Actualidad

Más de la mitad de los fotoperiodistas admite haber preparado alguna vez sus fotos

9

Una encuesta realizada por la fundación World Press Photo pone de relieve que un tercio de los profesionales percibe ingresos anuales inferiores a los 9.000 euros

Pocos casos tan paradigmáticos de foto preparada existen como la del beso de Doisneau, de 1950. Pese a la aparente espontaneidad de la escena, sus protagonistas se besaron a petición del fotógrafo. Foto: Robert Doisneau
24
SEP 2015

Están generalmente mal pagados y casi todos han visto peligrar su integridad física mientras trabajaban. La radiografía del sector fotoperiodístico que ha realizado la fundación World Press Photo tras preguntar a más de 1.550 profesionales de todo el mundo sirve para confirmar estos y otros tópicos ampliamente extendidos sobre este oficio.

Titulado “El estado de la fotografía de noticias” y realizado con la colaboración del Instituto Reuters de la Universidad de Oxford, el estudio arroja algo de luz a un sector que sufre el devastador impacto combinado de las crisis económica y de la industria informativa.

También de la crisis de valores, añadirían los más románticos y ortodoxos, pues una de las conclusiones a la que se llega es que el periodismo gráfico -como es sabido- no está exento de montajes o cuando menos artificialidades. Así, un 52% de los encuestados reconoce haber preparado alguna vez la escena para sus fotos (pidiendo al fotografiado que espere o repita una acción, por ejemplo), y solo un 36% asegura no haberlo hecho nunca.

Unos resultados que parecen reforzar las demoledoras tesis del director de Visa pour l’Image, quien decidió prescindir en la última edición del prestigioso festival de fotoperiodismo de la tradicional exposición de los premios World Press Photo entre duras acusaciones a algunos de los autores galardonados.

El estudio no rehúye el espinoso tema del retoque fotográfico. Un 76% de los encuestados considera que la manipulación (quitar, añadir o mover elementos de la foto en su edición) es un grave problema, y existe un consenso absoluto a la hora de rechazar estas prácticas. Ya a otro nivel de retoque, solo un 10% dice no modificar nunca parámetros básicos de los archivos RAW tales como el contraste o la saturación.

Precarios y expuestos a agresiones

Los fotógrafos preguntados parecen confirmar esa idea de que el periodismo –y más concretamente el fotoperiodismo- es una profesión precaria. Un 60% de ellos trabaja por cuenta propia y tres cuartas partes se dedican íntegramente a la fotografía, con ingresos que en más del 30% de los casos no superan los 9.000 euros anuales. Tres cuartas partes de los encuestados reconocen tener ingresos iguales o inferiores a los 35.000 euros.

Un 60% trabaja por cuenta propia, y los ingresos no superan los 9.000 euros anuales en más del 30% de los casos

La inmensa mayoría son hombres (85%) con estudios universitarios (más de dos terceras partes), y una cuarta parte de ellos no tiene una formación fotográfica específica. Pese a que un tercio trabaja también en vídeo, el 93% preferiría usar la cámara –si el trabajo lo permitiese- solo para sacar fotos.

La seguridad en el trabajo es otro de los temas habituales cuando se habla de fotoperiodistas. Así, más del 90% de los fotógrafos aseguran haberse sentido amenazados en alguna ocasión hasta el punto de ver peligrar su integridad física. Los territorios señalados como más peligrosos para la profesión son Sudamérica, Centroamérica y el Caribe.

9
Comentarios
Cargando comentarios