• "No se puede entender Japón sólo con las noticias estereotipadas que nos ...
  • "De no haber sido fotógrafo probablemente ya estaría muerto"
Entrevista
MARIO SIERRA, FOTóGRAFO DE MODA

"No vendemos realidad"

 
21
NOV 2011

Dice que cada día es un examen y cada trabajo una demostración de calidad. Sin embargo, cualquiera medianamente interesado por la fotografía de moda sabrá que contratar a Mario Sierra para una producción no es un gasto. Ni siquiera una inversión: es un privilegio. Con la excusa de los talleres que imparte en Madrid bajo el nombre MS Photolabs, QUESABESDE.COM ha visitado su estudio -un antiguo garaje comunitario hábilmente reconvertido en plató- para conocer la opinión de quien se resiste a verse en la cima de la montaña.

Empecemos haciendo de poli malo. Eres un fotógrafo que da clases de fotografía. ¿Qué tienen tus cursos que no tengan los de los demás?

Yo no doy cursos: hago talleres. Talleres donde sobre todo ponemos en práctica mucha teoría, cosa que en un curso no sería posible. De hecho, hago pocos talleres, pero parece que la gente está muy contenta y las plazas se agotan. Simplemente transmito mi filosofía de trabajo: cómo ilumino, lo práctico que soy a la hora de trabajar...

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Mario Sierra, en su estudio de Madrid.

Hay muchos fotógrafos que se niegan a desvelar todos sus trucos y secretos. ¿Te guardas algo para ti en tus talleres?

Parece que hay mucho secretismo en nuestro mundo, que los fotógrafos no queremos enseñar nuestros trucos. Sin embargo, la técnica está ahí, y las cámaras y las luces son lo que son: herramientas para trabajar que cada uno usa como puede. Si algunos lo quieren esconder, que lo escondan. Yo no enseño cómo se hace: enseño cómo lo hago yo, y luego que cada uno se lo aplique... si puede.

Es decir, si a mí me diera por pintar y tuviese a Dalí para que me enseñase sus trucos, yo no podría pintar como Dalí. Como Dalí, pinta Dalí. Esto es lo mismo: yo enseño mis cosas y cada uno de mis alumnos hace sus cosas como buenamente pueda. ¿Lo harán como yo? Imposible. Ni para mejor ni peor: lo harán a su manera.

¿Eres un fotógrafo con estilo propio? ¿Tienen tus fotografías marca de la casa?

Hago lo que me sale, lo que sientes cuando estás creando la imagen. Sí es cierto que, al final, siempre me salen ciertos toques de personalidad que hacen que más o menos se vea que una foto es de Mario. Tengo un estilo concreto. No puede decirse que sea único, porque es bastante universal, pero sí poco visto en España. En la mayoría de los casos son fotos limpias de luz, con volumen y con la chica muy guapa.

Foto: Mario Sierra

Hay quien dice que con un equipo profesional, un estudio profesional, ayudantes y estilistas, además de "top-models", lo difícil es hacerlo mal.

Y tienen razón [ríe]. A ver, cuando estás empezando lo que tienes es una carencia de equipo brutal, modelos que no son buenas y estilistas que también están empezando como tú. Así, las fotos te salen como buenamente puedes.

Cuando llegas a este nivel y empiezas a trabajar con "top-models" y equipo profesional, eso ayuda, pero si tú no tienes mentalmente una capacidad creativa como para crear una imagen bonita... Quien sabe hacer una imagen bonita la hace igual con buenos aparatos que con malos, pero si no tienes gusto... Eso no se aprende: con eso se nace. Tú puedes aprender a iluminar, pero si eres un tío que no tiene buen gusto, ya te pueden poner a la mejor "top-model" del mundo... que no.

Foto: Mario Sierra

Suelen ser duros los inicios para cualquier fotógrafo. Incluso fotógrafos con cierta experiencia pero sin un hueco en el mercado profesional recurren cada vez más al intercambio, al descuento...

Evidentemente, que se desprestigie la profesión me parece mal. Ahora, cada uno valora su trabajo y su fotografía como quiera, y yo no creo que por eso se deba de hablar de romper el mercado. Cuando estás empezando no puedes tener el mismo caché que cuando llevas veinte años trabajando. Tu calidad sube, las fotos son mejores y valen más dinero.

Cuando se está presupuestando un trabajo y aparece otro fotógrafo con un presupuesto mucho más barato... igual te hace un trabajo estupendo, pero es cosa de la empresa cargar con las consecuencias. La calidad tiene un precio.

¿Cómo te enfrentas a un nuevo proyecto, tú que ya no tienes casi nada que demostrar?

Yo tengo mucho que demostrar en cada trabajo. Hay una competencia brutal y muchos tíos queriendo quitarte el puesto. Cada trabajo es un examen.

¿Es tan dura como dices esa competencia?

Hay competencia, pero sana. En Madrid estamos diez tíos, por así decirlo, de primera división. Y en Barcelona, otros diez. Los presupuestos van más o menos a la par, y que contraten a uno u otro depende más del estilo del fotógrafo. Cuando hay un buen proyecto el cliente no elige en base al dinero. Es cierto que puede pedirte que ajustes un poco el presupuesto, pero elijen por el fotógrafo.

Foto: Mario Sierra

Retomo la pregunta: ¿cómo encaras un trabajo, especialmente si no es muy de tu estilo?

En este mundo hay que ser un poco todoterreno, controlar diferentes tipos de iluminación y de expresión de foto para captar el mayor número de clientes, pero las cosas empiezan mal cuando un cliente quiere una foto muy oscura y el fotógrafo al que contrata tiene un 100% de fotos luminosas. Contrata a un tío que haga fotos oscuras, que se va a mover mejor. ¿Sabemos hacerlo? Claro que sí, pero lo va a hacer mejor el que es experto en eso.

Foto: Mario Sierra

¿Rechazarías un trabajo por no ir con tu estilo?

No. Rechazas algo cuando el proyecto es feo o no hay presupuesto.

Veo que en tu columna de trabajo montas una Hasselblad digital. ¿Siempre digital?

Primero, analógico. De hecho, en analógico empecé con 35 milímetros, luego con Mamiya, Hassel... y luego vinieron las digitales. El propio mercado hace que, quieras o no, tengas que entrar en ese juego. Las Hassel [de película] ahí están, guardadas en una maleta en el almacén desde que llegó lo digital. Empezamos con cámaras pequeñas. Una Kodak, creo. Luego ya tiras hacia otro tipo de cámaras con la intención de buscar un poco más de calidad.

Foto: Mario Sierra

Se percibe cierto pesar. ¿Nostalgia?

Echo de menos algún tipo de textura, los acabados... En analógico la foto ya tenía una magia. Sólo el hecho de dispararla en su acetato, con su haluro de plata... ya le daba un aspecto, por así decirlo, más cinematográfico. Las cámaras digitales de ahora carecen de ese tipo de textura.

Nos hemos quejado tanto de la calidad, que las cámaras de ahora dan una calidad brutal en lo referente a definición, pero se han perdido un poco el rollo y la textura que deben tener una foto. Lo que hacemos ahora es tirar un poco para atrás, reventarla para que no parezca una telenovela, sino cine.

¿Eres un obsesivo del proceso de edición? ¿Retocas tú mismo tus fotos?

Controlo, pero no soy yo quien está encima del proceso, sino mis retocadores. No estoy pegado al hombro del retocador, pero sí le doy unas pautas. Además, pensamos igual. Llevamos ya años trabajando juntos, y en cuanto tenemos tres o cuatro adjetivos ya sabemos por dónde ir. La quiero un poquito cálida, con un poco de grano, algo de textura... y hala, ya nos entendemos perfectamente. Hacemos unas primeras pruebas, y ya a partir de ahí ellos terminan de retocar todo el trabajo.

Foto: Mario Sierra

Hace un tiempo que está muy en boca de todos el tema de la manipulación digital. ¿Qué opinas de ello?

Aquí hay que dejar claro que la moda no es realidad: es una ilusión. No vendemos realidad. Yo lo que hago con mis fotos es que la gente se ilusione y quiera comprar perfume, ropa, joyas... En ningún momento en mis imágenes pone que eso sea una fotografía real. Todas las imágenes pasan por el ordenador, todas se manipulan, todas se retocan. Y no me refiero a quitar un grano. Hablo de color, contraste, encuadre, textura... De quitar una casa que me molesta, dar más grano al cielo, meter una nube.

Eso lo hago yo y lo hacemos absolutamente todos [en fotografía de moda]. Hoy en día tú captas la imagen en la cámara y a lo mejor tienes un 50% del trabajo hecho. A lo mejor. Tú, delante del ordenador, sigues estando con la toma, sigues creando.

Foto: Mario Sierra

¿Creas mejor con un tipo de modelo o estilita determinado? ¿Tienes musas?

Tengo equipos y modelos que me gustan mucho. Me gusta trabajar con Moncho Moreno. Me gustan Pablo Iglesias, Jordi Fontanals, Marta Español... Me gustan Nieves Álvarez, Eugenia Silva...

¿Qué te inspira más, trabajar con modelos de profesión o "celebrities" en general?

Tenemos dos vías de trabajo: por un lado, la moda con modelos que están acostumbrados a trabajar. Eso es lo que nos gusta. Luego está el camino paralelo de actores, presentadores y demás "celebrities", que es más difícil. Aunque hayan hecho 500.000 sesiones es como: "¿Aún no has aprendido, hija mía?" Es complicado, y hay que tener mucha paciencia y ser más sicólogo que fotógrafo para que esa persona que tienes delante se mueva y mire hacia la cámara de una forma agradable a la vista.

Foto: Mario Sierra
Foto: Mario Sierra

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar