Opinión

El abusón de la clase

 
17
OCT 2005

Hasta ahora, uno siempre ha intentado mantenerse al margen de la clásica polémica entre nikonistas y canonistas. No porque no tenga una opinión -alguien dijo que eso es como los culos: todo el mundo tiene uno- o porque no me resulte divertido, sino porque me parece una discusión estéril que no conduce a ninguna parte.

Además, me consta que quienes están en nómina de ambas compañías hacen muy bien su labor a la hora de barrer para casa y cantar las excelencias de sus respectivas marcas. Es un trabajo complicado que te obliga a escuchar siempre la misma monserga sobre el servicio técnico -por ejemplo- o que te hace mantener el tipo mientras reconoces que, efectivamente, esa nueva óptica profesional que estás presentando en una feria viñetea. Pero sólo un poco.

Comienzo a estar saturado de ese monoteísmo que luce ahora mismo el mercado réflex digital

En fin, que meterse en esos berenjenales, además de asegurar una siempre graciosa polémica, me parece un intrusismo profesional imperdonable para quienes realmente cobran por ello.

Pese a ello, me van a permitir que, por una vez y sin que sirva de precedente, entre en este juego de las marcas. Pero no para decir quién hace las mejores cámaras y quién auténticos churros, entre otras cosas porque estoy convencido desde hace tiempo que pocos serían capaces de distinguir el origen de una copia de 15 x 20.

Ni siquiera elaboraré mi propio listado de características que me gustaría encontrar en la próxima D856 o EOS 69D. Y es que tal vez deberíamos empezar a asumir que eso de que las marcas lanzan la cámara que el usuario estaba esperando no pasa de ser un bonito lema para los muchachos de marketing.

Desde pequeño siempre me cayó bastante mal el abusón de la clase

Todo este listado de excusas y explicaciones a modo de prólogo es sólo para afirmar a continuación que comienzo a estar saturado -espero no ser el único- de ese monoteísmo que luce ahora mismo el mercado réflex digital. No se trata de cantar las alabanzas del mercado y la libre competencia y todas esas cosas, pero la verdad es que, desde pequeño, siempre me cayó bastante mal el abusón de la clase.

Seguramente acabó siendo un tipo estupendo, pero uno no podía soportar el papel de quien mira al resto de compañeros subido en el pupitre más alto. Puede que sea injusto y realmente se haya ganado esa posición a base de mucho trabajo, pero alardear insistentemente desde las alturas produce cierto cansancio al resto de mortales.

Traumatizados tras ver el despliegue de corporativismo triunfalista en Sonimagfoto, me van a permitir dar una palmadita en la espalda a los del pelotón

No se trata de ponerse una capa de modestia, pero hay que asumir que cuando se va marcando liderazgo de mercado, la solidaridad con los más débiles a veces te obliga a practicar ciertas dosis de crueldad con el ganador.

Que si su familia tiene más dinero; que si ha repetido curso varias veces y su ventaja de edad le permite tener amedrentados a los compañeros; que es un insoportable listillo que nunca deja los apuntes; que no tiene amigos... en fin, ya saben.

Así que, con el permiso del incuestionable líder y traumatizados tras ver el despliegue de corporativismo triunfalista en Sonimagfoto, me van a permitir la licencia poética de dar una palmadita en la espalda a los del pelotón.

Hace no mucho había fotógrafos que decían a sus compañeros de ópticas blancas: "Ah, sí, la marca que hace fotocopiadoras"

No sólo a esa que sigue a cierta distancia los pasos del escapado y le tiene tantas ganas, sino también a todas esas otras marcas que poco a poco quieren ganarse o recuperar el lugar que les corresponde.

Seguro que a muchos de ellos les encantaría recordarle a ese "abusón" de la clase, que el puesto no es vitalicio y que los megapíxeles que hoy luces con orgullo, a saber dónde estarán pasado mañana.

Ya puestos, incluso podría acabar esta tierna homilía sobre la humildad recordando que hace no mucho había fotógrafos que miraban a sus compañeros de ópticas blancas y les decían con guasa aquello de "ah, sí, la marca que hace fotocopiadoras".

Pero todo con mucho cariño, ¿eh?

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar