• Salones eróticos: por dentro y por fuera
  • Un rayo de luz en la oscuridad del cáncer
Porfolio

Armagedón a las puertas de Europa

5

Maxim Dondyuk documentó intensamente la dura batalla que asoló el centro de Kiev hace casi tres años. Un trabajo que se transforma ahora en libro

6
JUL 2016

A finales de noviembre 2013 la plaza del Maidán, en Kiev, se convirtió en el epicentro de las protestas de un amplio sector de la población de Ucrania, de sesgo europeo, contra la política exterior de Víktor Yanukóvich, que acababa de cortar vínculos comerciales con Europa.

Maxim Dondyuk llegó el primero de diciembre para fotografiar lo que al principio fue una protesta pacífica: “Estaba convencido de que todo podía terminar al día siguiente. No tenía la menor idea de hasta dónde podría llegar todo aquello ni de qué iba a pasar allí los siguientes tres meses.”

La escalada de violencia fue rápida y los medios de comunicación acudieron en masa a lo que se vivió como una batalla -aislada en el centro de la capital ucraniana- que confrontó a partidarios del acercamiento a Europa contra las fuerzas del estado. “Tres meses de enfrentamientos sangrientos, lágrimas, miedo, cócteles Molotov, neumáticos ardiendo y muertes”, describe el joven fotógrafo documental.

“Estaba convencido de que todo podía terminar al día siguiente. No tenía la menor idea de hasta dónde podría llegar todo aquello"

“Cuando acabó Maidán estuve mucho tiempo en la guerra del Donbass, y después de todo lo que vi puedo decir que revolución y guerra no son la misma cosa.” Y es que el trabajo documental “Culture of the Confrontation” de Maxim Dondyuk no versa sobre la guerra sino sobre la revolución.

Y sobre la revolución en su Ucrania natal trata su libro homónimo, para el que justo ahora acaba de lanzar una campaña de micromecenazgo en Kickstarter. Un libro que se plantea el reto de “explicar a quienes viven lejos de Ucrania cómo una protesta absolutamente pacífica se convirtió en un auténtico Armagedón con docenas de muertes”.

Una de esas muertes fue la del joven Serhiy Nigoyan, un ucraniano de origen armenio que se convirtió en símbolo de la revolución y a quien Dondyuk conoció mientras fotografiaba el día a día de los altercados.

“En una de las barricadas vi a un chico que estaba de pie mirando hacia lo lejos. De alguna manera Maidán ya me recordaba a una fortaleza medieval, y él [Serhiy Nigoyan] parecía el centinela solitario que está atento por si se acercan los enemigos. Le tomé algunas fotos, e instantes después una mujer joven le trajo una sopa de remolacha. Así que bajó de la barricada para desayunar. Yuri [Kozyrev, fotoperiodista] y yo nos presentamos. Se pasaba el rato sonriendo y haciendo chistes. Cuando oí que fue el primer muerto en el Maidán, inmediatamente me acordé de él.”

El libro contendrá algo más de un centenar de imágenes en color, todas realizadas en la plaza Maidán, y muestra el escenario cruel que se vivió durante aquellos meses. Son fotografías que reflejan una atmósfera épica y violenta ante la cual Dondyuk no permaneció indiferente y que en su caso narra desde el punto de vista de la unidad del pueblo ucraniano.

Además de las fotos en el Maidán, el libro dará cabida a una serie de imágenes de artefactos recogidos durante el tiempo que duraron los enfrentamientos. La obra se estructura en tres partes, que dividen la revolución en tres partes absolutamente diferenciadas tanto a nivel visual como narrativo. Incluso se usarán tres tipos distintos de papel.

Fuentes y más información
5
Comentarios
Cargando comentarios