• Alessandro Penso: "Me quedé paralizado... No sabía qué estaba pasando ni ...
  • Anton Kusters: "De repente comprendí que el jefe yakuza había parado el ...
Con texto fotográfico

"Buscaba enfatizar la dignidad de este trabajo" Manuel Zamora

 
Foto: Manuel Zamora
7
AGO 2014
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Basta echar un rápido vistazo al porfolio de Manuel Zamora para intuir en él cierta predilección por las pequeñas realidades. Es al profundizar en el trabajo de este fotógrafo murciano cuando descubrimos que se detiene en sus personajes, los analiza, se interesa por conocer quiénes son, qué hacen y qué relación guardan con su entorno. En “Vidas recicladas”, un trabajo que le valió el Premio PHotoEspaña OjodePez de Valores Humanos en 2013, Zamora da voz a las historias de individuos marginados por la crisis, a una realidad silenciada por algunos medios pero cada vez más presente en el paisaje de las ciudades españolas.

Manuel Zamora

La recesión económica que vive España ha sido uno de los orígenes del proyecto ‘Vidas recicladas’. Siempre he sentido admiración por los fotógrafos de la Farm Security Administration, a los que el gobierno de Estados Unidos envió a documentar la recesión americana de los años 20.

Quería plasmar uno de los aspectos de esta crisis: la recogida informal de residuos en las ciudades. Muchas personas inmigrantes o que antes se dedicaban a otros sectores, como el campo o la construcción, se han visto abocadas a recorrer las calles con sus carritos para buscarse el sustento.

Al principio no sabía muy bien cómo enfocar el proyecto, porque no quería hacer un trabajo a modo de noticia en el que predominaran las imágenes que hemos visto en los medios, con personas rebuscando entre la basura. Más bien buscaba un retrato en el que se enfatizara la dignidad de este trabajo a la vez que se vieran otros aspectos, como la labor medioambiental que desarrollan estas personas o sus diferentes orígenes y condiciones.

"Este trabajo me ha aportado mucho tanto en el terreno de la fotografía como en el personal"

Durante el proyecto, que desarrollé íntegramente en Murcia durante un año y medio, encontré multitud de historias personales y familiares que a todos nos son cercanas pero no por ello menos desgarradoras.

La fotografía que abre este reportaje es de Aurelio; fue el primero al que fotografié. Me contaba que está pendiente de continuos exámenes médicos a su hija pequeña, por lo que vive cerca del hospital. Como viene a visitarme frecuentemente, he optado por recoger yo mismo alguna chatarra que me encuentro y guardársela para cuando pasa por mi casa.

Hace unos días le pregunté por su carrito y me comentaba que la policía se lo había quitado. Le arrestaron durante una noche, y ahora tiene que andar con una bici y un cajón. Pero estaba feliz porque los análisis de su hija fueron perfectos y su hermano, campeón de boxeo en Rumanía, le había ofrecido trabajo. En noviembre regresará a Bucarest.

Como esta historia hay otras tantas. Como la de Paolo, que era jugador de fútbol en su Portugal natal. Además del crack del ladrillo, tuvo que hacer frente a problemas con la droga. Ahora se aferra a su carro, con el que recoge material para reciclar y superar los vaivenes que se le presentan.

vidas recicladas
"Paolo era jugador de fútbol en su Portugal natal. Además del crack del ladrillo, tuvo que hacer frente a problemas con la droga." | Foto: Manuel Zamora

Recoge diariamente en un barrio donde todos los vecinos le conocen y nadie le molesta cuando todas las noches indulta a unos cartones para cobijarse con ellos en la esquina de una plaza.

Otro de los protagonistas es Pedro, un rumano que lleva 14 años trabajando en España, todo ese tiempo como albañil, en el tajo de la burbuja de la construcción. Me contaba que en Hungría sufrió un accidente, y que a su regreso un cambio en la ley laboral le hizo perder todas sus coberturas. Ahora, con 57 años, trabaja todo el día empujando una bicicleta repleta de bolsas de hipermercados que va llenado con lo que picotea entre contenedores.

vidas recicladas
"Pedro es un rumano que lleva 14 años trabajando en España, todo ese tiempo como albañil, en el tajo de la burbuja de la construcción." | Foto: Manuel Zamora

Ahorra para poder comprar una pequeña furgoneta que le alivie la postura forzada que ya se le adivina y poder seguir mandando algo más que los 400 euros que ahora reciben su mujer y sus dos hijos en Bucarest.

El trabajo ‘Vidas recicladas’ me ha aportado mucho tanto en el terreno de la fotografía como en el personal. Creo que ha servido para mostrar una de las innumerables caras que la recesión está dejando en el paisaje de nuestras ciudades.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar