• Los árboles del bosque
  • La resistencia es inútil
OpiniónEnfoque diferencial

Meras sentencias

 
13
JUN 2011

La noticia, de cariz jurídico, se hacía un hueco en la portada de QUESABESDE.COM hace unos días: el Tribunal Supremo español dictaminaba que una foto no es una foto, que una foto puede ser una mera foto y que para ser una foto de pleno derecho hay que ir más allá de apretar un botón.

Así, dicho en bruto, suena mal, pero es que si nos ceñimos al lenguaje formal y a la fundamentación jurídica, todavía suena peor. La cosa fue más o menos así: el fotógrafo Dany Virgili entró al trapo judicial acusando a un antiguo cliente de utilizar fotos suyas saltándose ciertos derechos; el juez dijo que sí, que las fotos eran de Virgili, pero que como eran fotos -digamos- chuscas las podían usar, que para hablar de derechos de autor las fotos tienen que ser -por así decirlo- más molonas.

Cuando es un juez quien tiene que decidir qué es arte fotográfico y qué no, es que algo falla

Es en este momento cuando las manos nos suben a la cabeza. Y ahí se quedan, acompañando a los ojos como platos y a la boca abierta de par en par. Cuando es un juez quien tiene que decidir qué es arte fotográfico y qué no, es que algo falla.

Es imposible distinguir entre "obra fotográfica" y "mera fotografía". Primero, porque en muchas ocasiones la consideración como obra de arte es patrimonio exclusivo del observador. ¿Cuántos de nosotros no hemos hecho una foto de discutible gusto, desenfocada y torcida, y que aun así nos tiene el corazón robado? Tal vez la hicimos accidentalmente, sí, pero eso es lo de menos. ¿Es una mera fotografía? ¿Sería arte si colgara de las paredes de un museo?

La recientemente inaugurada PhotoEspaña es un claro ejemplo de lo inútil que resulta catalogar una fotografía. La exposición de Ajo, astutamente titulada "Bello público", es un "collage" de instantáneas más bien rudimentarias, y seguramente sea por ello, por esa unión de pelotazos de flash, que se ha ganado un lugar en la feria fotográfica más importante de España. ¿Son meras fotografías? Sin duda, poco arte hay que tener para hacerlas. Pero... ¿llamaría su señoría "mera fotografía" a algo expuesto en PhotoEspaña?

Decía mi profesor de fotografía que hasta para hacerlo mal hay que saber. Uno puede romper las reglas fotográficas y hacerlo con talento, colocar un sujeto fuera de los puntos de atención y aun así obtener una foto encomiable. Confundir un balance o torcer la foto son elementos básicos para desechar una imagen, excepto cuando se hace con intención. ¿Es un error intencionado un acierto? ¿Es una foto deliberadamente desenfocada una "mera fotografía"?

¿Es un error intencionado un acierto? ¿Es una foto deliberadamente desenfocada una "mera fotografía"?

Tal vez su señoría sea de los que opina que ciertas disciplinas fotográficas no son arte, entendiendo el arte como ese concepto que implica una iluminación compleja, una producción costosa y un equipo de esos para los que uno tiene que venderse un riñón. No hay otra razón para tildar un bodegón de catálogo (que de aquí surgió el litigio entre Virgili y su cliente) como "mera fotografía". Al menos no otra razón lógica.

Nunca he sido partidario de calificar a la fotografía como arte, especialmente teniendo en cuenta el nivel de arte que hoy día se destila (¿acaso es arte unas baldosas rotas en el suelo?). Pero desde luego tampoco calificaría una fotografía como "mera fotografía", cubriéndola con un manto de cosa fabricada en serie por una máquina desprovista de sentimiento alguno.

La fotografía, como toda creación humana, requiere de un cierto sentimiento, de un conocimiento, de una técnica. Por eso nos gusta. Dos personas en el mismo lugar y con el mismo equipo no ven la misma foto. Cada una tendrá sus connotaciones, sus finos matices y sus sutiles dominantes. Por eso una fotografía, por más sentencias que haya sobre la mesa, nunca será una "mera fotografía".

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar