz Mecalight LED-320 montado sobre una Panasonic Lumix GH3.

Sobre esta base Metz ha lanzado su nueva línea de antorchas para vídeo, formada por los modelos Mecalight LED-480, LED-320 y LED-160. Una nomenclatura que indica la potencia lumínica en lux que es capaz de genera cada uno de ellos.

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En QUESABESDE.COM hemos tenido la oportunidad de trastear unos días con el Mecalight LED-320, un alternativa solvente, versátil y razonablemente asequible para completar nuestro equipo de vídeo.

Ligero y modular

Una de las características más destacables del Metz Mecalight LED-320 es sin duda su portabilidad. Y lo cierto es que resulta sorprendente la potencia lumínica que esta antorcha es capaz de ofrecer habida cuenta de sus dimensiones (94 x 72 x 53 milímetros) y peso (poco menos de 200 gramos).

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El foco puede transportarse cómodamente acoplado a la zapata de casi cualquier tipo de dispositivo, desde una videocámara convencional hasta una cámara de fotos que cuente con una buena empuñadura. El LED-320 también dispone de una rosca estándar para poder situarlo sobre un trípode o un soporte para focos de forma autónoma.

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con una construcción formada íntegramente por plástico, parece bastante sólido y resistente. Únicamente su pequeño brazo articulado resulta algo endeble y menos rígido de lo deseable. Este soporte permite orientar el foco en horizontal y en vertical.

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Buena nota también para el sistema "inteligente" de imanes que nos permite alternar con comodidad entre los dos filtros difusores que incluye el LED-320: uno neutro que conserva la temperatura de color natural del foco a 5.600 grados Kelvin y otro que la convierte a 3.200 grados.

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El foco cuenta con un "dimmer" o regulador de intensidad que permite ajustar la potencia de la luz según las necesidades. Además, una de las características más destacadas de la serie Mecalight es su naturaleza modular, y es que gracias a sendos conectores en los laterales de cada antorcha es posible acoplar varios focos en serie y controlarlos todos a través de un mismo "dimmer".

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Metz dispone asimismo de unos brazos flexibles opcionales para alejar los focos entre sí y construir diferentes configuraciones de luz, algo que puede resultar muy útil tanto a la hora de grabar vídeo como de hacer fotografía macro.

Autonomía

El LED-320 se alimenta con cuatro pilas de tamaño AAA, aunque también cuenta con una conexión que permite conectarlo a la red eléctrica o a un maletín con baterías. Todo ello para proporcionar energía a un panel de formado por una matriz de 48 luces de LED de alta potencia capaces de producir una luminosidad de 320 lux.

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Echando mando de unas pilas alcalinas normales y corrientes podemos mantener el foco encendido a potencia media durante algo más de una hora. Eso sí, pasados unos 15 minutos y con el foco a máxima potencia, las pilas no son capaces de mantener la tensión de forma continua y la luz empieza a parpadear.

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal y como nos han explicado desde Rodolfo Biber, firma que distribuye Metz en España, esto es debido a que las pilas -tanto las alcalinas como las recargables- acusan el consumo y la sobrecarga y responden negativamente a dicho esfuerzo, produciéndose una ligera caída de tensión y corriente.

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cuando esta caída supera la tensión necesaria para el encendido del diodo de LED, éste se apaga y consecuentemente no consume, y al no consumir la tensión de la pila se recupera y prende de nuevo el LED. Y así sucesivamente. Para evitarlo es conveniente realizar periodos cortos de encendido a máxima potencia con el objetivo de no someter a las pilas a un sobreesfuerzo.

Evidentemente esto no ocurre si se conecta el Mecalight a la red eléctrica u otra fuente externa de alimentación capaz de mantener una tensión constante.

Potencia y color

Tal y como comentábamos, el LED-320 tiene una potencia lumínica de 320 lux. O al menos eso aseguran desde Metz. Para hacernos una idea más o menos aproximada de lo que supone esta cifra hemos fotografiado un bodegón con y sin la ayuda de este foco.

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Colocando la antorcha a unos dos metros del objeto fotografiado obtenemos una ventaja de aproximadamente tres pasos de diafragma, una cifra muy interesante si se tienen en cuenta las dimensiones y el precio de este producto.

Foto: Quesabesde
Foto: Quesabesde
La misma toma con luz natural (en la imagen superior) o iluminada con el Mecalight LED-320.

Además, presume de un índice de reproducción cromática (CRI) equivalente a 85, esto es, 15 puntos por debajo de lo que teóricamente se considera la perfección en cuanto alterar lo menos posible los tonos de la escena. Y es que con una temperatura de color de 5.600 grados Kelvin el LED-320 tiene un rendimiento cromático similar al de la luz natural, si bien con un ligero virado hacia el azul.

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cabe recordar que el foco incluye también un segundo filtro difusor anaranjado que sitúa la temperatura de color en 3.200 grados Kelvin, el mismo espectro que podemos encontrar en las lámparas de tungsteno. Además, y dado que el LED prácticamente no emite calor, es perfectamente factible acoplar en esta antorcha todo tipo de filtros y gelatinas sin temor a provocar un incendio.

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como punto negativo esta antorcha peca de ser demasiado direccional, y es que su ángulo de radiación se sitúa en unos modestos 65 grados. De la misma manera, si se sitúa el foco demasiado cerca de los objetos y en entornos poco iluminados, tiene tendencia a generar sombras demasiado duras, especialmente si no echamos mano del filtro difusor.

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho el Metz Mecalight LED-320 es un foco que cumple especialmente bien cuando se usa como luz de relleno para compensar un contraluz o aclarar sombras.

Luz para todos

Pese a sus previsibles inconvenientes, el Mecalight LED-320 se ha revelado como una opción muy interesante y versátil para completar nuestro equipo de vídeo o fotografía, ya sea tanto para usarlo en trabajos de campo como para incorporarlo en un pequeño estudio. Más interesante todavía lo hace su precio de 70 euros.

Metz Mecalight LED-320
Metz Mecalight LED-320
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Metz ofrece en su serie Mecablitz otras dos opciones: el LED-480 (90 euros) y el sencillo LED-160 (sólo 45 euros). Este último, sin embargo, carece de "dimmer" y conexión a la red eléctrica.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar