• Paola de Grenet: "No quería drama sino una belleza pausada"
  • Jordi Busqué: "La contaminación lumínica es de las más idiotas que existen"
Con texto fotográfico

"Me inspiré en Velázquez porque en su época los galgos eran considerados animales nobles" Martin Usborne

7
Foto: Martin Usborne
4
FEB 2016
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

La fotografía artística y documental van de la mano en la obra de Martin Usborne. El británico se inspira a menudo en los grandes maestros de la pintura para dar sentido documental a sus trabajos. Los animales -especialmente perros- son los principales sujetos de su obra, con los que lleva varios años trabajando. Galgos y podencos abandonados en el sudeste de la península ibérica son los protagonistas de su libro “Where Hunting Dogs Rest”, del que forma parte este retrato.

Martin Usborne

Me enteré de la situación que sufren muchos galgos mientras buscaba información para un libro sobre los derechos de los animales que planeaba escribir. En él vi la fotografía de un perro colgado de un árbol con las patas traseras que rozando el suelo. ‘Tocar el piano’, lo llaman. En ese momento supe que tenía que documentar aquello.

Tengo un gran interés en los perros por un tema de cercanía personal hacia ellos, pero también porque en mi trabajo artístico exploro sobre ellos, su relación con los seres humanos y con otros animales. Nuestra relación con los perros es posiblemente la más cercana a cualquier animal, y en este caso es también muy turbadora.

Realicé algunas de las fotografías inspirado por Velázquez porque él pintó en una época y un lugar en que los galgos eran considerados animales nobles. Se les tenía en una estima tan alta que matar uno era considerado como un crimen muy grave. Sin embargo, en la actualidad muchos perros son asesinados sin que nadie reciba castigo alguno por ello. Los perros han caído en desgracia.

"En la actualidad muchos perros son asesinados sin que nadie reciba castigo alguno por ello. Han caído en desgracia"

Quería que mis fotos recurriesen a su estilo regio, su dramática luz y su belleza para que el espectador recordase la posición que antaño tenía el galgo. Pero a pesar de todo, también quería mostrar parte de la fealdad y el dolor moderno. Tengo la esperanza de que se palpe esa tensión en las fotografías.

La mayoría de los perros son totalmente anónimos. Los encontré en perreras que los habían rescatado o donde habían sido entregados, así que sus historias se entremezclan. Nadie sabía cómo se llamaba cada uno ni de dónde venían con exactitud.

El que aparece aquí en la foto lo encontré en un maravilloso centro de rescate en Málaga: 112 Carlota Galgos. Carlota es una mujer inglesa que ha dedicado su vida a los perros. Este galgo se había recuperado perfectamente, y es muy probable que le hayan encontrado un hogar en el extranjero, pero no sé nada más de él.

La parte técnica no fue precisamente sencilla. De hecho la iluminación fue especialmente dura porque los perros han de colocarse en un lugar concreto en un espacio muy pequeño. Controlar a cada perro también fue una tarea complicada porque estaban muy asustados y tensos. Pero tienen su propia belleza, así que no resultó difícil conseguir fotografías visualmente impactantes.

Invertí tres años en continuos viajes a España para fotografiar a los perros. La mayoría de los viajes fueron al sudeste, donde pintó Velázquez. Trabajé con unos pocos centros de rescate cuyos responsables fueron muy amables conmigo y me pusieron las cosas muy fáciles. Kehrer Verlag es una editorial muy buena y con la que mantengo una relación por un libro que publiqué anteriormente con ellos, así que finalmente este trabajo documental se convirtió en “Where Hunting Dogs Rest”.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Artículos relacionados (1)
Nueve más uno
26 / ENE 2016
7
Comentarios
Cargando comentarios